Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Entre la desesperación y la esperanza

refugiados esperanza guerra rusia ucraniaDecenas de miles de civiles, cruzan las fronteras de Ucrania cada hora, una masa de gente con bolsas a la espalda y niños al hombro, con maletas y recuerdos arrastrando tras de sí.

Tengo muchos estudiantes y amigos en ciudades de toda Ucrania, desde Kiev a Kharkiv, desde Odessa a Lviv. Recibo informes de ellos y sigo su situación con preocupación. Me cuentan que se refugiaron en sótanos fríos o huyeron a pueblos cercanos, otros se fueron al oeste en coche, por horas, rezando para no quedarse sin combustible y lograr escapar.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calcula que, como consecuencia del conflicto, más de 500,000 ucranianos han huido de su hogar, cruzando las fronteras hacia países vecinos como Polonia, Hungría, Moldavia y Rumanía. 

No me cabe duda de que los refugiados recibirán apoyo y un cálido abrazo en los países de Europa Occidental. También creo que acabarán volviendo a casa y no se quedarán permanentemente en los países que los acogen. Canadá, entre otros, podría abrir sus puertas a la inmigración permanente.

También Israel, seguramente, actuará de acuerdo con la Ley del Retorno, que da a los judíos el derecho a reubicarse en Israel y abrirá sus brazos para acogerlos. Israel tiene lugar no sólo para los miles de judíos que emigrarán de Europa del Este, sino para todos los judíos de la diáspora.

Mientras tanto, el mundo, incluido Israel, da ayuda humanitaria a los afectados por el conflicto. Pero además de satisfacer las necesidades básicas de la gente, la ayuda más importante es el apoyo interno. Debemos pedir que el espíritu de amor, de otorgar y de conexión positiva, se imponga pronto. 

Los desacuerdos y las guerras llegan para que nos unamos por encima de ellos. Sólo la unidad de los corazones, cuando cada uno se preocupa por el bienestar del otro, salvará a la humanidad.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*