Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Por qué me intereso (y escribo) acerca del mundo

cabalistas se preocupan por el mundo

Recientemente, he recibido preguntas sobre el porqué de mi interés en asuntos “mundanos”. Estos lectores parecen creer que los cabalistas no deberían interesarse por el mundo material ni por los asuntos actuales. Sin embargo, nada podría estar más lejos de la verdad. Los cabalistas se preocupan mucho por el mundo y tienen muy buenas razones.

Pero antes de hablar de las razones para escribir y hablar sobre el mundo en el que vivimos, es importante entender que, al hacerlo, de ninguna manera soy el primero. Los grandes sabios, a lo largo de los siglos, estuvieron muy interesados ​​en los acontecimientos de su tiempo. A menudo también escribieron. En el siglo XX, dos gigantes espirituales se expresaron en varias ocasiones sobre el mundo. Cuando el gran Rav Kook vio que los judíos corrían peligro en el extranjero, escribió una súplica pidiendo que vinieran a la tierra de Israel. En una declaración publicada en el libro Ensayos del Raaiah, les pidió: “Únanse uno por uno, no esperen palabras ni órdenes formales; no espere permiso de renombrados. Haz lo que puedas, huye y únete”. Después de algunas frases más, añade: “Amalek, Petlura [líder ucraniano antisemita], Hitler y otros, despiertan para la redención. Aquel que no escuchó [el llamado] … porque sus oídos estaban bloqueados … escuchará en contra de su voluntad».

Un contemporáneo de Rav Kook, el gran Rav Yehuda Ashlag, conocido como Baal HaSulam por su Sulam (escalera) comentario a El libro del Zóhar y padre de mi maestro, Rav Baruch Ashlag (RABASH), escribió con gran detalle sobre temas de actualidad. Sus ensayos La Paz y Paz en el mundo y su extensa composición Escritos de la última generación son algunas de las publicaciones donde expresó sus puntos de vista sobre eventos y política, tanto en Israel como en el mundo.

Baal HaSulam trabajó incansablemente para hacer circular sus ideas y principalmente sus advertencias. Publicó un periódico titulado La nación, en el que se ocupaba únicamente de asuntos de ese tiempo y predijo el resultado de la Segunda Guerra Mundial, los conflictos de Israel con los árabes y mucho más.

En La paz, Baal HaSulam analiza el comunismo ruso y predice su caída. Aunque escribió el artículo en 1932, ya estaba convencido del colapso final de Rusia. En sus palabras, «Ve y observa qué pasó en Rusia: en lugar de elevarse y superar los logros de los países capitalistas, se hunde cada vez más». Ten en cuenta que, en 1932, escribió en tiempo pasado, como si fuera un hecho. “Ahora”, continúa, “no sólo no protegen la vida de los trabajadores un poco más que los países capitalistas, ni siquiera pueden asegurar su pan y abrigo de cada día”. Más adelante en el ensayo, Baal HaSulam explica que esto sucedió porque no lograron enseñar a su gente la importancia de la unidad y la solidaridad.

Baal HaSulam no detiene su explicación en Rusia. En Escritos de la última generación, que escribió poco después de la Segunda Guerra Mundial, explica una vez más por qué el comunismo no tuvo éxito y lo que seguirá: “Rusia soviética ya demostró que una sociedad no bien desarrollada cambiará el gobierno cooperativo en el peor gobierno del mundo. Además, [Marx] dijo que la fase posterior a la ruina del gobierno [democrático capitalista] de hoy, es el gobierno de los trabajadores, pero la realidad demostró [quizás en referencia a Weimar] que el gobierno posterior al gobierno de hoy, es el gobierno nazi o fascista».

Podríamos pensar que fue un error, por así decirlo, pero Baal HaSulam deja su punto muy claro. En sus escritos, menciona la palabra nazi, nazis o nazismo 27 veces y la palabra fascista o fascismo, 11 veces.

En el extracto a continuación, advierte que es probable que el régimen nazi surja de la izquierda más que de la derecha: “También debemos tener en cuenta que todos aquellos que están arruinando el proceso natural de un gobierno justo, en realidad provienen del proletariado y surgieron de él, no necesariamente los soviéticos, pero la mayoría de los nazis fueron inicialmente socialistas puros y también la mayoría de fascistas. Incluso el propio Mussolini fue inicialmente un líder socialista entusiasta».

