Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La victoria pendiente

victoria judíos nazi

[MURMANSK, Rusia 9/may/21: Una mujer asiste a una ceremonia, para dejar flores en el Monumento a los Defensores del Ártico Soviético, como parte de las celebraciones del 76 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Lev Fedoseyev / TASS.]

El triunfo del ejército Rojo sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial fue una gran victoria. La reciente celebración del 76 aniversario de ese importante hecho histórico debería ser también un recordatorio de las atrocidades del régimen nazi, que actuó con odio visceral hacia poblaciones enteras, especialmente contra los judíos. La humanidad superó el surgimiento de esta fuerza perniciosa, pero aún queda trabajo por hacer para derrotar el origen subyacente de guerras y conflictos: nuestra naturaleza humana egoísta de beneficio propio que causa división y hostilidad.

No hemos aprendido mucho de la historia, ni el pueblo de Israel ni las naciones. Incluso hoy, se pueden encontrar en todas partes partidos nazis y de alguna manera, aceptamos la situación de que el antisemitismo está aumentando de nuevo, aunque no como era entonces. Debemos tener claro que, con base en las crecientes expresiones de odio contra los judíos, no habrá ningún problema en establecer un gobierno similar al que existió en Alemania. Tal escenario no necesariamente amenazaría sólo al pueblo de Israel en el Estado de Israel, sino a los judíos en todo el mundo.

El día de la victoria de Rusia fue un gran éxito contra el destructivo régimen nazi, contra la máquina de guerra bien engrasada que salió de Alemania, pero la ideología en sí no fue derrotada; está viva y coleando. El 9 de mayo de 1945, el mundo recibió una hermosa lección: si muchos pueblos se unen contra los que rompen todos los acuerdos y convenciones de civilidad humana, como las acciones perpetradas por el régimen alemán, tendrán éxito. Sin embargo, debemos reconocer que aún nos falta tratar la raíz del problema que todavía está entre nosotros.

Los rusos, por naturaleza, son un pueblo capaz de conectarse en momentos de necesidad y de enfrentarse a sus enemigos. Hitler fue un tonto al intentar ir contra ellos y muchos le aconsejaron que no lo hiciera, pero pensó que lo conseguiría, que sería el único en la historia que podría derrotarlos. Falló.

Un millón y medio de judíos de Rusia también se unieron al Ejército Rojo, se alistaron en la lucha y lucharon contra los nazis. A pesar de eso, a lo largo de los años, los rusos se volvieron claramente antisemitas. Aprendieron de los alemanes a odiar a los judíos y el odio creciente, junto con la plétora de difíciles condiciones de vida en la ex Unión Soviética, construyó dentro de los judíos un fuerte deseo de dejar Rusia e ir a Israel.

Yo mismo estaba entre los que emigraron; recuerdo bien esos tiempos. Fue a finales de la década de 1960, desde la Guerra de los Seis Días, ya se sentía que el estado judío emergente tenía una base sólida. Se consideró que Israel podía soportar los crecientes desafíos que enfrentaba, con la mentalidad decidida de los soldados y trabajadores que se necesitaban para que prosperara la nueva nación. Muchos judíos rusos se relacionaron con esta visión y expresaron su deseo de unirse a esta causa y llamar a la acción. Pero ni siquiera el establecimiento del estado de Israel ayudó a eliminar el odio que se aferra a nuestro corazón y que continúa atormentándonos.

El día de la victoria de Rusia sobre la Alemania nazi es un día digno de respeto para los héroes de esa guerra que se mantuvieron unidos y lucharon con valentía. Y al mismo tiempo, debemos hacernos una pregunta muy importante: ¿Por qué el mismo odio sigue en pie con toda su amargura y cómo podemos endulzarlo a partir de hoy?

Debemos recordar y volver a aprender que nosotros, el pueblo judío, tenemos una misión especial entre los pueblos de la Tierra: derrotar el instinto maligno que nos separa y luchar incansablemente por la conexión que derrotará al odio para siempre. De esta manera, cumpliremos nuestra misión en el mundo y reclamaremos la victoria más importante de la historia: paz y prosperidad duraderas.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*