Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Puede la muerte de George Floyd guiarnos hacia un cambio positivo?

cambios positivos

′′E Pluribus Unum“, el lema que EUA muestra en su sello oficial, es particularmente relevante hoy, en ese país, a raíz de la muerte de George Floyd a manos de la policía. Su significado, ′′De muchos, uno”, representa el objetivo final de todas las sociedades y la única cura para las tensiones raciales como las que actualmente sofocan al país y a muchas ciudades del mundo, ¿podemos imaginar un futuro positivo cuando las heridas de la sociedad aún están abiertas? De hecho, no hay otra alternativa.

Socialistas, comunistas, capitalistas, ricos, pobres, gente de todas las razas, colores y antecedentes, conforman la olla en ebullición que es EUA, una Babilonia moderna con las mismas divisiones y luchas internas que caracterizaron a esa antigua civilización.

La historia de la humanidad se ha visto afectada por intensas guerras y luchas sociales que estallaron por inequidad, discriminación, racismo y xenofobia. Todas estas dolencias tienen una raíz común: la naturaleza humana con su intrínseco deseo de menospreciar e incluso anular al otros, en beneficio propio. De generación en generación, a medida que la humanidad se desarrolló, nuestro ego se hinchó hasta que las brechas entre nosotros se hicieron pronunciadas y complejas.

Hoy, alcanzamos niveles tan altos de odio mutuo, que si no buscamos la unidad para compensar nuestra hostilidad, nos destruiremos a nosotros mismos. Con base en nuestra experiencia de vida, sabemos que la transformación es difícil porque requiere que salgamos de nuestra zona de confort, en contra de las protestas del ego que se aferra al conocido status quo. Los hábitos y prejuicios nos atan y nos resistimos al cambio.

Como siempre, extendemos el pasado para imaginar el futuro, ahora es difícil imaginar un mañana brillante. Pero, si vemos nuestras condiciones actuales como un terreno fértil para una transformación profunda, notaremos en este momento de desafío, una invitación para abandonar nuestro pasado destructivo y pasar a un nuevo nivel de convivencia.

La humanidad es una familia que vive en un hogar llamado planeta Tierra, donde dependemos totalmente unos de otros. Por eso, no tenemos más opción que llegar a un acuerdo y cultivar buenas relaciones humanas por encima de cualquier cosa que nos divida: género, raza, religión, ideología, origen o intereses. El objetivo no debe ser borrar nuestras diferencias, sino utilizarlas para llegar a un estado superior, donde nos complementemos para alcanzar paz, comprensión y apoyo.

Actualmente, el odio ya no se puede curar con separación ni la separación nos llevará al amor. El odio sólo se cura con amor. Los términos; ′′amor”, ′′inclusión′′ y “unidad ′′ pueden sonar delirantes, pues realmente, nadie quiere conectarse. Está en contra de nuestra naturaleza, que es recibir para nosotros mismos. Por eso, la naturaleza nos empuja en la dirección correcta, nos presiona de la forma más difícil para que sigamos sus leyes de responsabilidad mutua y aprendemos a resolver nuestros problemas.

Cuando vemos a la naturaleza, vemos que a pesar de las constantes luchas por sobrevivir, sus elementos mantienen el equilibrio general y fomentan el crecimiento y la prosperidad. Además, las luchas realmente contribuyen a la evolución saludable de las especies. La interdependencia de todos y de todo en un mundo cerrado y redondo, estimula y nos ayuda a avanzar hacia la igualdad y la conexión como una familia cercana, donde cada miembro es diferente y todos se complementa mutuamente. Esa es la única forma de mantener y garantizar armonía y vitalidad para todos.

La presión de nuestro mundo globalizado representa, por primera vez, lo que la naturaleza nos exige a todos sin excepción, entender quiénes somos, el mundo en el que vivimos y la urgencia de aprovechar la fuerza del amor entre nosotros. Incluso pequeños pasos hacia la unidad y la conexión, por encima de nuestras diferencias, harán cambios positivos para conseguir ser: ¡De muchos, uno!

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*