Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Guerra Rusia-Ucrania: la caja de Pandora está abierta

guerra Rusia Ucrania caja de pandoraLas ramificaciones de esta guerra son mucho más profundas que el impacto que causará a los implicados directos en el conflicto. Reconfigurará el mundo, como consecuencia de la situación Rusia-Ucrania es probable que se activen otras fricciones latentes entre países y territorios. Esta guerra acaba de abrir una era de guerras, pequeñas y grandes, entre diferentes pueblos.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, dijo recientemente que, esta guerra podría convertirse fácilmente en «la mayor guerra en Europa, desde 1945», estoy de acuerdo. Si países con antecedentes similares no pueden llegar a un acuerdo, es mucho más probable que otros países que tienen grandes diferencias y conflictos antiguos puedan entrar fácilmente en guerra sin razón aparente.

A nivel personal, me entristece ver que el destino da un vuelco y una vez más, estamos en guerra. Me apena y me inquieta, porque tengo muchos estudiantes en Rusia y en Ucrania, que están amenazados y sienten que el deterioro de la situación les afecta a ellos y al mundo. También en Israel tengo muchos estudiantes que siguen con preocupación lo que ocurre en Europa del Este, angustiados por la suerte de familiares y amigos.

Mi esperanza es que cesen pronto las manifestaciones de odio entre rusos y ucranianos, dos pueblos que han convivido a lo largo de la historia. Si aún fuera posible, haría todo por silenciar, calmar y evitar la escalada, pero es imposible por ahora. 

No hay mucho que podamos hacer en este momento. Sólo anhelar la paz y el alto al fuego, desear que todos muestren moderación. Las partes en conflicto podrían seguir el ejemplo de las tribus nativas americanas que, en una ceremonia, enterraban su hostilidad y las tribus, previamente en conflicto, acordaban resolver sus diferencias y vivir en armonía, sellaban su acuerdo cuando el jefe de cada tribu, enterraba un hacha de guerra.

Este escenario no parece realista en las circunstancias actuales. Y, por encima de las fuerzas de la hostilidad, por encima del ego y del control como fuerzas motrices de todos los conflictos del mundo, sólo podemos elevar una oración global por la paz y pedir que todos nos llevemos bien con todos. Porque sólo con el poder de la conexión y en la conexión de todos los corazones, puede surgir una gran fuerza positiva, una fuerza que pueda unir a todas las partes, reconciliar a los que se odian, despertar en todos, la verdad de que todos somos una sola alma. Como está escrito: «El que hace la paz en las alturas, que haga la paz entre nosotros…» (Libro de Job, 25:2)

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*