Más abajo, Baal HaSulam vuelve a Marx y escribe sobre el peligro de que el nazismo emerja específicamente en países democráticos capitalistas: “[Marx] pensó que la etapa posterior al régimen burgués [capitalista] sería un régimen cooperativo de trabajadores, pero al final, somos testigos vivientes de que, si el gobierno democrático burgués se arruina, un régimen nazi y fascista se levantaría rápidamente en su lugar”. Peor aún, «Siempre que un gobierno democrático se arruine, un régimen fascista y nazi lo heredará».

Baal HaSulam no se conformó con escribir sobre sus predicciones. Participó físicamente en asambleas políticas y desfiles en Polonia, antes de mudarse a la tierra de Israel. Aquí, se reunió con líderes políticos y sociales y trató de convencerlos de que incluyeran educación para la unidad en sus plataformas, discursos y escritos. Se reunió con David Ben Gurion, primer, primer ministro de Israel; Zalman Shazar, tercer presidente de Israel; Moshe Sharett, segundo primer ministro de Israel; Haim Arlosoroff, jefe del Departamento Político de la Agencia Judía, con el renombrado poeta Hayim Nahman Bialik y con muchos otros. En todas sus reuniones, se esforzó por promover la agenda de la unidad por encima de las diferencias. Lamentablemente, no quisieron escuchar y hoy nos enfrentamos a las consecuencias.

Mi maestro, RABASH, primogénito y sucesor de Baal HaSulam, me habló extensamente sobre temas de actualidad y dónde se desarrollarían.

Sabía que yo seguiría su camino y el camino de su padre; habíamos hablado de eso muchas veces y es mi compromiso con él y con Baal HaSulam, continuar con mis esfuerzos para advertir a la humanidad sobre el cataclismo que se avecina.

Necesitamos entender que el cabalista se relaciona con el mundo de una manera muy diferente a los demás. Su único objetivo es ayudar a todos a desarrollar la cualidad del amor al prójimo. Los cabalistas buscan la conexión por encima de todas las diferencias, saben muy bien que todas estas diferencias provienen de la fuerza singular y buena que creó el mundo y están en el mundo, precisamente para que podamos desarrollar la cualidad de amar a los demás. Para contrarrestar el rechazo natural que sentimos hacia los que se oponen a nuestras opiniones. Si no fuera porque hay opositores, no sentiríamos odio y no tendríamos el impulso de desarrollar amor para contrarrestarlo. Resulta que, incluso aquellos a quienes odiamos, el Creador -la fuerza de amor y otorgamiento-, los puso allí para ayudarnos a crecer y convertirnos en seres amorosos.

Los innumerables conflictos en nuestro mundo son oportunidades para ir por encima del odio y construir amor entre nosotros.

Por eso, ocurren estos conflictos. Si lo reconocemos y trabajamos para construir amor, nuestro vínculo se fortalece y nuestra sociedad prospera. Si no aprovechamos el momento y sucumbimos a nuestro odio, la fuerza de otorgar tendrá que darnos un odio aún mayor, para obligarnos a construir amor por encima de él. Resulta que mientras más evitamos nuestro trabajo, más atraemos dolor y dificultades.

Debemos entender que espiritualidad es dar, amar. No es un universo paralelo ni un estado de conciencia «elevado» en el que te vuelves distante e indiferente a la vida material. Por el contrario, espiritualidad es un enfoque de la vida en este mundo, que cambia nuestra percepción. Por lo tanto, la tarea del cabalista es ayudar a todos a ver la fuerza de la acción detrás de lo que sucede y ayudar a conectarse con ella. El cabalista debe interesarse y escribir sobre asuntos de actualidad, como un medio para explicar cómo opera la fuerza que da -el Creador- y aconsejar para que la gente dirija su vida, busque conexión con el Creador y logre felicidad y confianza en la vida.

Cuando los cabalistas observan el mundo, buscan la forma más fácil, rápida y agradable para que todos logren su transformación positiva. Si eso requiere apoyar determinada entidad o dirección política, la apoyarán. No buscan beneficio personal ni ningún otro motivo oculto, como resultado de su apoyo. Su única motivación para apoyar a una entidad u organización, política o no, es el avance de la humanidad hacia la conexión, la responsabilidad mutua y la solidaridad. Apoyarán al que defienda ese avance y se opondrán al que obstaculice.

Los cabalistas quieren que todos estén conectados y adquieran la cualidad del amor, se preocupan por todo el mundo: humanidad, animales, plantas y planetas. Rav Kook dijo una vez al renombrado autor Alexander Ziskind Rabinovitz (AZAR): «Ojalá la humanidad pudiera ser colocada en un solo cuerpo, para poder abrazarla a toda«. Esta es la actitud del verdadero cabalista.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Pensador Global, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*