Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

No hay necesidad del Metaverso, con una pastilla basta

Metaverso

Mark Zuckerberg, director de Facebook, en el Metaverso con un esgrimista olímpico de medalla de oro, durante una conferencia de realidad virtual, aumentada, transmitida en vivo, para anunciar el cambio de marca de Facebook a Meta. Captura de pantalla tomada de un video publicado el 28/oct/2

Todos escuchamos que Mark Zuckerberg está construyendo una iteración hipotética de Internet, llamada Metaverso. En los clips que anuncian la plataforma, podemos verlo mudarse para vivir allí, en su universo virtual. La idea es permitir que la gente se comunique e incluso se mueva, independientemente de la distancia física que la separa y le permita viajar en el tiempo y entre países. No me gustaría estar cerca. No será un lugar donde la gente pueda ser feliz y en un lugar así, no quiero estar.

Toda la idea del Metaverso, como la entiendo, es que la gente vive una ilusión. En una esquina, un superhombre lucha contra un demonio; en otra esquina, los dinosaurios bailan música pop o algo por el estilo y yo estoy en una habitación con ellos, disfrutando del espectáculo.

¿Es esta la realidad? No, es una droga.

Si lo único que queremos es sentirnos bien, no necesitamos un Metaverso; una pastilla funcionará. Podemos hacer una pastilla que emita lentamente drogas que nos hagan sentir felices, colocarla debajo de la lengua y dejar que nos tranquilice todo el día. No necesitaríamos nada más; ¿para qué molestarnos en crear ilusiones de alta tecnología, cuando podemos disfrutar simplemente tomando una pastilla?

Puede haber placer sólo cuando quiero algo con tanta fuerza, que si lo obtengo, lo siento como placer. Pero si puedo tomar una pastilla que me haga sentir bien sin la deficiencia anterior, ¿por qué molestarme en sentirla? Es cierto que seré un zombi, enganchado a mi pastilla, pero mientras me sienta bien y no lastime a nadie, ¿qué hay de malo?

Seré como un león, acostado bajo un árbol todo el día y levantándome sólo cuando mi estómago está vacío o sea temporada de apareamiento, ¿es esta la vida del ser humano?

A los seres humanos se les dio la sociedad por una razón. Si nos desconectamos de la gente, para estar en un universo falso, nos convertiremos en animales, porque al conectarnos con los demás podemos revelar un mundo completamente nuevo.

El verdadero deleite de la vida no es adormecer nuestros deseos ni nuestra mente, sino intensificarlos y revitalizar nuestro espíritu. La única forma de fortalecer nuestros deseos es en la conexión con los demás. Cuando los vemos hacer lo que les gusta, aprender cosas que les enriquecen y aumentar sus capacidades, los envidiamos y queremos emularlos. Así crecemos.

Observa lo atentos que están los niños pequeños a su entorno. Sus ojos abiertos siempre están buscando cosas nuevas y sus oídos siempre están escuchando nuevos sonidos y palabras. Están ansiosos por aprender del mundo que les rodea; su deficiencia es enorme, por eso crecen tan rápido.

A medida que crecemos, cerramos los ojos, los oídos y principalmente el corazón, a las conexiones. Perdemos el espíritu de vida y buscamos placeres que lo compensen, para llenar el vacío en nuestro interior. Pero al hacerlo, renunciamos al propósito de la vida.

No estamos destinados a ser leones. Fuimos hechos para ser seres humanos conscientes de todo lo que nos rodea, conectados a la realidad y en constante interacción con el mundo que nos rodea. Estamos destinados a descubrir cómo funciona el mundo y cómo se entrelazan sus elementos. Estamos destinados a descubrirlo, interactuando con todo. Si queremos vivir, debemos dar y recibir, conectar y desconectar y así, crecer. No necesitamos un Metaverso para hacerlo, sino un universo real donde podamos vivir.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “No hay necesidad del Metaverso, con una pastilla basta
  1. Kennia González dice:

    El Mundo necesita una nueva mente y un deseo en comun para cambiar la dirección hacia un nuevo sistema y conciencia general. Gracias por el artículo, lo felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*