Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

El c𝗼𝗿𝗼𝗻𝗮𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀 significa no guerra por ahora

El c𝗼𝗿𝗼𝗻𝗮𝘃𝗶𝗿𝘂𝘀 significa no guerra por ahora. Pero si tendremos guerra o paz en el futuro, depende de lo que hagamos ahora

Coronavirus significa no guerra

Cuando Austria se rehúsa a tratar pacientes de Italia, Alemania prohíbe exportar equipo médico, Francia se niega a proveer máscaras y los ricos países del norte no quieren el peso de lidiar con la deuda del sur, estamos en problemas.

Sumándole a la fricción entre los países, hay un súbito aumento en el desempleo, si esto llega al punto donde ya la comida no llegue a la mesa, estaremos en una crisis muy seria.

¿Será que Europa o países en otros continentes llegarán a otra guerra mundial?

En el futuro, es posible que haya una guerra, aunque definitivamente esperamos que no. En este momento la guerra es muy poco probable.

El coronavirus establece condiciones pésimas para la guerra. La necesidad de distanciamiento social durante una pandemia contrarresta las circunstancias necesarias para la guerra, que requiere flexibilidad y habilidad para movilizar ejércitos.

Aparte del riesgo que representa el enemigo, los soldados también estarían en peligro por el coronavirus, pues con frecuencia, los grupos estarían en entornos reducidos.

Por lo tanto, si bien la idea de una guerra puede quedar en suspenso mientras lidiamos con el coronavirus, somos testigos del amargo resentimiento que se está cocinando entre países.

Y si no podemos superar la atmósfera divisiva que nos separa, podemos esperar que otra forma de crisis nos despierte a la necesidad de unirnos por encima de nuestras diferencias.

Hoy, el coronavirus nos muestra un excelente ejemplo de que no discrimina ni entre personas ni entre países.

Si nosotros, como sociedad humana, tomamos el desafío de relacionarnos de la misma manera que la naturaleza se relaciona con nosotros, donde, por un lado, reconocemos nuestros impulsos divisivos innatos que intentan separarnos y, por el otro, priorizamos la unión por encima de nuestra división, superaríamos las tendencias que de otro modo, nos llevarían a más sufrimiento, guerras y crisis.

Además, al construir conexiones positivas por sobre nuestras diferencias, descubriremos un mundo nuevo y armonioso donde todos serán amigos y familiares. Será un mundo donde el amor y la atención se extiendan cada vez más de forma viral, de un día para otro y en lugar de tener que estrechar nuestros bloqueos para protegernos de otra pandemia, estrecharíamos voluntariamente nuestra conexión y nos protegeríamos de todo tipo de daño.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*