Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

El amor significa amistad y concesiones

amor amistad concesionesEn las películas antiguas y en muchas películas de Disney, hay un formato clásico para las historias de amor: una hermosa y joven princesa está en problemas, generalmente cautiva de un villano y un valiente caballero viene a rescatarla, se enamoran perdidamente, se casan y viven felices para siempre. Por desgracia, en realidad, la princesa no es ni hermosa ni real, el caballero no es valiente ni noble y el matrimonio no es feliz ni largo. El amor no es enamorarse; no sucede simplemente. El amor es una relación, el proceso de, paso a paso, construir un vínculo. Sólo la pareja que hace amistad de por vida y es uno para otro, puede decir que se ama.

A la gente le gusta recordar las mariposas en el estómago cuando piensa en enamorarse, pero no es la base para una relación duradera. Si sientes mariposas en el estómago, es más probable que sea un mal de estómago, que amor verdadero. Un conocido superficial es sólo eso: superficial. No tiene sentido elegir a alguien para compartir la vida, sólo porque la pasaste bien en una fiesta.

Pueden encontrarse en cualquier lugar, incluso en una fiesta, pero el amor se construye. Cuando han estado juntos durante mucho tiempo y llegan a un punto en el que confían que su pareja les ayude cuando lo necesiten, pueden comenzar a pensar que es amor.

Hay dos niveles de amor: el primero es el que acabo de describir, es básicamente un fuerte vínculo emocional, hecho de amistad y confianza. El segundo, más profundo, es en el que el amante vive para complacer al amado y de ahí, obtiene más alegría que de satisfacer su ego.

Lograr este tipo de amor requiere más que confianza; requiere concesiones, concesiones cada vez más profundas. “El amor”, solía decir mi maestro RABASH, “es una mascota que se alimenta de concesiones mutuas”. Cuando dos personas buscan constantemente hacer, aún más concesiones, para complacer a su amado, su amor mutuo crecerá continuamente.

Por eso, el secreto para una vida feliz es seguir alimentando el amor mutuo con concesiones, que la pareja sea primero y tú mismo, segundo. Si viven así, su amor trascenderá el tiempo, será infinitamente más fuerte, al final que al principio y nunca en la vida se cansarán del otro.

Etiquetado con:
Publicado en: Amor, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*