Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Muchos disturbios, un culpable

disturbios

[Moscú, Rusia, 2/feb/21: Policía antidisturbios durante una manifestación no autorizada en el centro de Moscú, en apoyo de Alexei Navalny. Después de que el tribunal de Moscú resolvió convertir la sentencia suspendida de tres años y medio, al activista opositor ruso Alexei Navalny en el caso de Yves Rocher en una pena de cárcel real, los partidarios de Navalny comenzaron a publicar en las redes sociales llamados a una manifestación en la plaza Manezhnaya. Actualmente la plaza está acordonada por la policía antidisturbios. Sergei Bobylev / TASS.]

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo durante la campaña electoral que cuando se trata del coronavirus, «una infección en un lugar es una infección en todas partes». Es cierto no sólo para el coronavirus. Vean los disturbios que hubo en EUA hace poco; parecen haber emigrado a Rusia. Otros disturbios, que comenzaron en Francia, se trasladaron a Holanda. En Myanmar hubo un golpe de estado; los gobiernos de otros países de Europa y otros lugares se tambalean y parece que la inestabilidad global se apoderó del mundo.

No es casualidad. Pensamos que la globalización era principalmente lazos económicos y financieros entre países, pero nos equivocamos.

En el mundo entero influyen los mismos pensamientos, las mismas tendencias y la misma mentalidad. Cuando hay problemas en un lugar, ¡hay problemas en todas partes! Esta es la nueva normalidad.

Todavía pensamos en nosotros como individuos separados, sociedades separadas y países separados, pero no somos nada de lo anterior. Estamos atados. Lo que una persona piensa, en Australia, influye en todo el mundo, incluso si vives en Alaska. Creemos que Internet es el medio para difundir ideas e incitar a la gente a la rebelión, pero es mucho más profundo que eso: nuestros deseos más básicos surgen de una fuente común: nuestro ego. Ahora estos deseos están comenzando a mostrar sus interconexiones. De aquí en adelante, no habrá problemas aislados, no habrá triunfos aislados; todo será compartido por toda la humanidad, nos guste o no. En los próximos meses y años, será cada vez más claro que, literalmente todos nos levantaremos juntos o todos caeremos juntos. Todos los disturbios y todos los problemas tienen un culpable: nuestro ego. Esa raíz común conectada ha sido expuesta y ya no podremos ocultarla ni ignorarla. Por eso, ahora, pensar que el interés propio no sólo es un lujo que no podemos permitirnos, es una desconexión de la realidad y una locura total.

Esta unión de deseos ocurre por una razón muy seria y profunda. Tener el mismo deseo es tener los mismos pensamientos, como vemos por el comportamiento y las expresiones de la gente en todo el mundo. En otras palabras, une a la gente. Si abraza su cercanía, será feliz y la sociedad prosperará. Si la rechaza, sufrirá porque la conexión sucederá de todos modos y nos pondrá en una realidad indeseable.

El mundo nos da mucho más de lo que necesitamos.

Si pensamos en nosotros como una sola familia global, podremos ver que no hay escasez de nada, no sólo en el nivel de productos básicos, sino en todos los aspectos de la vida, desde vivienda hasta atención médica y educación, incluso entretenimiento y ocio.

El ritmo del cambio crecerá y exige que nos adaptemos a él. Si no cambiamos nuestra actitud hacia la sociedad y no aceptamos la cercanía y la reciprocidad que está surgiendo en el mundo, sentiremos que estamos nadando contra corriente en un río que se está acelerando. Tenemos como opción: nadar río abajo y disfrutar del paseo o nadar río arriba, agotarnos, dejarnos llevar por el río y finalmente, ahogarnos.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
2 comentarios sobre “Muchos disturbios, un culpable
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Buen día. Muchas gracias. Cada día espero sus correos, me dan luz. 🌹 🙏

  2. Kalev+E.+Weinberg dice:

    Me llego hasta lo más profundo.Un abrazo desde Alaska

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*