Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Qué sucede cuando todo es superficial?

identidad de género superficial interiorCuando no ves a la persona más allá de la piel, no ves a la persona.

En lugar de preocuparte por quién es la gente,

necesitas pensar en cómo se sienten unos con otros.

Cuando ves la sociedad estadounidense de hoy y las ideas que tratan de instalar en la mente de la gente, te das cuenta de que algo anda muy mal. Bajo el pretexto del “liberalismo”, uno puede determinar su identidad de género de acuerdo con lo que “siente”, sin siquiera someterse a ningún procedimiento médico y, según la ACLU, “las agencias gubernamentales que atienden al público, no pueden impedir que el uso de los sanitarios u otra instalación separadas por sexo, coincida con la identidad de género ni pedir identificación que pruebe el género para usar esas instalación”, nada puede salir bien. Simplemente no es natural.

Pero no son sólo los problemas de identidad de género los que afectan a la sociedad de EUA. La ocupación obsesiva con la política de identidad, no deja espacio en el corazón ni en la mente de la gente para ver realmente al ser humano, detrás de las categorías donde se ubican.

La preocupación por la piel y la identidad de la gente, comenzó hace mucho tiempo, pero se aceleró en la última década. Junto con la intensificación del ego, varias distorsiones de la sociedad superaron al sentido común. Tomemos como ejemplo la participación transgénero en deportes femeninos. Para favorecer los derechos de los transgénero, los derechos de la mujer están siendo aplastados y pisoteados. No veo cómo puede terminar bien.

No tengo una fórmula mágica para resolver esta situación, pero me parece que uno de los problemas de Estados Unidos es que nunca tuvo una revolución, no, en el verdadero sentido de la palabra. No me refiero a una revolución como la bolchevique de 1917 en Rusia. En aquellos días, los rusos no estaban preparados para una revolución y los resultados fueron miserables.

Más bien, cuando hablo de revolución, me refiero a la transformación ideológica que sufre toda nación. Toma la Revolución Francesa, por ejemplo o procesos similares que, en diversas formas, tuvieron lugar en Inglaterra o Alemania y verás a lo que me refiero.

Si no puedes ir más allá de lo superficial, te obsesionas con el color de la piel de la gente. Y esa actitud irradia a todos los aspectos de la vida. En lugar de pensar en conectarse con los demás, se enfocan en su dominio sobre los demás y se obsesionan con la riqueza y el poder. Por eso, el Dios de Estados Unidos es el dólar.

Para que crezca el corazón de la gente, debe ser sacudido hasta la médula. Sus valores deben ser desafiados y debe repensar todo lo que cree que es correcto. Los cambios pueden asustar, pero son requisito inseparable para madurar.

Una vez que aprenden a ver la realidad, desde más de un ángulo, desarrollan una actitud más seria y moderada hacia la vida, especialmente hacia los demás. De lo contrario, su visión del mundo sigue sin cambios ni cuestionamientos y no pueden pensar en nada más que etiquetas superficiales (y divisivas) o acumular riqueza para ganar poder, sin darse cuenta de que más allá de proveer sus necesidades, el dinero no los hará más felices.

Al final, el poder excesivo hace que la gente se sienta sola y la soledad, entristece. Esto contradice el propósito de la vida, que es, ser feliz.

Por eso, creo que es hora de que Estados Unidos vuelva a lo básico. La gente necesita ser lo que es, porque está bien como es. En lugar de preocuparse por quiénes son, necesitan pensar sólo en cómo se sienten unos con otros.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Qué sucede cuando todo es superficial?
  1. Kalev+E.+Weinberg dice:

    Eso es correcto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*