Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Podemos salvar un abismo que nadie quiere salvar?

diversidad democraciaEstá escrito, “Donde no hay gente, trata de ser un hombre” (Mishnah, Avot, 2: 5). Parece muy apropiado que debamos invocar este adagio en un momento en que todos han perdido la confianza en los demás, en las autoridades y se sienten desesperados por el futuro. Estamos atravesando un duro despertar, un reconocimiento de la fragilidad de nuestra sociedad.

La democracia demostró una vez más su vulnerabilidad. Italia era una democracia antes de caer presa del fascismo. Alemania era una democracia antes de sucumbir al nazismo. Incluso el fundador del comunismo en China, originalmente tenía la intención de formar una democracia. El célebre historiador Maurice Meisner escribió sobre Mao Zedong: “Ni los términos ‘socialismo’ ni ‘bolchevismo’ aparecieron en el ‘Manifiesto’ de Mao. Más bien, fue ‘democracia’ lo que Mao llamó ‘la ideología básica’ de la resistencia a la opresión”. Ahora, parece que los Estados Unidos de América están pasando por la misma prueba cuando el sueño se convierte en pesadilla.

¿La democracia siempre tiene que fallar? ¿por qué el totalitarismo siempre parece superarlo? Quizás si lo entendemos, podremos entender cómo salvar nuestra sociedad agonizante.

Nos guste o no, diferentes personas tienen diferentes puntos de vista. Nunca habrá igualdad de ideas en ninguna sociedad en ningún momento porque, como dijeron nuestros sabios (Midrash Rabbah, 21: 2), “como sus rostros no son similares, sus puntos de vista no son los mismos. Más bien, todos y cada uno tiene su propia opinión”. Entonces ¿Cómo determinamos quién tiene razón cuando estamos destinados a ser diferentes? ¿por qué mi opinión debe ser la correcta y la opinión del otro incorrecta si ninguno de los dos puede convencer al otro? ¿hay algún error en el sistema?

No, no hay ningún error. El error está en nuestra comprensión del sistema. No hay similitud de puntos de vista porque no está destinado a haber. ¡Debe haber diversidad! Nuevamente, las diferentes opiniones no son desacuerdos; ¡son diversidad!

¿Por qué debe haber diversidad? Sin diversidad no hay evolución, no hay crecimiento, no hay vida. Todo existe sólo en sus elementos diversos y generalmente opuestos que trabajan juntos para mantener el sistema que habitan. Desde partículas de átomos hasta cúmulos de galaxias, el universo está formado por opuestos que cooperan para mantener el sistema que ocupan.

Los animales también se matan entre sí para alimentarse, pero así mantienen la salud y garantizan la supervivencia de las especies que cazan. Vivimos en un mundo de contradicciones porque sólo las contradicciones garantizan el desarrollo y el progreso.

Pero nosotros, la gente, somos la excepción. Establecemos democracias precisamente porque valoramos la diversidad y la necesidad de los desacuerdos como base para el avance, pero cedemos ante nuestro ego y determinamos que sólo nuestra visión es correcta. A medida que nuestro ego toma el control, perdemos de vista que obstaculizar la diversidad es una sentencia de muerte para nosotros y para la sociedad. ¿Cómo no darnos cuenta de que es precisamente la opinión contraria la que hace que nuestra propia opinión importe? ¿cómo no darnos cuenta de que mi adversario ideológico es quien da mérito a mi ideología?

Si nos silenciamos unos a otros, no sólo nos silenciamos a nosotros mismos, también silenciaremos nuestra mente, nuestro corazón y, finalmente, destruiremos nuestra sociedad y nuestra vida. Nada puede ser más peligroso que la creencia de que sólo yo tengo la razón y cualquiera que no esté de acuerdo conmigo está equivocado.

Ser hombre, volviendo al proverbio inicial, es defender la diversidad, cuando todos la reprueban. Es no pensar que sólo mi punto de vista es correcto, sino mantener mi punto de vista porque este es mi lado del puente, pero apreciar que otras personas, que tienen otros puntos de vista, mantienen el otro lado del puente. El nombre del puente es diversidad y lo construimos defendiendo la multiplicidad de puntos de vista. Ésta es la única forma en que podemos comenzar a avanzar.

Así como no podemos caminar con una sola pierna, sino que necesitamos ambas piernas para avanzar, nuestras opiniones se necesitan mutuamente para que nosotros, como sociedad, podamos avanzar. Donde no hay gente, es porque no hay puentes entre ellas. Constrúyelos y sé un hombre.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Podemos salvar un abismo que nadie quiere salvar?
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Muchas. Gracias. Hemos vivido en la ignorancia 🙏🙏🙏🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*