Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

De regreso a los días de una verdad única

una verdad única

    [Un delegado en el XVII Congreso bolchevique del Partido Comunista Unido sosteniendo un periódico Pravda, 1934.]

Crecí en la Rusia soviética bajo el régimen comunista de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En aquellos días, todo era simple: había una sola verdad y surgía de un único partido y se podía leer sobre ella en el único periódico que se encontraba, que acertadamente se llamaba Pravda [Verdad]. No había otros puntos de vista para ser escuchados o vistos y toda la nación fue criada y educada de acuerdo con la único Pravda que existía.

Al otro lado del mundo estaba el gran adversario de la verdad: ¡Estados Unidos! EUA tenía todo tipo de ideas, como; más de un partido y la creencia de que todos tienen derecho a tener su propia opinión, incluso si contradice la Pravda. ¡Era el enemigo!

El problema con la URSS era que la gente insistía en tener ideas diferentes. Algunos eran comunistas devotos y otros no. Algunos incluso defendieron el capitalismo, que existía al otro lado del mundo. Por supuesto, no podíamos hablar de eso, pero la gente aún lo creía. Al final, todo creció y creció y creció, hasta que explotó.

Puedo entender a los líderes de la Rusia soviética; sólo actuaban de forma natural. Todos quieren gobernar y cuando uno tiene oportunidad de gobernar y eliminar la competencia en el camino, es lógico que lo intente.

Sin embargo, el mundo no se compone de un solo lado, sino de dos (con muchos en el medio). Nosotros, las personas del medio, debemos reconciliarnos entre los dos extremos y usarlos en nuestro beneficio, ¡en beneficio de todos!

Pensamos en nosotros como seres separados, que sólo nuestra opinión importa y la opinión opuesta, en automático, es incorrecta. Olvidamos que, si no fuera por esa otra opinión, la nuestra tampoco existiría. En lugar de darnos cuenta de que sólo cuando trabajan en conjunto todos los puntos de vista en la sociedad, se crea una sociedad completa y en lugar de unir más y más contradicciones bajo el paraguas de nuestra unidad, desperdiciamos nuestra vida tratando de destruir esas almas pecadoras, cuyo pecado es que ven las cosas diferente a nosotros. Como resultado, no hay unidad, no hay sociedad en absoluto e incluso nuestra opinión ya no cuenta. Si no me crees, ve en Rusia, busca si puedes encontrar allí comunismo o capitalismo. En ausencia de uno, también se pierde el otro.

Hoy Estados Unidos corre hacia el pasado de Rusia. Los grandes medios tecnológicos decidieron qué voz debe ser escuchada y verás que sólo se escuchará esa voz, esa voz es la única que será la Pravda. El resto serán, ¡bueno!, noticias falsas. Para proteger la Pravda hay que quitar y cancelar todo lo que la contradiga: publicaciones, canales, personas.

Imagina que tu corazón decide que el cerebro está difundiendo información falsa al resto del cuerpo y, por lo tanto, debe ser silenciado y tu corazón detiene el flujo de sangre al cerebro. ¿Te das cuenta de lo que eso significaría? Eso es lo que los gigantes de los medios de comunicación le están haciendo a la sociedad y terminará exactamente igual que si su corazón hubiera detenido el flujo de sangre a su cerebro.

La única solución al caos que se desarrolla en Estados Unidos es entender que la unidad es más importante que cualquier punto de vista particular. ¿Y cómo sabes con quién unirte? Únete precisamente con el que no está de acuerdo contigo. ¿Y cómo te unes? Verifica que la persona a la que te enfrentas no esté de acuerdo contigo en nada, verifica que comprenda que ninguna opinión tiene mérito por sí misma y luego salgan a tomar una cerveza juntos para celebrar su desacuerdo, así de simple.

Una vez más, no es necesario que estén de acuerdo; necesitan apreciarse por ser capaces de trascender sus desacuerdos. Esto es lo que  hace a tu ser humano, humano, no el hecho de que defiendas una noción fabricada sobre la sociedad humana, que alguien plantó en tu mente.

Al final, si sólo hay una verdad, es la verdad de nuestra inexorable diversidad. Celebremos, porque eso es lo que nos da vida.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*