Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Sueños con pesadillas pandémicas

sueños

Ya esté despierta o dormida, los pensamientos sobre la pandemia persiguen a la humanidad como ningún otro evento en el último siglo. Las pesadillas con la Covid-19 alrededor del mundo es uno de los temas de estudio más recientes. Una investigación de la Universidad de Harvard, confirmó que la humanidad está experimentando cambios notables en la frecuencia y naturaleza de sus sueños como resultado de la emergencia sanitaria mundial. Esto confirma que el virus tiene impacto en la humanidad como un solo cuerpo y es hora de que actuemos como tal.

Las repercusiones del coronavirus no son incidentes aislados sino sucesos globales que afectan a la raza humana. Los temores y preocupaciones diurnos sobre la pandemia permanecen atrapados en la mente durante la noche, mientras se duerme, según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard. La investigación evaluó miles de respuestas a una encuesta global que relata sueños extraños y similares, de enjambres de insectos asesinos y otras imágenes relacionadas con virus, independientemente de la ubicación y ocupación de la gente.

Los sueños se construyen a partir de un conjunto de pensamientos y deseos que la gente acumula durante el día. Incluso si no es consciente de ellos, permanecen bajo la superficie, en el subconsciente. Cuando una persona se duerme, ya no tiene control sobre sus pensamientos y deseos ocultos. Mientras duerme, se retiran de la memoria y surgen en forma de sueños.

Cuando nuestras emociones, ideas, sensaciones y deseos están libres de limitaciones, libres de la opresión del mundo exterior y sin límites físicos, se conectan e integran en un sueño, mezclando elementos y experiencias que muchas veces se manifiestan de forma ilógica y extraña. Este proceso ha dado lugar a todo tipo de teorías y especulaciones sobre su origen e interpretación. Pero los sueños no son más que eso, un proceso psicosocial y fisiológico. Al fin y al cabo, somos carne con un sistema nervioso interno que nos despierta todo el tiempo y no nos deja descansar ni en el sueño, cuando nuestro cerebro no funciona a su pleno rendimiento.

Soñar es un mecanismo importante que nos permite procesar imágenes y deshacernos de ellas. A veces los sueños no son simples, pueden ponernos en situaciones desagradables, estrés y miedos. Por eso, es aconsejable leer algo relajante o incluso divertido antes de acostarse. Leer Salmos también puede ayudar a canalizar los pensamientos en una buena dirección. El sexo también puede aliviar el estrés y liberar al cuerpo de la tensión acumulada durante el día.

Desde el brote de coronavirus, el estrés de nuestra vida diaria se convirtió en un fenómeno mundial.

Según la sabiduría de la Cabalá, este período es un tiempo en el que la humanidad completa su etapa de desarrollo individual y avanza hacia una etapa nueva y superior en la que todos se conectan como un cuerpo, para ser una familia, un alma. Por eso, es natural que incluso las pesadillas, ahora sean globalmente similares, pues el mundo mismo se volvió global y redondo.

Todos estamos conectados, compartimos desafíos y experiencias comunes. Pasamos por la misma pandemia y enfrentamos las mismas crisis mientras estamos despiertos. Aunque todos piensan en su vida personal, en su familia y en su trabajo, estos pensamientos individuales ahora se fusionan en la conciencia colectiva del mundo y nuestras experiencias son cada vez más similares. Estas nuevas condiciones son una oportunidad extraordinaria para transformar nuestra pesadilla en el sueño de un mundo más agradable y una realidad más real.

Publicado en: News, Salud y bienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*