Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Cómo jugar el juego de la vida

juego de la vida¿Por qué los niños se despiertan llenos de vitalidad y saltan de la cama por la mañana? ¿por qué los jóvenes tienen energía y están dispuestos a “conquistar el mundo” y, la gente mayor es cautelosas y vacilantes? ¿podemos mantener el espíritu joven para siempre? Si la vida no es un juego, no hay emoción en ella. Y si no hay emoción en la vida, ¿de qué sirve vivir?

Si queremos seguir disfrutando, necesitamos hacer de la vida, un juego. Este juego es muy diferente a todo lo que conocemos. ¡No se trata de lo que podemos recibir, sino de lo que podemos descubrir! Al conectarnos con otros, descubrimos nuevos mundos, ¡los mundos de los demás!

¿Cómo lo logramos? Sencillamente, debemos centrarnos en los demás y no en nosotros. Esto puede sonar simple, pero si lo intentas, te darás cuenta de lo ensimismado que estás.

Todos somos así. Incluso los que sienten que son generosos y que dan, están absortos en su dar y no ven que lo hacen por su propio interés y cuando dan, están enfocados en su beneficio. Dar está bien, pero aquí, el enfoque es el punto. Si el foco hubiera estado en el receptor, el dador habría descubierto innumerables revelaciones que están ocultas al ojo egoísta. Para que el juego tenga éxito, necesitas socios. Es imposible jugar el juego de dar, sin otros a los que puedas dar y de los que puedas recibir. Por eso, debe haber un grupo, diez o más, que jueguen juntos.

Para tener éxito en descubrir los mundos de los otros jugadores, debemos pensar bien de ellos. De lo contrario, no tendremos ningún incentivo para acercarnos, ningún deseo de descubrir su mundo. Podemos tener buenos pensamientos mutuos, si todos hacemos cosas buenas. Estas pueden ser muy simples, pero deben hacernos sentir bien con el otro. Los pensamientos positivos nos acercan y la cercanía abre nuestra mente y corazón a los demás, para que podamos ver el mundo a través de sus ojos.

Como en cualquier juego, Mientras más practicamos, mejores jugadores somos, con más experiencia; la siguiente fase se siente como un nuevo desafío, un reto mayor que superar. Pero a diferencia de cualquier otro juego, a medida que mejoramos, encontraremos que nuestra perspectiva de la vida cambia y se expande y nos volvemos más sabios y competentes.

El juego de la vida, a diferencia de cualquier otro juego, nos revela todos los secretos que esconde. Te conviertes en el protagonista de una maravillosa aventura, como un niño lleno de energía, con mundos enteros por conquistar. 

Etiquetado con:
Publicado en: News
Un comentario sobre “Cómo jugar el juego de la vida
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Extraordinario!!! Este artículo es un regalo de Dios a través de ustedes, re-crearme cada día en la poderosa voluntad de DIOS-UNIVERSO. Muchas gracias. DIOS los bendiga grandemente!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*