Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La COVID-19 engendró a la humanidad 2.0

humanidad 2.0

Pregúntale a los baby boomers dónde estaban cuando oyeron por primera vez que le dispararon a JFK y te lo dirán. Nunca olvidarán ese momento trágico en la historia de Estados Unidos. En muchos sentidos, también lo fue el 11 de septiembre de 2001, cuando las torres del World Trade Center cayeron, después de ser golpeadas por aviones secuestrados. Hay momentos en la vida de la gente que la alteran para siempre. El inicio de la COVID-19 no fue tan repentino como otros eventos ni tan dramático, pero su impacto eclipsará a cualquier evento en la historia de la humanidad.

Es posible que aún no lo sepamos, pero el coronavirus engendró una nueva humanidad, la humanidad 2.0, por así decirlo. Como todo nacimiento, es doloroso y el recién nacido se ve obligado a salir de su útero cálido y protector. Como en todos los embarazos, sentimos la creciente presión para emerger a un nuevo mundo y a una nueva forma de vida. No sabíamos que era una nueva humanidad, porque estábamos en la oscuridad, pero la presión dentro de la vieja humanidad se volvió insoportable y la tierra, nuestro útero, apenas podía mantenernos en ella.

Ahora que salimos, es hora de abrir los ojos y ver nuestra realidad. El mundo en el que entramos es muy diferente al que conocíamos. Funciona con principios opuestos a los que había antes. En el nuevo mundo, todo está conectado. El virus nos lo enseñó. Nos enseñó que debemos usar mascarillas, no porque estemos enfermos, sino porque no queremos enfermar a nuestros seres queridos. Nos enseñó que sólo si pensamos en la salud de los demás, estaremos sanos, si no lo hacemos, nunca estaremos libres del virus.

El virus nos mostró imágenes dolorosas de granjeros tirando leche y rompiendo huevos en el suelo para mantener un precio rentable, mientras que millones de personas, a menudo pasan hambre. Sabíamos que era el capitalismo y todos estuvimos de acuerdo, pero en el mundo de la humanidad 2.0, esto ya no puede existir.

Las reglas del nuevo mundo son simples: la meta más importante es la solidaridad. Todos trabajan en responsabilidad mutua, porque quieren crear ayuda mutua. En lugar de ensimismamiento, habrá amistad y afecto, y todos tendrán placer en la unión.

Dado que la unión es el máximo placer, cualquier cosa que no la promueva es indeseable. Los trabajos esenciales serán los que permitan a la gente socializar sin interrupción. Otros oficios y negocios desaparecerán por falta de demanda.

No será necesario excluir por la fuerza ningún negocio, pero tampoco apoyar empresas que no puedan superar el período de transición. Si la gente no la necesita, no tiene sentido mantenerla viva. Una vez que se complete el proceso de «limpieza», nuestro mundo estará lleno gente que trabaja feliz en trabajos que todos aprecian y valoran, los demás pasarán su tiempo socializando y mejorando la solidaridad y la unión en la sociedad.

En el mundo de la humanidad 2.0, las sociedades más diversas serán las más prósperas y agradables para vivir. Su unidad será más enriquecedora, precisamente por la diversidad de sus miembros. La gente acudirá a esas sociedades y apreciará la diversidad y la singularidad de cada individuo, pues lo que uno puede dar a la sociedad, ninguna otra persona puede darlo.

No habrá racismo, ni crimen, ni soledad, ni violencia en la humanidad 2.0. No habrá necesidad de reprimir, pues todos sentirán que cualquier acto contra otro, contradice el objetivo de unidad y expulsarán al autor, y nadie querrá ser expulsado de la sociedad.

De acuerdo, aún no estamos allí. Pero estamos llegando muy rápido. Podemos resistirlo si queremos, pero sólo hará que el parto sea más doloroso. Naturalmente, tenemos miedo, pero vean el mundo que nos rodea; rápidamente se está volviendo un lugar donde no queremos vivir. Si unimos fuerzas y aceptamos a la nueva humanidad, la transición será fácil y sin problemas.

Si mi predicción parece poco realista, piensa que hace menos de seis meses, no hubieras creído que todos estaríamos en casa por semanas, que anarquistas pudieran tomar secciones enteras de ciudades importantes de Estados Unidos, ni que una gran ciudad de ese país con alta tasa de criminalidad, disolvería su fuerza policial. Los cambios suceden, pero podemos elegir cómo sucederán.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “La COVID-19 engendró a la humanidad 2.0
  1. Juan Basilio de León Cuá dice:

    Muy buen día.
    Después de haber escuchado varios audios y leer este artículo, acepta la invitación de realizar un comentario introductorio.
    Personalmente creo que algunas personas quedarán alteradas por el COVID-19, y para aquellos que el cambio es una ley de la vida, tratarán de aprovecharlo al máximo.
    Buda decía: «Sólo el que renuncia definitivamente al odio, la ira, el enojo, la crítica, el orgullo y el engremiento va en camino del más grande de los triunfos. La liberación de la esclavitud mental.
    No soy una persona pesimista, pero recuerdo que Einstein dijo: «Tríste épóca la nuestra, donde es más fácil romper un átomo, que destruir un prejuicio».
    Creo que el coronavirus es solamente una semilla, que con con todo los cuidados y dedicación requiera, podría constituirse en la primera piedra para la humanidad 2.0.
    Para ello, es necesario aprovechar lo mejor de todas las teorías filosóficas y cosmovisiones religiosas y personas que trabajen para ello, así como usted, por internet he visto a otras personas y organizaciones que están tratando de hacer los mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*