Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Se necesitan dos lados para construir un puente

diversidad ego diferencias unidad

La izquierda y la derecha no se comprometerán. No pueden, pues el ego humano es cada vez mayor y la gente se vuelve cada vez más obstinada e intolerante. No lo podemos evitar; la naturaleza está desarrollando el ego, igual que desarrolla cada planta y animal. Lo único que podemos hacer es dirigir nuestro ego hacia causas; positivas o negativas. Si elegimos lo primero, la humanidad se elevará a nuevas alturas en todos los aspectos de la vida. Si optamos por lo último, nos veremos involucrados en una Tercera Guerra Mundial.

Debido a que la naturaleza hace que nuestro ego sea más intenso, estamos destinados a dividirnos aún más de lo que ya estamos. Además, tal como lo vemos en Estados Unidos, el ego nos divide en dos mitades casi idénticas en tamaño. Y dado que la naturaleza también nos vuelve cada vez más obstinados, nos deja con dos opciones: luchar hasta la muerte o trascender a nuestras disputas y encontrar unidad por encima de ellas.

Para elegir la última opción y salvarnos de la destrucción, debemos hacer de la unidad el valor más importante en nuestra vida. No hay por qué entrar en conflicto con ninguno de nuestros valores actuales, como; devoción a Dios, cuidado al medio ambiente, campaña por los derechos de la mujer, patriotismo o por cualquier valor que actualmente apreciamos. La unidad debe nivelar todo por sí misma y es decir, podemos estar en desacuerdo en todo, pero al final, somos una nación.

Dentro de esa nación tienes a todas las creencias, razas, colores, géneros, agendas políticas y cualquier otra cosa que consideres. Pero tal como debería ser en una democracia vibrante, la diversidad hace que cada facción brille aún más. Sin la diversidad, no podríamos pensar ni juzgar ni aprender ni crecer como individuos. Seríamos robots, cuyas perspectivas estarían instaladas desde la infancia y nunca nos desarrollaríamos.

¡Pero la vida es desarrollo y cambio! La vida es nacimiento y muerte, día y noche, reflujo y flujo, tormenta y calma. La vida es una miríada de opuestos entrelazados para crear innumerables colores y matices y mantener armonía y equilibrio eternos. Aquellos que desean destruir la diversidad, desean destruir la vida.

No podemos tener un terreno común ni deberíamos tenerlo, porque eso sería el final de nuestra existencia como seres humanos. Cuando tomemos a quienes piensan opuesto a nosotros y construyamos juntos un dosel de unidad por encima de nuestras diferencias, descubriremos por qué estamos separados: porque se necesitan dos lados para construir un puente.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*