Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La paradoja de la inteligencia: por qué la especie más inteligente es la que más daña

paradoja de la inteligencia inteligente

Foto aérea que muestra Kuchinoerabu-jima, una de las islas Satsunan en la ciudad de Yakushima, prefectura de Kagoshima, Japón occidental y la región de Kyusyu, 11/dic/21. La isla Kuchinoerabu entró en erupción en 2015. Las regulaciones de alerta de erupción nivel 2, alrededor del cráter, continúan. (The Yomiuri Shimbun)

Los humanos son la especie más inteligente del planeta, ¿por qué somos también los más dañinos para nosotros mismos, para las demás especies y para el planeta en el que vivimos? ¿por qué nuestro intelecto superior, inventa planes que se supone que mejoran nuestra situación, pero siempre termina empeorándola? La respuesta es simple: nuestra mente es genial, pero nuestro corazón está contaminado con tanta malicia, que corrompe nuestra forma de pensar y, nuestros pensamientos corruptos, crean un mundo contaminado y corrupto que refleja la malevolencia de nuestro corazón.

Nuestros planes los basamos en el fracaso de planes anteriores o no necesitaríamos hacer otros. Pero como no corregimos la raíz que causa todas las fallas -nuestro corazón corrupto-, hacemos nuevos planes con la misma mentalidad repugnante con la que trazamos el anterior, pero con la intención de “acelerar” la corrección. El resultado, por tanto, es la aceleración de la corrupción en nuestro mundo.

Si hay algún beneficio en los planes que hacemos hoy, es que expondrán nuestra incompetencia, pues nuestro corazón corrupto busca explotar todo y a todos. El intelecto diseña planes, cuyo único objetivo es destruir a los demás y nosotros avanzar. Y como en diferentes grados, esa es la naturaleza de todos los seres humanos, nuestros planes chocan y destruyen todo: el suelo que pisamos, las plantas y los animales que nos nutren y en última instancia, a nosotros mismos. Una civilización basada en el ego, no puede evitar causar destrucción.

La diferencia fundamental entre la humanidad y las demás especies, es que ellas quieren sobrevivir y nosotros queremos derrotar. Por eso desarrollamos nuestro intelecto para superar y desplazar a otros, negarles la gloria, la subsistencia y esclavizarlos o destruirlos.

La única forma de salvar nuestro planeta y, a nosotros mismos, es usar nuestro intelecto superior para cambiar nuestro corazón y que nuestro intelecto sirva a nuestros verdaderos intereses, en lugar de a nuestro corazón egoísta. Podemos hacerlo aprendiendo a pensar en los demás y valorando a los que son considerados, en lugar de a los que sólo piensan en sí mismos. Puede parecer antinatural, pero ya es claro que nuestra naturaleza no nos lleva a ninguna parte. Es hora de poner la mente a trabajar en algo que realmente nos beneficie.

No es suficiente que cada uno trate de ser mejor. Nuestro entorno social es más fuerte que nosotros y nos impulsará a comportarnos como los demás. Para tener éxito, debemos hacer un esfuerzo concertado.

No hay nada que no se pueda lograr si trabajamos juntos. Incluso la naturaleza humana obstinada, no está a la altura de nuestro poder colectivo. Si entendemos el significado de la consideración y la empatía, no sólo en nuestra sociedad, sino para nuestra propia vida, podremos mover montañas.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “La paradoja de la inteligencia: por qué la especie más inteligente es la que más daña
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Gran verdad!!! Lo he vivido durante 34 años en los grupos de autoayuda y el trabajo de 12 pasos que es un desarrollo espiritual. Empatizar con los intelectuales no funciona. Muchas gracias 🌹 bendiciones infinitas 🙏🙏🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*