Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Regresaremos a la “normalidad” tras el coronavirus?

La naturaleza está haciendo su trabajo, sólo necesitamos apoyarla y el mundo sanará de la pandemia del coronavirus

naturaleza coronavirus
La gente se detiene para animar a los trabajadores de la salud, fuera del Hospital Mount Sinai West a las 7 pm durante el brote de coronavirus (COVID-19) en Nueva York

La naturaleza podría vivir en paz sin nuestra interferencia es algo que, indudablemente  estamos aprendiendo en la cuarentena de coronavirus. A medida que los países comienzan a considerar levantar el bloqueo impuestos para evitar un mayor contagio, vemos signos inequívocos de la recuperación ecológica del planeta. La naturaleza es una excelente maestra, ahora es nuestro turno de convertirnos en estudiantes ejemplares, aprobar el difícil examen que se nos puso y conseguir una buena calificación, al lograr mejorar nuestra relación con el medio ambiente.

“Cuando la gente dejó de desplazarse y de viajar, la superficie de la Tierra vibró menos”, se lee en un artículo reciente de National Geographic que explica que el coronavirus “silenció” al mundo con las medidas para frenar la pandemia y redujo el ruido sísmico. Eso pone en perspectiva el tremendo impacto de los humanos en la naturaleza, para bien o para mal.

Desde que COVID-19 presionó el botón de pausa del mundo, las imágenes de satélite publicadas por la NASA muestran una reducción significativa en las emisiones tóxicas y en la contaminación en Estados Unidos. El aire es dramáticamente más limpio en todas las grandes ciudades del mundo, el canto de los pájaros reemplazó el insoportable ruido de las metrópolis y los animales recuperan su hábitat y entran en las grandes ciudades.  Una conclusión obvia es que, en lugar de la carrera frenética del hombre para manipular el mundo, es mucho mejor si nos sentamos en silencio y permitimos que la naturaleza respire, se recupere y florezca.

Nuestro intento de controlar a los demás por orgullo y en particular, el comportamiento depredador entre nosotros, nos trae desesperación y aflicción. Sin embargo, la humanidad tiene capacidad de hacer un cambio consciente. El primer paso del cambio es comprenderlo. De lo contrario, si pensamos que todo está bien, no se puede arreglar nada.

Reduciendo la curva del pesimismo respecto al futuro

Si dejamos de producir, adquirir y acumular cosas innecesarias que asfixian al planeta, si discutimos e internalizamos qué es lo que realmente importa en la vida e invertimos más tiempo en cultivar relaciones buenas y saludables, dejaremos de sentir que la vida es un callejón sin salida y nuestro futuro parecerá más brillante y más claro.

Como nunca antes, estamos al borde de una ruptura histórica. Mientras la humanidad espera con impaciencia la reapertura de sociedad y empresas, no debemos sentir nostalgia por el pasado. Volver a lo que llamamos “normal” sería regresar al estado anormal que constantemente nos dejó sin satisfacción, persiguiendo objetivos poco realistas e inmersos en una competencia agotadora para tener éxito a toda costa. Sin embargo, dado que los viejos patrones egoístas ya demostraron no ser viables, vale la pena buscar el cambio, en lugar de retroceder. En última instancia, la crisis actual llegó para elevarnos a nosotros y a toda la creación a un nivel superior de existencia y sería prudente fluir con el poder armónico de la naturaleza y permitir que nos sane.

¿Cómo nos aseguramos de no variar nuestra trayectoria hacia un mundo renovado y rehabilitado? Seguiremos en el camino correcto si nos damos cuenta de que la naturaleza es armónica y circular, donde todos sus elementos deben estar conectados en un sistema integral en el que se apoyan y complementan entre sí.

La humanidad necesita imitar este patrón para estar en sincronía con la naturaleza y dejar de tratar mal a los demás. Debemos entender que formamos un sistema delicado en el que cada uno depende de los otros y debemos fortalecer constantemente la cohesión social. Ésta es la fórmula de la naturaleza para una existencia maravillosa, equilibrada, plena y eterna. Por eso, precisamente a partir de esta enorme crisis de coronavirus, podemos reducir el pesimismo acerca del futuro y elevar la curva de una nueva vida positiva.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Regresaremos a la “normalidad” tras el coronavirus?
  1. Gracias por sus mensajes,me faltaba escuchar algo, tan sustancioso y nutritivo como esto. Contemplaba la idea, de que la tierra se estaba,renovando, reiniciando y nos puso a todos de pie,Dios nos calmó sin usar ni balas ni cohetes, creo que nos hacía falta, unos más que otros. Equilibrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*