Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

El mundo posterior al coronavirus

Definitivamente viviremos en un mundo nuevo y diferente después de la pandemia de coronavirus.

el mundo posterior coronavirus
Dave Heinzel instala un letreros hechos a mano que dice; “Everything Will Be Ok” junto con un corazón rojo en 3D, que él hizo a mano, en respuesta a la pandemia de COVID-19, frente a una casa en West Lawrence Avenue. 25/mar/20, en Springfield, Illinois. Heinzel comenzó a aceptar solicitudes de letreros en las redes sociales y la demanda se disparó a más de 200 solicitudes. “Realmente creo que todo estará bien”, dijo. “Va a empeorar y no va a ser divertido, vamos a perder personas que conocemos, pero estará bien”. Usp News Coronavirus A Usa Il

Antes de hablar del mundo posterior al coronavirus, es útil entender que la causa más profunda del virus es que fue una reacción natural a la forma egoísta, competitiva y explotadora en que vivíamos.

La naturaleza nos envió este virus para limpiar el exceso de desperdicio que habíamos acumulado en nuestro paradigma, de que cada uno intenta obtener el máximo beneficio de los demás, en una carrera hacia el éxito individual.

Nuestro sobre inflado enfoque egoísta de la vida, eventualmente podría haber provocado un gran sufrimiento, como una guerra mundial. Sin embargo, el coronavirus apareció en su lugar. De alguna manera nos purifica de una manera mucho más tranquila que si hubiéramos dejado que nuestras relaciones tensas llegaran a un pico explosivo.

No hay nada perjudicial en la naturaleza

Muchos perciben el coronavirus como una gran catástrofe, pero si entendemos las leyes y el modus operandi de la naturaleza, vemos que en ella, no hay nada perjudicial.

Nos estábamos haciendo daño en nuestras actitudes mutuamente desconsideradas y divisivas y, apareció el coronavirus para distanciarnos, darnos oportunidad de revisar cómo y por qué vivimos de la manera en la que lo hacemos.

Ahora que la naturaleza eliminó, con cuidado e ingenio la basura que habíamos estado recolectando, tenemos oportunidad de llenar nuestras relaciones con amor y gentileza, para restablecer la sociedad humana de modo mucho más brillante y positivo para nuestros hijos y nietos.

Espero que utilicemos con éxito este período de coronavirus para lograr un cambio positivo en nuestra actitud mutua y en la sociedad que construiremos.

También espero que dejemos atrás; división social, odio, xenofobia, explotación, abuso, manipulación, depresión, estrés y ansiedad del viejo mundo egoísta y que demos un salto importante hacia un mundo nuevo y opuesto, de conexión positiva, amor, igualdad, apoyo, aliento, felicidad, confianza, altruismo, cuidado y responsabilidad mutua.

Rechaza el viejo mundo egoísta. Busca uno nuevo de consideración mutua 

Los gobiernos están invirtiendo millones de dólares con la esperanza de revivir la carrera de ratas a la que estábamos acostumbrados antes de que el coronavirus nos golpeara. Sería muy desafortunado si lo hacemos. Dudo mucho que hacerlo sea positivo para nadie.

Si bien, ahora estamos en estado de crisis ampliamente reconocido, escuchamos muy poco acerca de que, antes del coronavirus, estábamos en otra crisis. Las relaciones divisivas cada vez más intensas en la sociedad y entre países, especialmente entre Estados Unidos, Rusia, China y Europa y otras facciones, nos llevaban a una guerra y al colapso financiero e industrial.

Si comprendemos el alcance de la crisis hacia la que nos dirigíamos, veremos a la pandemia de coronavirus como un salvavidas que la naturaleza nos arrojó.

Por lo tanto, sería prudente si nos damos cuenta de que no había nada positivo en ese viejo mundo y, por ende, no vale la pena volver. Fue un mundo devastado por la extracción de todos los recursos que pudimos tener en nuestras manos.

Además, la ironía de nuestro viejo mundo, fue que su base era que todos tratábamos de divertirnos, pero descubrimos que cada vez era más difícil disfrutar de nosotros mismos. Al final, si hiciéramos un cálculo preciso de lo que disfrutamos en comparación con nuestra insatisfacción y sufrimiento, encontraríamos la balanza inclinada fuertemente a “insatisfacción y sufrimiento”.

Nos engañamos pensando que estábamos bien, ¿qué fue tan positivo en nuestro viejo mundo? ¿algo de lo que hicimos nos dejó sensación de felicidad y alegría duraderas? Además, ya sea que fuéramos personas comunes y corrientes tratando de sobrevivir y servir a nuestra familia o personas que se esforzaban por obtener más riqueza, respeto, poder y conocimiento, todos experimentábamos satisfacción momentánea, sólo para quedarnos vacíos nuevamente y de nuevo, buscar más satisfacción.

