Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Coronavirus: una oportunidad para cambiar nuestra infraestructura social

coronavirus
An empty Times Square is seen following the outbreak of the coronavirus disease (COVID-19), in New York City, U.S., March 18, 2020. REUTERS/Jeenah Moon

Podemos encontrar muchas razones para quejarnos de que nuestra vida se vio interrumpida desde el inicio de esta pandemia. Sin embargo, si observamos de cerca, veremos que estamos en medio de una oportunidad única de cambiar positivamente nuestra estructura social.

El efecto dominó del coronavirus a nivel mundial nos da una prueba única de percepción: ver la pandemia como crisis o como oportunidad, enfermedad o medicina, virus o vacuna, aislamiento en nuestro hogar o un nuevo estado de conexión humana, todo depende de nuestra actitud.

La naturaleza lleva todo y a todos a lograr más y más conexión. Como tal, la cualidad innata de la naturaleza es enmendar y sanar toda la ruptura y división que hay en ella.

Las carreras paralelas por el consumo excesivo, el estatus material y el poder de explotar en que nos encontrábamos, organizando nuestra vida para competir con otros en una o en todas las áreas, se detuvieron súbitamente con el inicio del coronavirus.

Si por un momento pudiéramos dar un paso atrás y ver a la humanidad simplemente como un solo organismo, podríamos ver que el coronavirus no es una enfermedad sino una medicina para sanar el cuerpo de la humanidad de la adicción egoísta, consumista y materialista de sus células.

Sin embargo, puesto que nos acostumbramos a ver a través de lentes estrechos y egoístas, donde cada uno busca beneficio propio a costa de otros, creamos y mantenemos infraestructuras sociales que funcionan igual, se nos hace muy difícil ver el impacto positivo que la restricción del coronavirus trae a nuestra vida.

Percibimos la influencia positiva de la naturaleza como negativa por nuestra mentalidad opuesta: la naturaleza funciona integralmente, como un todo interconectado, nosotros nos percibimos individualmente, nos vemos como seres separados de otros y de la naturaleza, la cual actúa a cada momento en beneficio de toda la creación, la guía gradualmente al estado de conexión y homeostasis total. Nosotros actuamos en la dirección opuesta: egoístamente tomamos en cuenta sólo lo que necesitamos para nuestro propio beneficio y comodidad.

Es decir, no hay acción ni actitud negativa en la naturaleza. Lo que percibimos como negativo, se debe a nuestra forma nociva, opuesta a la forma altruista y positiva de la naturaleza.

Por eso, si vemos al coronavirus como medicina que nos da la naturaleza -una oportunidad de conectarnos más positivamente y ser conscientes de nuestra recién descubierta interdependencia global de manera mutua y alentadora- podremos crear un mundo feliz y saludable para todos.

Por supuesto, al principio se espera que sea difícil superar las barreras que creamos. Pero si nos ayudamos y apoyamos mutuamente, tendremos lo necesario para superar este periodo de transición y llegar a un mundo totalmente nuevo, equilibrado y armónico.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
3 comentarios sobre “Coronavirus: una oportunidad para cambiar nuestra infraestructura social
  1. ¿Dónde están los héroes de ciencia ficción?

    Indudablemente somos cada uno de nosotros desde nuestras cuevas modernas, dando una batalla hasta poder ganar la guerra, eso si sin armamento pero con las ganas doctores, enfermeros….. todos esos seres humanos al servicio de la humanidad. unidos unos con otros dando lo mejor desde donde se puede.

  2. Paulina Iñiguez says:

    Y así se llega a colmar el vaso, donde todos los excesos que fuimos creando en el desarrollo humano, y el Ego alcanza su máxima cumbre.
    Muchas cosas del ayer ya no tienen cabida en el nuevo mundo y hoy la naturaleza nos está obligando a reestructurar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*