Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Hacia dónde va el Tío Sam?

Tío Sam

Bill Gay se viste de Tío Sam en el desfile de veteranos en Lake County en 2020 (Reuters)

Hace dos semanas, el Tío Sam celebró su cumpleaños 275, también es conocido como 4 de julio o Día de la Independencia de Estados Unidos. Recibí muchas preguntas sobre el «país de las oportunidades ilimitadas» y hacia dónde va, teniendo en cuenta las rápidas transformaciones sociales y las volátiles relaciones políticas tanto internas como internacionales. Muchas de las preguntas que recibí se referían a la marcada discrepancia entre el estado actual de la sociedad estadounidense y su Declaración de Independencia. En una realidad generalizada de violencia, abuso de drogas, depresión y desesperación, resulta casi extraño leer la Declaración, que afirma: «Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres fueron creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, entre ellos; Vida, Libertad y búsqueda de la Felicidad».

De hecho, sin culpa alguna, Estados Unidos perdió la carrera en busca de la felicidad. Todo puede mejorar, pero hace falta arrojo y determinación y sobre todo, reconocer el problema, que, en el caso de Estados Unidos, es la desintegración social.

Cuando los fundadores de la Commonwealth imaginaron la vida en el nuevo país independiente, la gente estaba mucho más «orientada a la comunidad» que hoy. La vida era más sencilla y las aspiraciones generalmente eran asegurar la provisión, la vivienda y la educación de los hijos. Con estos objetivos en mente, era natural aspirar a que cada ciudadano tuviera estos «Derechos inalienables».

Sin embargo, los estadounidenses de 1776 y los de hoy tienen muy, muy poco en común. Y no sólo ellos, toda la humanidad cambió drásticamente durante esos años y no para mejor. Estos cambios, que se han acelerado, aproximadamente desde el comienzo del siglo XXI, han hecho que la gente sea mucho más egoísta, narcisista, poco comunicativa, irreverente hacia valores sociales y autoridades e irresponsable para pensar en las consecuencias de sus actos. Como resultado, «la búsqueda de la felicidad» se convirtió en un objetivo muy personal, que a menudo implica la búsqueda de la infelicidad de otros. Especialmente en Estados Unidos, hay muchos ejemplos de gente que aspira a alcanzar su felicidad degradando y despreciando a personas o grupos, en función de su etnia, religión, cultura o cualquier otro rasgo que pueda utilizarse para vilipendiar y demonizar y justificar así, su mezquindad.

Sin embargo, si cada grupo, secta o facción de la sociedad se preocupa sólo por sí misma, la sociedad se derrumbará y todos los grupos, sectas y facciones sufrirán. Cuando los grupos que compiten se esfuerzan por imponerse a expensas de los demás, les niegan la «Vida, Libertad y búsqueda de la Felicidad» que exigen para ellos mismos. Además, al hacerlo, garantizan que otros grupos los traten de la misma manera. Tal fusión social niega el futuro del país. Este es el estado actual de Estados Unidos al inicio de su año 276.

No lo digo para reprender a nadie en particular, mucho menos para condescender. Estoy denunciando lo que veo para que otros puedan verlo también y mejoren su vida. Creo que todos deberían disfrutar de los derechos básicos que articula la Declaración de Independencia y el primer paso para conseguirlo, es ver dónde no se aplica para que todos puedan construir juntos una sociedad más justa, unida y feliz.

Si mis deseos para Estados Unidos fueran escuchados, desearía que se tomaran un descanso de la violencia de las armas, del abuso de sustancias y de otras formas de destrucción personal y mutua y que piensen en lo que tienen que hacer para que su sociedad sea más justa, unida y feliz. Y no con venganza, eso sólo despertaría más odio, sino ver al futuro y reimaginar el Sueño Americano, en el que todos logren sus metas, vivan felices con provisiones, vivienda, salud, educación y sobre todo, una comunidad a la que cuiden y que los cuide.

Etiquetado con:
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Hacia dónde va el Tío Sam?
  1. Rosa María Lomeli Delgadorelac dice:

    Buen día. Gran verdad!!! lamentablemente en México, estamos llenos de migrantes de todo el planeta, gente peor de la que se va de México a EU. Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🌹

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*