Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La locura no es una estrategia ganadora

locura comprasLa mentalidad actual de sostener la economía impulsando compras interminables, no es capitalismo; es locura. Si queremos seguir viviendo, debemos tener prioridades y valores más racionales.

Por un lado, los medios de comunicación y los expertos con micrófono o computadora portátil nos dicen que los precios están subiendo porque la interrupción en las cadenas de suministro y la escasez de chips de computadora, frenaron la producción y la distribución y, la demanda va en aumento. Como resultado, los precios se disparan. Al mismo tiempo, tiramos más de la mitad de lo que producimos e incluso de lo que compramos, lo tiramos cuando aún funciona perfectamente, sólo para tener un modelo más nuevo. Eso no es economía capitalista; es una locura sin sentido.

Por eso me sentí feliz cuando la Covid apareció. Nos obligó a detener las compras locas y los viajes frenéticos, le dio a la Tierra algo de tiempo para respirar y nos dio tiempo a nosotros. Pero una vez que las vacunas estuvieron disponibles, dejamos que el monstruo de las compras saliera de la jaula y ahora ya no podemos enjaularlo. Con uñas y dientes, luchamos para mantener la locura. Pero ómicron es una prueba de que la naturaleza tiene muchos trucos bajo la manga. Podemos luchar con uñas y dientes, pero la naturaleza seguirá luchando hasta que no tengamos ni uñas ni dientes.

Estamos agotando nuestros recursos, tanto naturales como humanos, aumentando la deuda, tanto personal como nacional y vivimos con una mentalidad de “Comamos y bebamos, mañana podemos morir”. Pero la locura no es una estrategia ganadora; terminará en guerra o en otra forma de destrucción total.

Si queremos vivir para ver más mañanas, debemos cambiar nuestra forma de pensar. Es hora de elevarnos a un nivel superior de existencia. Las compras interminables se agotaron y ahora debemos ir un poco más profundo.

Para profundizar, necesitamos cambiar nuestro sistema de valores. Si dejamos que los medios nos sigan diciendo que compremos hasta caer rendidos, lo haremos. Necesitamos hacer que los medios nos cuenten una historia diferente, una en la que la gente disfrute de cosas diferentes, como compañía de otros o comunidades prósperas y solidarias. Así como actualmente dejamos que los medios nos enseñen que valemos tanto como ganamos, podemos hacer que nos digan que valemos sólo en la medida, en que nos preocupamos por los demás.

Si pensamos más en los demás y menos en nosotros, no necesitaremos afirmar constantemente nuestra autoestima, comprando más, cosas que realmente no necesitamos. Compraremos lo que necesitamos para una vida cómoda, en lugar de comprar por comodidad emocional o para aumentar nuestra confianza.

Si adoptamos esta mentalidad, no habrá tanta demanda ni interrupción en las cadenas de suministro ni escasez de nada. Los productores no sólo tendrán que producir menos y bajar los precios, tampoco querrán explotar y cobrar más de lo necesario, porque su enfoque hacia la gente cambiará, de explotación a conexión.

En ese sentido, recientemente la Universidad del Noreste publicó una investigación intrigante. Los investigadores, Shanyu Kates y David DeSteno, examinaron los efectos de la gratitud en la gente. Distinguieron la gratitud del sentimiento general de satisfacción, que puede ser impulsada por motivos egoístas y qu  no muestra ningún impacto en el comportamiento social ni ambiental. En cambio, descubrieron que la gratitud hace que la gente sea más considerada con los demás y disminuye su propensión a consumir en exceso. Llegaron a la conclusión de qu, la gratitud «puede ser útil para promover un comportamiento sustentable» y titularon acertadamente su investigación, «La gratitud reduce el consumo de los recursos que se agotan».

Espero sinceramente que el siguiente año, antes de que sea demasiado tarde, reconozcamos que fomentar el cuidado mutuo en lugar de la alienación y la competencia, es nuestra única forma de garantizar un futuro positivo y que los otros caminos conducen a la escasez y a más locura.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “La locura no es una estrategia ganadora
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    GEAN VERDAD!!! Y TOTALMENTE DE ACUERDO. Así fue mi estúpida forma de ver y vivir la vida. Bendita naturaleza Dios universo. Sabía, inteligencia toda.Muchas gracias por su apoyo. Dios los bendiga grandemente!!! 🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*