Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Guía para la vida en línea

en líneaNos guste o no, vivimos en línea. Quedarse en casa tiene proporciones mundiales, después de más de un año de pandemia. Ahora es más evidente que nunca, que estamos vinculados de manera interdependiente, que influimos constantemente entre nosotros con diversas herramientas y plataformas de comunicación en línea, ¿Cómo podemos aprovechar al máximo esta nueva realidad? Obtendremos el máximo beneficio si nos ponemos “anteojos” precisos para examinar la naturaleza de nuestras nuevas relaciones.

El cierre prolongado de lugares de trabajo y empresas, como resultado de la larga crisis de COVID-19, transformó el empleo y el estilo de vida de millones de estadounidenses y personas de todo el mundo que ahora trabajan, estudian, se comunican y socializan virtualmente. Se espera que la vida en línea siga siendo una parte duradera de nuestro estilo de vida, incluso después de que termine la crisis de salud. Un estudio reciente de Pew Research reveló que del 71% de las personas encuestadas que trabajan tiempo completo desde casa, el 54%, si se les ofrece esa opción, querría seguir haciéndolo incluso después de que la pandemia esté bajo control.

Dado que lo que llamamos vida «normal» puede que nunca regrese por completo, haríamos bien en aprender a vivir de manera adecuada y con más sentido, en el nuevo entorno.

Imagina hilos invisibles que conectan todos los corazones, todas las mentes, todos los deseos, todos los pensamientos y enlazan, todo y a todos. Esta red de conexiones tiene dos estados posibles: un estado natural inicial y un estado más avanzado que debemos alcanzar con nuestra elección y reconocimiento proactivos.

En la primera situación, los individuos dentro de la red, sienten sólo sus propios intereses y tratan de utilizar a los demás para satisfacer sus deseos. Este enfoque centrado en uno mismo llena la atmósfera de la red con un sentido negativo y destructivo de competencia, control, división y odio. Básicamente, nadie duerme tranquilo; todos sufren de una forma u otra.

En la situación más avanzada, los individuos sentirán que son parte de un colectivo con un objetivo común y que dependen totalmente unos de otros. La relación entre los miembros del colectivo es recíproca, plena, de dar y amar. La definición de éxito en este segundo escenario es comunitaria, donde todos se esfuerzan por hacer lo mejor para los demás.

Estas dos situaciones son totalmente opuestas. El mundo que se siente en el primer estado, es difícil, el mundo que se siente en el segundo estado, es hermoso. ¿Quién es el que determina dónde viviré? ¡Lo hago yo, con mi actitud hacia los demás!

Si me relaciono con todos a través de un enfoque egoísta de auto gratificación, vivo como de costumbre, en un mundo donde nuestras relaciones se deterioran día a día. Pero si logro desarrollar una actitud por encima de mi ego personal e incluyo las preocupaciones de los demás, se abrirá un mundo al revés, se revelará un mundo superior y más positivo. La razón por la que no puedo sentirlo ahora es porque aún no desarrollo los atributos necesarios para entenderlo. Es similar a la forma en que funcionan las transmisiones de radio: lo que determina qué estación escucharé es la frecuencia interna a la que está sintonizado mi receptor.

La red en la que vivimos es una y la misma, nuestras conexiones ya existen, las sintamos o no.

Si logro desarrollar una nueva naturaleza de «amar a mi prójimo como a mi mismo» y trato a los demás con amor y consideración, comenzaré a sentir que en esta red de relaciones hay una línea eléctrica eterna y completa que me llena de bondad.

Esta fuente de poder nos dirige con perfección y aclara nuestro entendimiento para revelar que la vida tiene un elevado propósito que nadie ni nada puede obstaculizar. Si practicamos este cambio de actitud en nuestras relaciones humanas, se iluminará nuestro entorno virtual y veremos que cada momento de nuestra vida se convertirá en una oportunidad para conectarnos con la fuerza de amor que llena la creación, con sólo presionar con el dedo.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Guía para la vida en línea
  1. Jeannet Fraire dice:

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*