Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Se está deslizando por el precipicio Estados Unidos?

Biden presidente Estados Unidos EUA

Foto: El presidente Joe Biden habla con los periodistas después de su reunión con legisladores demócratas en el Capitolio, para promover su proyecto de ley de infraestructura bipartidista, en Washington, EUA. Lo observa Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, 1/oct/21. REUTERS/Tom Brenner.

Una encuesta publicada el 23 de septiembre por el acreditado Pew Research Center determinó que “el índice de aprobación del trabajo del presidente Joe Biden cayó drásticamente en los últimos dos meses. Menos de la mitad de los adultos estadounidenses aprueban la forma en la que Biden está haciendo su trabajo como presidente». Estados Unidos seguirá inclinándose hacia la izquierda y hacia la derecha, pero al final, creo que es simplemente demasiado grande y demasiado concentrado en sí mismo, para caer.

«Desde la primavera, la confianza del público en Biden ha disminuido en varios aspectos», escribe la investigación. «En comparación con marzo, menos adultos dicen que Biden se preocupa por gente como ellos y menos lo describen como defensor de sus creencias, honesto, buen modelo a seguir y mentalmente inteligente».

No tenía ninguna duda de si Biden sería bueno para Estados Unidos. Sin embargo, no creo que su mandato marque el fin del país, como creen algunos expertos. Finalmente, EUA es muy capitalista. Usa la democracia sólo como lema para las campañas electorales, pero cuando todo termina, todo lo que queda es la búsqueda de poder y riqueza.

También se ha hablado mucho del fin del imperio estadounidense. Creo que también eso se malinterpreta. A Estados Unidos realmente no le importa ningún otro país que no sea él mismo. La única razón por la que intenta inmiscuirse en la política de otros países es para sentirse seguro. Si pensara que podía asegurarse de otra manera, no se molestaría en ocuparse de los asuntos exteriores. En otras palabras, no tiene ningún interés en ser imperio, por lo que todo lo que se diga al respecto, está fuera de lugar.

A pesar del aislamiento, creo que el declive global en todos los aspectos de la vida, no pasará por alto en EUA. Examina cualquier área de participación humana y encontrarás que está en declive. Los eventos catastróficos que hemos visto ocurrir en los últimos dos años, -incendios, tormentas, virus, política, asuntos exteriores- indican que debemos cambiar nuestra forma de pensar.

Tenemos que empezar a pensar en cómo queremos ver este mundo y a la sociedad global. Luego, tenemos que planear cómo solucionarlo y comenzar a dar pequeños pasos para implementar el plan. En este momento, nos estamos infligiendo tanto daño a nosotros mismos y al mundo que si no cambiamos de rumbo, después será muy difícil reconstruir la destrucción.

Para obtener orientación, debemos observar lo que sucede en la naturaleza. Finalmente, nosotros también somos animales. Así como hay equilibrio dinámico en la naturaleza, debería haber equilibrio dinámico en la sociedad humana. Nuestra actual carencia se proyecta en todas las partes de la naturaleza y se manifiestan en eventos climáticos cada vez peores, brotes de plagas y contaminación de suelo, agua y aire.

Las ideologías son cosa del pasado. Si aún no nos rendimos, es hora de que lo hagamos. Los reyes actuales son el dinero y el poder, pero ellos también tendrán que dar paso al equilibrio. Simplemente no tenemos otra opción; es esto o la destrucción.

Dado que el mundo está irreversiblemente conectado, eventualmente, a pesar del deseo de algunos países de aislarse, como lo hace Estados Unidos, todos tendremos que tener en cuenta al mundo entero. Cuando todo está unido, centrarse en el éxito de un país no puede conducir a nada bueno.

Los alpinistas se atan a una cuerda para ayudarse mutuamente y evitar caer a la muerte si uno de ellos se resbala. La humanidad está haciendo lo contrario: ya estamos todos unidos, pero estamos tratando de hacer que los demás resbalen, como si esto no nos arrastrara con ellos.

Por lo tanto, no tenemos más remedio que empezar a ver a la humanidad como una nación y al mundo como un solo país. Con el tiempo, incluso tendremos que aprender a cuidarnos unos a otros y a sentirnos verdaderamente como una familia global. Pero aún no. Ahora, como mínimo, debemos empezar a pensar en nosotros mismos como una sola nación en un solo país y comportarnos en consecuencia.

Etiquetado con:
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*