Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La raíz del caos político en Israel

caos político IsraelLos últimos años han visto un creciente caos político en Israel. Cuatro elecciones en sólo dos años es demasiado para cualquier país. Pero ni siquiera después de la cuarta elección, hay un gobierno estable, está desgarrado desde adentro, amenazado desde afuera y el sentimiento predominante es que nadie está de acuerdo con nadie y se detestan. Sólo hay una solución al callejón sin salida: dejar de imponer modos de gobierno incompatibles, buenos para otras naciones, pero no para Israel y que el sistema político se ajuste a la naturaleza de la gente.

El sistema político multipartidista de Israel no es la estructura adecuada para el pueblo de Israel. Siempre hemos tenido múltiples opiniones en la nación; nuestra naturaleza es estar en desacuerdo y nos reímos de nosotros mismos, decimos: si se juntan dos judíos, hay tres opiniones. Pero, el ADN de nuestra gente es unirse por encima de las divisiones y usar las tensiones para formar un vínculo más fuerte que cualquier vínculo que pueda formarse.

Este modo de trabajo es la razón detrás del verso del rey Salomón (Proverbios 10:12), «El odio suscita contiendas y el amor cubrirá todas las transgresiones». Este planteamiento está también detrás de muchos otros textos que nuestros sabios y pensadores han escrito a lo largo de la historia.

En Educación y mundo, Martin Buber escribió: “No se nos pide que desdibujemos los límites entre las confraternidades, sino que reconozcamos la realidad común y compartamos la prueba de responsabilidad mutua. La separación de los corazones es una enfermedad que aflige a las naciones de nuestro tiempo… no hay cura, excepto para personas de diferentes puntos de vista que se necesitan con un corazón puro, para juntas esforzarse por revelar su base común, 

Con un espíritu similar, el libro Likutey Halachot afirma: «La vitalidad, el sustento y la corrección de la creación es gente de diferentes opiniones que se incluyen en amor, unidad y paz». El libro Assorted Counsels explica aún más: “La esencia de la paz es conectar dos opuestos. Por lo tanto, no te alarmes si ves a una persona cuya opinión es completamente opuesta a la tuya ni piensas que nunca podrán hacer las paces. O cuando veas a dos personas totalmente opuestas, no digas que es imposible que haya paz entre ellas. Por el contrario, la esencia de la paz es lograrla entre dos opuestos”.

En otras palabras, la forma correcta de trabajar de nuestra gente es tener múltiples opiniones dentro del mismo partido, el mismo órgano de gobierno, pero al mismo tiempo entender que ninguna opinión única es la correcta y que sólo puede ser correcta cuando todos se unen, después de que sus diferencias fueron reveladas, porque la decisión surge de un punto de unidad, que está por encima de la opinión personal.

Sólo si Israel trabaja así, tendrá un gobierno sólido y una nación que lo respalde, además, tendrá el apoyo del mundo, contrario a la situación actual en la que el mundo apenas puede evitar decirnos abiertamente que salgamos de la tierra que nos dio el 29 de noviembre de 1947.

Si bien puede parecer imposible lograr unidad por encima de nuestras diferencias, debemos recordar que no lo hacemos por nosotros, sino por el mundo. Este será el combustible que nos dé el impulso suficiente para cumplir con esta tarea, aparentemente imposible.

Nuestros sabios nos han enseñado que si nos unimos, unimos al mundo. En consecuencia, El Libro del Zóhar (Aharei Mot) dice: ‘Que bueno y que agradable es que los hermanos también vivan juntos’ Estos son los amigos, que se sientan juntos y no se separan. Al principio, parecen gente en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego vuelven a estar en amor fraternal.‎ …Y ustedes, los amigos que están aquí, como antes lo estaban en cariño y amor, de ahora en adelante no se separarán … y por su mérito habrá paz en el mundo”.

Haciéndose eco, Raaiah Kook escribió: «Si nos arruinamos y el mundo se arruinó con nosotros por el odio infundado, seremos reconstruidos y el mundo se reconstruirá con nosotros con amor infundado».

Por eso, en tiempos de división y disgusto, más que nunca, es nuestro deber unirnos por encima de nuestras diferencias y dar ejemplo de unidad. Este es el único remedio a nuestra incapacidad para establecer un gobierno sólido, una sociedad sólida y una vida pacífica.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*