Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Si Israel fuera EUA

Israel

Durante meses, he observado con creciente temor la indiferencia arrogante de los israelíes hacia Covid-19. Ahora, me temo que es demasiado tarde para deshacer el daño. La semana pasada, el promedio de muertes fue de 31 personas y la tasa aumenta rápidamente, pues muchos hospitales han sobrepasado su capacidad máxima y el personal médico está agotado. Proporcionalmente, 31 muertes en Israel equivalen a una tasa de mortalidad diaria de 1,130 personas en EUA. Y está aumentando rápidamente. Y en cuanto a nuevos casos, nadie se acerca a Israel. El 3 de septiembre, el número de nuevos casos confirmados fue de 2,990, sólo ese día. Una semana más tarde, el 10, el recuento diario fue de 4,400. Seis días después, el 16, 6,600 pruebas dieron positivo y una semana después, el 23, no menos de 11,300 personas dieron positivo de coronavirus en un día. Si Israel fuera EUA, esta tasa representaría ¡419,000 nuevos casos confirmados en un solo día!

Mientras tanto, secciones enteras de la nación ignoran y desafían las órdenes de cierre del gobierno. Dicen que no cumplirán hasta que otros sectores cumplan. Protestan contra el manejo de la crisis de Covid-19 por parte del gobierno, pero se niegan a usar cubrebocas y a mantener distancia social. En la primera ola de la pandemia, estuvimos hombro con hombro y casi eliminamos el virus. En la segunda ola, nos convertimos en ejemplo de un país paralizado por disputas internas.

En la batalla contra el virus, parece que cometimos todos los errores posibles.

Ni siquiera podemos acordar intentar un curso de acción y si falla intentar otro, nos quedamos sin curso de  acción en absoluto y los horribles resultados empiezan a mostrarse. Dentro de poco, el número de muertes proporcionales en Israel, superará al de todos los países por un enorme margen. Como el mundo siempre ve a Israel con lupa, seremos la prueba de que la desunión causa destrucción.

El cierre que se lleva ahora, probablemente dará malos resultados, no porque sea mala idea, sino porque no estamos unidos y no lo obedecemos. A pesar del mandato del gobierno y de los intentos de la policía para que se cumpla, hacemos lo que queremos. El resultado será que, literalmente, la gente caerá en las calles de Israel.

El coronavirus pudo haber sido una oportunidad para servir como modelo positivo. Cuando el mundo está en oscuridad, miedo y división, podríamos ser ejemplo de unidad. Podríamos mostrar que superamos nuestras diferencias y disgustos (profundos) y que nos unimos para derrotar a un enemigo que, de otro modo, sería invencible. Pero estamos fallando a izquierda y derecha, pensando sólo en nosotros mismos y viendo sólo nuestros propios intereses.

Acabamos de celebrar Yom Kipur, Día de la Expiación, cuando se supone que debemos expiar nuestros pecados. Pero Yom Kipur no expía pecados contra nuestros semejantes e incluso, durante ese día tan sagrado para los judíos, cometimos innumerables pecados contra nuestros vecinos, al no obedecer las simples reglas que podían cortar la cadena de infección.

El nivel actual de odio interno y división, en la sociedad israelí se convirtió en un riesgo existencial.

Estamos debilitando nuestras filas y nuestra capacidad para soportar el embate. Además, estamos a punto de estallar con actos internos de violencia y agresión.

Ya más de una vez fuimos consumidos por guerras civiles. En la última, perdimos nuestra soberanía y nos llevó casi dos milenios recuperarla. Ahora vemos que los males que causó nuestra destrucción en ese entonces, siguen activos y amenazan con llevarnos a la perdición una vez más, si no conseguimos controlar nuestro furioso ego.

No podemos y no nos convenceremos mutuamente. Sólo debemos recordar que ser Israel es mantener nuestra unidad a pesar de las diferencias y por encima de ellas. Además de que, al hacerlo, daremos un ejemplo que otros querrán seguir y lograremos salvará a nuestra nación de otra guerra civil y de otro exilio.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*