En última instancia, éramos iguales en la forma en la que vivíamos: en una persecución perpetua de un placer que siempre se nos escapaba de las manos en el momento en que comenzamos a tocarlo.

El coronavirus eliminó los desechos egoístas y nos da espacio para crear un mundo mejor

Por lo tanto, ahora entramos en un período de limpieza que elimina el desperdicio egoísta, competitivo y socialmente divisivo que se estaba acumulando. Así como llenamos nuestros océanos con desechos plásticos y radiactivos, hacíamos un desastre en la sociedad humana.

En esta coyuntura, lo mejor que podemos hacer es construir un mundo nuevo y mucho más positivo.

El coronavirus y su consecuente condición de distanciamiento social, nos da tiempo y espacio para observar la forma en la que llevábamos a nuestra sociedad a la ruina egoísta. Además, si comparamos el coronavirus actual, con pandemias pasadas, veremos que la cantidad de muertes es relativamente pequeña. Es decir, la naturaleza nos dio esta oportunidad para una transformación positiva con relativa misericordia y gentileza.

Por lo tanto, no es prudente regresar al viejo mundo, de días de trabajo de 10 a 12 horas, de horas perdidas en embotellamientos, de crisis múltiples a escala personal, social y ecológica y de un aumento perpetuo de nuestras deudas.

El uso óptimo de esta era de transición, es ayudarnos mutuamente a dar un paso adelante en un mundo nuevo: pensar en cómo podemos reparar nuestras relaciones, superar todas las diferencias que tengamos e implementar nuevas relaciones de consideración y responsabilidad mutuas entre la sociedad humana.

Espero que cuando las condiciones de distanciamiento social terminen y la era del coronavirus llegue a su fin, también continuaremos a lo largo de una línea que ahora comenzamos: una donde valoremos las conexiones humanas positivas que benefician a la humanidad sobre cualquier meta egoísta. Si lo hacemos garantizaremos nuestro equilibrio con la naturaleza, revelaremos un nuevo mundo de felicidad y confianza para todos y nos protegeremos de cualquier otro daño que pudiéramos causarnos.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
6 comentarios sobre “El mundo posterior al coronavirus
  1. Rafael dice:

    Excelente y verdadera reflexión, nunca habría podido imaginar que verdaderamente estábamos e íbamos y avanzabamos en un mundo sin retorno hacia nosotro@ mismos. Esperemos que como muy bien se dice, esta lección sirva para cambiar al ser humano.

  2. Maria de Lourdesde L. dice:

    Somos del mismo pensar. Esto es una gran oportunidad de reflexión mundial, de reestructurar nuestra vida diaria y dejar un mundo mejor a jóvenes y niños que ya estaban formando parte de una vida mecánica robotizada.

  3. Tiene toda la razon… pero parece que muchas personas no entienden aun nada de esto y la incredulidad en D-is les hace pensar que es solo una casualidad mas que perjudica algunos y que pronto todo pasara y todo regresara al profundo desastre inminente que se avecina pero que piensan que es la vida normal y la extrañan; les hace falta el trabajo de esclavos que tienen por unos sueldos q son soli para mantenerlos en la rutina que beneficia solo algunos… la mayoria estan en sus casas solo viendo noticias de terror y deseando q todo pase para seguir en lo mismo, ni por un momento piensan en el otro… sino en su propio bienestar y pareciera inevitable q sean de otra forma! Pero al fin y al cabo cada quien asumira la consecuencia de sus actos 😔🙌

  4. Daniel dice:

    Me apuesto un huevo a que, dentro de un año vams a estar exactamente igual!
    El hombre es el único animal que…

  5. Ivanna dice:

    Hay que tener Fe y esperanza en Dios que va hacer diferente muy buena reflexión. En serio si queremos un futuro para nuestras generaciones debemos buscar a Dios para que nos ayude y poder así ayudar a nuestro prójimo.

  6. Hernán Jerez dice:

    Lo que dice es maravilloso pero tengo mis dudas, muchos están viendo esta pandemia como una gran oportunidad para lucrar, para botón de muestra están apareciendo cantidad de personas ofreciendo servicios de sanitizado en sus casas, anteponiendo como slogan el COVID 19, aprovechando miedo de la gente y muchos otros negocios que están aflorando y eso me
    preocupa y me pone a pensar si seremos capaz de cambiar mirando el mundo desde otra perspectiva para construir un mundo nuevo t verdaderamente lindo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*