Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Qué pasa cuando entendemos la diversidad y la inclusión de manera incorrecta

inclusión

¿Puedes mezclar agua y aceite? No, no puedes. ¿Puede el lobo convertirse en alce? No, no puede. ¿Quiere hacerlo? ¡Dios no lo quiera! Entonces, ¿por qué eliminamos la diversidad y la inclusión, cuando se trata de la humanidad? ¿por qué luchamos por ser iguales, si cuando trabajamos en armonía, es justo, nuestra diversidad, la que hace a la humanidad tan hermosa? 

Así como hombre y mujer son diferentes, también lo son los 4 colores: negro, blanco, amarillo y rojo. Y así como mujer y hombre se complementan, también los 4 tipos de personas. Nadie es mejor; nadie es peor. Simplemente son -4 tipos de personas, cuyas diferencias se manifiestan, entre otras cosas, en el color de piel.

Puedes preguntar, “¿si nadie es superior a otro, porque hay intolerancia?” La intolerancia no tiene nada que ver con el color de la piel y todo que ver con la naturaleza humana: estamos centrados en nosotros mismos y alineados unos de otros. En términos simples, somos criaturas llenas de odio. Por supuesto, eso no es noticia, es conocido desde Génesis (8:21), cuando Dios dijo: “La inclinación del corazón del hombre es malvada desde tu juventud”.

Esta inclinación es la razón por la que, más de medio siglo después la retracción de la segregación en Estados Unidos, aún no hay inclusión. Al tratar de que todos sean iguales, malinterpretamos la inclusión y aumentamos el odio en nuestro interior.

Inclusión no es que todos se vuelvan iguales. Sino que todos estén incluidos en una sociedad común, cada uno de acuerdo a sus características únicas y a la diversidad de cualidades únicas, que, al ser incluidas en un todo común, crean una nación sana y fuerte.

Pero para hacerlo, debemos superar la inclinación al mal que gobierna los corazones. Y para superar esa naturaleza innata, necesitamos saber varias cosas: 1) Todas las partes de la sociedad de EUA son indispensables, elimina alguna parte y perjudicarás a nación. 2) Todas las facciones son indispensables, justamente porque son diferentes. Lo que una puede hacer, ninguna otra puede hacerlo. 3) La singularidad de cada grupo debe funcionar como contribución positiva para toda la sociedad. Así, la diversidad fortalecerá a la sociedad e incrementará la solidaridad, en lugar de ser la causa de tensión y desintegración en la situación actual, cuando el odio separa a las facciones. 4)  El objetivo final de todas las facciones debe ser el fortalecimiento y la cohesión de toda la sociedad. Si uno de los 4 grupos se aparta, la sociedad entera caerá a pedazos.

Como ejemplo, piensa en un equipo de baloncesto. Cada jugador tiene un rol (o roles) específico en el juego y cada jugador ayuda a los otros compañeros de equipo a hacer su parte. Si el equipo gana, no es victoria personal de un jugador; fue el esfuerzo del equipo lo que hizo la hazaña.

De igual manera, la sociedad actual de EUA, necesita que sus jugadores jueguen su parte, se ayuden unos a otros y juntos, cumplan la tarea de unir a la nación. La diversidad de la población puede crear la sociedad más hermosa y próspera sobre la tierra, pero primero, todos deben decidir si prefieren amarse en lugar de odiarse.

Elegir amar no es fácil, pero no hay otra forma. Se dice que la necesidad es la madre de los inventos. Hoy, es necesario que la sociedad de EUA se reinvente, porque está al borde del colapso. Las siguientes semanas y meses determinarán si EUA vence el odio que se extiende por toda la nación y se convierte en faro de esperanza para el mundo fracturado o si cede ante el odio y vuelve a una guerra civil.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
2 comentarios sobre “Qué pasa cuando entendemos la diversidad y la inclusión de manera incorrecta
  1. Armando dice:

    Gracias maestro por toda la enseñanza de cada día

  2. Javier Casas dice:

    Es imprescindible lograr un cambio en los paradigmas, tener un renacimiento emocional consta de liberar las culpas y reconocer el perdón. Si pudiéramos ver el gozo de nuestro corazón a los pequeños detalles. Que la alegría brote de nuestros gestos y podamos unificar lo que alguna vez pudo ser. El cambio está en el ahora, salir de la zona de confort es un paso a impedir que el deseo actúe en nuestra contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*