Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Cuántas fuerzas hay en la naturaleza?

fuerzas naturaleza

[Imagen de Wikimedia Commons por Glukicov]

La comunidad científica ha estado activa últimamente con un posible descubrimiento de nuevas partículas o incluso, una nueva fuerza en la naturaleza. Científicos que trabajan en Fermilab, un departamento del Laboratorio Nacional de Energía, especializado en física de partículas de alta energía, cerca de Chicago, dicen que han visto una fuerte evidencia de una fuerza desconocida que trabaja a nivel subatómico, que hizo que una partícula llamada «Muon» bamboleara de una manera que no esperaban, según lo que actualmente se percibe en física. Chris Polly, uno de los científicos principales en el experimento, lo describió como «el momento de aterrizaje del Mars Rover». Marcela Carena, jefa de física teórica, agregó con entusiasmo, «siento que ese pequeño bamboleo puede sacudir las bases de lo que pensamos que sabíamos».

Fermilab no está solo. El mes pasado, investigadores en el gran colector de Hadrones (LHC), en Europa, también encontraron indicios de una fuerza desconocida, en su trabajo. Rompieron partículas llamadas «Quarks belleza», esperaban que las colisiones produjeran cantidades iguales de electrones y muones, pero terminaban produciendo quince por ciento más de electrones que de muones. «Algo divertido en marcha», observó David Kaplan, un físico teórico de la Universidad de Johns Hopkins en una entrevista en Noticias Globales. Según Kaplan, los resultados de los experimentos apuntan a algo que podría explicarse como una nueva partícula o fuerza que no está en el modelo estándar. «No es un factor de Fudge», dijo. «Algo está mal».

La comprensión actual de la física subatómica, que trabaja bajo lo que se llama «Modelo estándar», sostiene que hay cuatro fuerzas en la naturaleza: gravedad, electromagnetismo, fuerza fuerte y fuerza débil. Hasta ahora, las cuatro fuerzas han logrado explicar casi todo. Pero, aparentemente, el modelo estándar no puede explicar los nuevos fenómenos y los científicos cuestionan su comprensión del mundo. Si hay cinco fuerzas, entonces no entienden cómo funcionan las cosas. Peor aún, no saben la naturaleza de esta fuerza ni tampoco, si hay otras fuerzas que aún no conocen o incluso, si hay una nueva fuerza o una nueva partícula por descubrir. Si eres físico, puede ser muy confuso, pero, de hecho, hay una forma fácil de poner orden en este enigma.

Lo escribí extensamente en mi libro Self-Interest vs. Altruism in the Global Era (Interés propio vs. altruismo, en la era global), pero trataré de compartir la esencia de la explicación en este pequeño fragmento. En el nivel más básico de la realidad hay dos fuerzas. No tienen nombre científico, pero son opuestas y sus interacciones crean y mantienen cada ápice de la realidad. Cuando están en equilibrio, la materia prospera; cuando hay desequilibrio, la materia se deteriora y se daña. Estas fuerzas, a las que podemos referirnos como: positiva y negativa, crean las cargas opuestas entre protones y electrones, las estaciones opuestas del año, la oposición entre día y noche, nacimiento y muerte, crecimiento y decadencia, hombre y mujer, amor y odio. Específicamente en los humanos, estas fuerzas se manifiestan como deseos: deseo de recibir y deseo de dar.

Cuando hay explotación, es una exageración clara del deseo de recibir. La maternidad, por otro lado, es el mejor ejemplo del deseo de dar, incluso la madre recibe placer al dar.

Estos deseos no son estáticos. Su desarrollo crea lo que conocemos como evolución, pero mantienen su equilibrio o como los biólogos le llaman -homeostasis-, es decir, un equilibrio dinámico donde las fuerzas se alternan en el dominio.

Actualmente, el vértice de la evolución, es la humanidad. Aunque, en los humanos, hay un defecto: su deseo de recibir es dominante y el deseo de dar es, sumiso, por así decirlo. Como resultado, todas las revelaciones que logramos, son usadas por el deseo de recibir. Esta es la razón por la que cada descubrimiento científico, de inmediato, se usa con fines egoístas: buscar fama, ganar riqueza, desarrollar armas y tecnologías militares.

Dado que nuestro deseo sigue desarrollándose, seguiremos descubriendo nuevas partículas, nuevas fuerzas y nuevas leyes en la naturaleza. El único límite a nuestros descubrimientos, es la intensidad de nuestros deseos. Mientras más crecen, más descubriremos. Pero, puedes estar seguro de que usaremos mal todo lo que descubramos, así como, hasta hoy, hemos usado mal todo lo que hemos aprendido sobre la naturaleza. El único resultado posible al descubrir más fuerzas, es que se utilizarán para infligir más daño y dolor a la humanidad y a nuestro planeta.

El verdadero descubrimiento que debemos hacer es equilibrar nuestro deseo desquiciado de recibir con nuestro insuficiente deseo de dar. Debemos recordar que cualquier estructura de la naturaleza, donde dos fuerzas están fuera de equilibrio, es de corta duración. Si queremos ser más que un parpadeo en la historia de nuestro planeta, debemos aprender a equilibrar: recibir con dar.

En palabras más simples, debemos ser más considerados con las necesidades de los demás y no sólo de las nuestras. Además, debemos hacerlo como sociedad, no individualmente, pues individualmente, no funcionará en una sociedad egoísta.

Ya sabemos lo que pueden hacer las armas nucleares. Ahora, una vez más, somos lo suficientemente obtusos como para usarlas, con todas sus consecuencias. Por eso, aunque hay innumerables fuerzas en la naturaleza, sólo hay una que realmente necesitamos descubrir: la fuerza de dar, el deseo de dar. Esto nos revelará la física de la felicidad.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News, Perspectiva Integral
Un comentario sobre “¿Cuántas fuerzas hay en la naturaleza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*