Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Por qué ni siquiera China puede detener a las redes sociales

redes sociales chinaAhora está científicamente probado que las redes sociales son malas para nuestra salud. El contenido que encuentras allí, es malo para nuestra solidez mental y emocional, especialmente la de los adolescentes. Cuando las redes sociales comenzaron, pretendían conectar a la gente, hacerla más feliz. Pero la gente que nutre las redes sociales es intrínsecamente mala. Como resultado, las redes sociales hacen lo contrario de su intención proclamada: nos deprimen, nos hacen más inseguros y nos desconectan del mundo real más que antes. Hasta cuando cambiemos lo que somos, cambiaremos la forma en la que nos conectamos en las redes sociales y en otros lugares.

Nada cambiará hasta que cambiemos nuestra naturaleza defectuosa. A la larga, todas las medidas fallarán, hasta que nos demos cuenta de que no tenemos más remedio que dejar de enfocarnos en regulaciones, restricciones y sanciones y, nos centremos en educarnos, en aprender a ser humanos, ese es el verdadero significado de ser humano.

Actualmente, China, por ejemplo, está imponiendo límite al tiempo que los adolescentes pueden jugar en línea. En lugar de curar a los adolescentes de China, creo que aumentará su deseo por los juegos. Además, el problema no es que jueguen en línea o fuera de línea. El problema es su desconexión de los demás. Esto es lo que enferma a niños, adolescentes y adultos por igual.

Si antes la gente se conectaba de forma natural, dado que todos necesitaban ayuda de los demás en muchos casos, hoy se sienten mucho más autosuficientes. Como resultado, su tendencia a ver la conexión humana como un activo, en lugar de una carga, está disminuyendo. Mientras más omnipresente se vuelva la IA, más se apoderará de nuestra vida la automatización y hará que los demás parezcan superfluos.

En lugar de tratarlo como problema, deberíamos verlo como oportunidad. Esta trayectoria hacia la automatización y la desconexión, que no cambiará, es nuestra oportunidad para llevar nuestras relaciones al siguiente nivel. Es una oportunidad para que todos se conecten en el corazón y no en el cuerpo.

Podemos llegar más allá de la pantalla del teléfono, sólo si apuntamos al corazón. No hay otra solución para el uso excesivo de las redes sociales, pues aquí es exactamente donde debemos avanzar: en el corazón de los demás.

Por ahora, las redes sociales nos ayudan a reconocer que la desconexión es mala. Pero revelar lo malo no es lo mismo que reconocerlo. Revelar lo malo es que veamos que las redes sociales son malas para nosotros.Reconocer lo malo es reconocer la raíz del problema: nuestra alienación mutua. Necesitamos trabajar para arreglar nuestra desconexión, no en sus síntomas, ya sea adicción a las redes sociales, bullying, abuso de sustancias o cualquier otra cosa.

Si usamos el síntoma para reconocer y tratar el problema en su núcleo, ya no será el problema, sino parte de la solución. Que seamos lo suficientemente sabios para reconocer lo malo en lugar de revelarlo y lo suficientemente valientes para aprender a amar en lugar de odiar.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Por qué ni siquiera China puede detener a las redes sociales
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Gran verdad!!! 😔😔😔 Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🙏🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*