Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La nueva carrera espacial

carrera espacial

Richard Branson y la tripulación: dos pilotos y cuatro especialistas en misiones, que participarán en el primer vuelo de prueba propulsado por cohetes. El multimillonario británico Richard Branson viaja al espacio el 11 de julio, a bordo de una nave espacial Virgin Galactic, dijo su compañía en un comunicado del 1 de julio de 2021. Si el cronograma se mantiene, Branson llegaría al cosmos antes que Jeff Bezos, el multimillonario rival, fundador de Amazon, quien dijo que viajaría al espacio a bordo de una nave espacial perteneciente a su compañía Blue Origin, el 20 de julio. Foto de Virgin Galactic por ABACAPRESS.COM

Jeff Bezos, propietario de Amazon y uno de los principales aspirantes al título de «el hombre más rico de la Tierra», está compitiendo contra el magnate empresarial e inversionista Richard Branson, fundador y propietario de Virgin Group, que controla más de 400 empresas en varios campos. El objetivo de ambos es llegar al espacio en naves construidas por empresas de su propiedad. Esta carrera ha generado una reacción violenta importante, incluida una petición que dice que si estos dos multimillonarios llegan al espacio, no se les debería permitir regresar.

De hecho, el ego del hombre no conoce fronteras. Trasciende todas las fuerzas de la naturaleza. Quiere devorarlo todo: planetas, estrellas, galaxias, el universo entero, tenerlo todo y no dejar nada para los demás. De hecho, los demás también deberían estar dentro de mí. Los multimillonarios son gente con un deseo híper desarrollado de riqueza, poder y estatus. Harán todo lo posible por vencer a cualquiera que los desafíe, aunque sólo sea por unos días, como es el caso de la carrera que se comenta aquí. Lo único que quieren es estar en la mira.

Aun así, creo que firmar peticiones como la que se está difundiendo ahora, que no debemos permitir que regresen del espacio, no sólo es poco práctico, sino imprudente. Puede que no nos gusten porque envidiamos su riqueza, pero aun así dan trabajo a millones de personas. Ellos impulsan nuestras economías, promueven las innovaciones tecnológicas y todos nos beneficiamos de sus esfuerzos por ganar poder personal. Por lo tanto, por egoístas que sean, al final, todos se benefician de sus logros.

Podríamos argumentar que sus logros vienen a costa nuestra y al menos parcialmente, es cierto. Sin embargo, actualmente, esa es la naturaleza humana. Todos estamos hechos para trabajar y si hubiéramos estado en su lugar, habríamos hecho lo mismo. Es involuntario, por lo tanto, no se les debe reprochar.

Si queremos cambiarlos, tenemos que cambiar a todos; tenemos que cambiar la naturaleza humana y podemos hacerlo cambiando a la sociedad humana. Actualmente, sólo queremos cambiarlos a ellos y no a nosotros mismos, pero no vemos que la misma mala voluntad que les hace explotar a los demás, causa nuestro resentimiento. Nuestra envidia no da testimonio de su corrupción, sino de la nuestra. Si queremos erradicar su corrupción, debemos erradicar la corrupción en la sociedad, incluyéndonos a nosotros mismos. Si aceptamos cambiarnos a nosotros mismos, podremos cambiar a los demás y toda la sociedad será armónica e igual. No habrá explotación, no porque haya algunas medidas regulatorias, sino porque la gente no disfrutará explotando; disfrutará contribuyendo y compartiendo.

Por eso, como siempre, la corrección comienza en nosotros. Nosotros también debemos entender que vivimos en un sistema interdependiente, donde si lastimo a una persona, animal, planta u objeto, realmente me lastimo a mí mismo. Así como nuestro cuerpo es un sistema en el que ningún órgano quiere dañar a otro, así debemos comportarnos. Pero como no queremos conectarnos, no podemos ver que ya estamos conectados. Como resultado, dañamos a otros y por lo tanto, a nosotros mismos. Este es todo el aprendizaje que necesitamos para sacar a este mundo de la depresión maníaca en la que se encuentra y que haya calma, paz y armonía. Pero el trabajo comienza con nosotros.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
2 comentarios sobre “La nueva carrera espacial
  1. Milagros Naranjoez Medina dice:

    Que vayan a sus aventuras de niños ricos a sequir contaminando mas allá de nuestro planeta y que regresen.
    Tal vez así de den cuanta de lo pequeño que son y que al irnos de esta plano NO nos llevamos nada, solo nuestro andar por esta vida y si esto vale mas allá suerte para ellos tal vez sean no solo los muertos con más riquezas en el cementerio sino que se darán cuenta de que estan muertos igual que cualquier indigente que murió en la calle pasando hambre, frio, como cualquien persona que murió siendo atracado para robarle un par de zapatos.
    Este mundo está podrido el oriente y occidente en conflicto sin escuchar el grito de las victimas pues son enviadas al frente como carne de cañon mientras ellos como ratas se esconden en sus jaulas de oro.
    No aprendemos, la historia no quiere ni puede cambiar el poderoso solo quiere ser mas poderoso aún, el de desamparado y pobre deseandoles la muerte.
    «Ama al prójimo como a ti mismo» es solo algo bonito de un libro sagrado que todos leemos pero que pocos ponemos en práctica.
    Alguna vez leí un libro,no recuerdo ni el nombre ni el autor, pero esta frase se me grabó en el alma. » Si nuestros muertos, los más queridos puedieran regresar, mirarian todo a su alrededor y secandose discretamente las lágrimas volverian a sus tumbas»
    La historia no quiere cambiar.

  2. Mariana Thamar Vega dice:

    Es obscena esta guerra de egos entre multimillonarios. Cuesta entender y aceptar que habiendo tantas personas sufriendo miseria de todo tipo, en un par de imbéciles insatisfechos se concentre tanta indiferencia, o más bien dicho, tanto odio por la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*