Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

De espagueti, fe y amor a los demás

religión creencias fe amor a los demásHoy, mucha gente tiende a pensar que la religión es cosa del pasado. Muchos creen que la ciencia es la cura para todos nuestros problemas y que si escuchamos a los científicos y seguimos sus instrucciones, todo irá bien en nuestro mundo. Otros creen en una vida ética y apoyan la justicia social y la igualdad. El problema es que todos los creyentes, religiosos o no, lo hacen con celo religioso. Muchos consideran enemigo a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos y harán todo lo posible para «derrotar» al enemigo. El resultado final no es que la religión haya terminado, sino que adopta innumerables formas nuevas, algunas marcadamente «impías».

Hace años, cuando trabajaba en mi doctorado, aprendí que hay aproximadamente 3,800 religiones y sistemas de creencias diferentes en el mundo. Hoy, probablemente haya muchos más, pues la imaginación humana no conoce fronteras. De hecho, algunos incluso, ¡toman en serio la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador!

No es problema que la gente crea en cosas diferentes. Por el contrario, los cabalistas disfrutan de la diversidad, pues mientras más diversos somos, más rica se vuelve nuestra sociedad, siempre y cuando mantengamos su cohesión. Pero cuando evitamos la cohesión social, cuando aseguramos que nuestra creencia es la única fe legítima, tenemos un problema. La creencia actual en ciencia, filosofía occidental o en otros dogmas sociales, es tan religiosa como la creencia en tal o cual deidad. En la década de 1940, la creencia religiosa de los alemanes en la supremacía de su raza, llevó a las consecuencias más horrendas que el mundo haya visto jamás. Su creencia estaba supuestamente basada en la ciencia, no en una deidad, pero tuvo peores consecuencias que las que cualquier religión haya tenido hasta ahora.

Poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, Baal HaSulam, un gran cabalista y pensador que escribió extensamente sobre los asuntos mundiales y previó muchos de los procesos que estamos viviendo hoy, escribió una colección de “notas”. Son pensamientos que había tenido sobre el mundo y su futuro. Tras su fallecimiento, fueron recopilados bajo el título Escritos de la última generación. Baal HaSulam usó ese término, pero no quiso decir que su generación fuera la última de la humanidad, sino que la humanidad alcanzó las etapas finales de su desarrollo y que avanza hacia un nuevo nivel de existencia. Su aspiración al tomar sus «notas» era formular sus pensamientos para que la humanidad evitara que se repitieran las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial.

Baal HaSulam se dio cuenta de que el hombre es intrínsecamente religioso. Por eso, no veía ningún sentido en abolir la religión. En cambio, quería agregar otra capa a las creencias existentes, lo que permitiría a la humanidad unirse por encima de sus diferencias. Llamó a esa capa «religión de otorgamiento». Con su ayuda, esperaba evitar lo que había sucedido con Alemania. En una nota titulada «El nazismo no es patente alemana», anotó: «Si recordamos que la mayoría de la gente no es idealista, no hay otra opción que la religión, de la que naturalmente emanan conductas y justicia». Sin embargo, no se refirió a las religiones como las conocemos, sino a una «religión de otorgamiento». En otra parte, escribió que, dado que la naturaleza humana es intrínsecamente egoísta, «inducirá necesariamente la destrucción del mundo a menos que acepte la religión del otorgamiento».

Como dije antes, Baal HaSulam no se opuso a la diversidad. Al contrario, la disfrutó. Además, advirtió contra limitar la diversidad entre la gente, pues la interacción entre puntos de vista, es el motor del crecimiento y del desarrollo. Según Baal HaSulam, aunque las naciones deben abrazar la «religión de otorgamiento», cada nación debe mantener «su propia religión y tradición y una no debe interferir en la otra».

Además, en su ensayo La libertad, Baal HaSulam habla con reverencia de preservar las preferencias e ideas básicas de cada uno. En sus palabras, “Quien erradica una tendencia de un individuo y la desarraiga de él, provoca la pérdida de ese sublime y maravilloso concepto… porque esa tendencia nunca más volverá a surgir … De lo anterior aprendemos el terrible mal que infligen aquellas naciones que imponen su reinado a las minorías, privándolas de libertad, sin permitirles llevar la vida de acuerdo con la disposición que heredaron de sus antepasados». En conclusión, agrega, cualquiera “puede entender la necesidad de preservar la libertad del individuo … porque podemos ver que todas las naciones que alguna vez cayeron, a lo largo de las generaciones, llegaron a su altura, sólo gracias a la opresión de minorías e individuos, que se rebelaron contra ellos y los arruinaron. Está claro para todos que la paz no puede existir en el mundo, a menos que tomemos en consideración la libertad del individuo”. Pero debido a que todos inherentemente creemos que sólo nosotros tenemos razón y que los demás están equivocados, incluso si nuestra deidad es un espagueti, para que este objetivo sublime tenga éxito, debemos poner el valor del amor a los demás por encima de todo o como lo llama Baal HaSulam, establecer la «religión de otorgamiento», como el valor supremo.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “De espagueti, fe y amor a los demás
  1. Rosa María Lomeli Delgadorelac dice:

    Buen día. Excelente 🌹🙏 y totalmente de acuerdo. Las creencias de mis padres que herede ,en cuanto a la religión, me desconcertaba. Había gran incoherencia. Y siempre me rebele ante lo que decían y lo que hacían. Eso me costó mucho rechazo. Hoy los comprendo. Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🌹

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*