Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La verdadera atracción turística de la tierra de Israel

turismo IsraelLos viajes y el turismo son de los sectores más afectados por la pandemia de Covid-19 en todo el mundo. Israel no es excepción. Por las restricciones, el año pasado, sólo 300,000 turistas visitaron el Estado judío, en contraste con el récord de 4.5 millones de turistas en 2019. Pero, incluso cuando el virus esté bajo control en el mundo y la situación se normalice, debemos reconocer que lo que Israel ofrece es mucho más que impresionantes paisajes y sitios icónicos.

Entre las víctimas de la maltratada industria turística de Israel, hay guías y agentes de viaje, que, los últimos dos años, han estado prácticamente desempleados, por las prohibiciones repetidas para viajar, tratando de evitar importar nuevas variantes del virus del extranjero. Hace unos días, cientos de trabajadores del turismo se manifestaron en el corazón de Tel Aviv, para exigir una compensación por el largo período de inactividad. Las protestas estallaron después de que el ministro de Finanzas les aconsejó «cambiar de trabajo», pero finalmente se aprobó un paquete de ayuda financiera.

Sin embargo, el amor a la tierra y el agrado por la profesión, no son suficientes para que el turismo siga como estaba. En general, el turismo actual sufrió una especie de distorsión. Hay un turismo que fomenta el consumo, un turismo que fomenta el entretenimiento y otro que fomenta la prostitución. El turismo original, que era viajar a otros lugares, especialmente en el exterior y conocer la cultura, perdió atractivo. Por eso, no creo que la industria del turismo deba revivir artificialmente.

También es un error culpar de todos los problemas del turismo a Covid19. Sin Covid19, habría ocurrido alguna otra enfermedad o algún otro fenómeno natural y habría derrumbado la industria del turismo, que necesita ser renovada.

Si pudiéramos ver el panorama general de la realidad, nos daríamos cuenta de que el objetivo de la raza humana es lograr la unidad de todos y unirse como una gran familia. Si usamos el turismo como un medio para acercarnos, para conocer otros pueblos, para superar las diferencias, este medio nos ayuda. Pero si nosotros, especialmente los israelíes, nos dejamos capturar por la magia de las culturas extranjeras, abandonamos nuestra antigua cultura y tradición judías y, las reemplazamos con nuevos enfoques extranjeros en nuestro tejido social, no habrá más lugar para el turismo y seguirá disminuyendo insidiosamente.

Los judíos tenemos un verdadero tesoro en nuestras manos. Si aprovechamos las fuentes ejemplares del pueblo judío, que hablan del amor fraternal como forma de vida y nos uniéramos «como un hombre con un corazón», seríamos imán para todos en el mundo. «La Tierra de Israel no es una entidad externa. No es simplemente un logro externo para el pueblo judío», como escribió Rav Kook, «la Tierra de Israel tiene significado interno. Está conectada con el pueblo judío por el nudo de la vida. Su esencia está imbuida en cualidades extraordinarias» (Luces, La Tierra de Israel).

La fuerza de nuestra conexión, mutua puede evocar una fuerza positiva mayor, una fuerza de la más alta naturaleza. Con su ayuda, podemos abrir un nuevo turismo, como nunca antes ha existido: un turismo que conecta el nivel espiritual con el nivel físico, entre la Tierra de Israel de arriba y la Tierra de Israel de abajo, un sentimiento sublime. que se transmitirá a todos en el mundo.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*