Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La luz de Janucá para sanar un mundo dividido

la luz de janucá

La conmemoración del milagro de Janucá, el Festival de las Luces, se produce este año en momentos difíciles, cuando la oscuridad del antisemitismo vuelve a atacar a los judíos en todo el mundo. Nuestra existencia misma es un milagro después de ser perseguidos a lo largo de la historia y sobrevivir, y ahora no debería ser diferente. Nuevamente podremos superar todas las dificultades en el momento en que nos unamos. Sin embargo, esta unidad no se logrará mediante decretos presidenciales o la simpatía de los líderes políticos. Tales medidas solo nos dan tiempo para darnos cuenta de lo que realmente necesitamos hacer para prosperar y vivir de manera segura.

“Estoy orgulloso de que los judíos sean parte de mi familia”, declaró el presidente Trump en una ceremonia por Janucá en la Casa Blanca días atrás. En esa ocasión, firmó una orden ejecutiva para combatir el antisemitismo, reconociendo al judaísmo como una identidad nacional y no solo como una religión, lo que permite retener fondos federales de instituciones que brindan a los judíos protección contra la discriminación y el racismo. La medida trajo algo de alivio a una gran parte de la comunidad judía en Estados Unidos, donde el mundo académico se ha convertido en un bastión de odio hacia los judíos e Israel. Los judíos británicos también experimentaron cierta tranquilidad después de la victoria de Brian Johnson frente al antisemita Jeremy Corbyn. Pero esta calma es solo por tiempo limitado.

A pesar de las palmadas en el hombro y la lluvia de regalos recibidos, el antisemitismo en ebullición no cesará. El fenómeno aumentará y el odio a los judíos se volverá más fuerte y más destacado hasta que lleguemos a un acuerdo sobre la causa y la raíz del problema: la falta de comprensión de lo que nos hace judíos. Nuestra esencia central como nación es lograr la unidad por encima de las divisiones y ser una “luz para las naciones”, la victoria de la luz sobre la oscuridad y la unidad sobre la división. Esto es precisamente lo que simboliza el festival de Janucá, la victoria de los Macabeos (símbolo de las fuerzas de la unidad) sobre los griegos (símbolo de las fuerzas de la división).

El papel del pueblo judío

Traer una luz positiva al mundo es lo que la humanidad identifica como nuestro papel judío. Por lo tanto, hasta que nos unamos y llevemos a la humanidad a una conexión positiva, las naciones del mundo continuarán presionándonos, lo que se expresa como amenazas, condena y odio.

¿Cómo podemos detener la animosidad contra los judíos? Podemos hacerlo utilizando el actual período de gracia política para convertirnos en un conducto positivo de unidad hacia el mundo. Debemos comenzar a movernos en esa dirección. Trump y Johnson no estarán eternamente en el poder, y cuando los nuevos líderes los reemplacen, la ayuda que ahora tenemos se habrá ido.

Es nuestra responsabilidad cambiar y ser cambiado. Simplemente cambiando nuestra conciencia, podemos corregir el mundo y lograr la unidad de las naciones, para ser “como un hombre con un solo corazón”. Todos nosotros, sin excepción, estamos obligados a ello, como escribe el cabalista Rav Yehuda Ashlag: “Es cierto y inequívoco, que el propósito de la creación recae en los hombros de toda la raza humana, negra, blanca o amarilla, sin ninguna diferencia esencial ”(Arvut, la Garantía Mutua).

Nuestro período de gracia tiene una fecha de vencimiento, por lo que debemos apurarnos y organizarnos para lograr una cercanía entre nosotros. Es nuestra tarea entregar y poner a disposición el método de conexión de la humanidad -la sabiduría de la Cabalá-, al pueblo de Israel y, a través de él, a todas las naciones del mundo. El método de conexión generará el equilibrio adecuado del mundo, la curación que mejorará las cosas.

Si eludimos nuestro deber, existe el peligro de que el apoyo actual de algunos líderes mundiales nos dé una sensación exagerada de confianza, y la historia se repita y dé otro golpe. No debemos olvidar que en el pasado, el régimen nazi inicialmente tenía consultores pro-sionistas que luego se voltearon y se convirtieron en feroces antisemitas que condujeron a la Solución Final.

El proceso de curación

La ilusión de que tenemos partidarios inquebrantables es similar a los sentimientos de una persona con peligro de muerte que recibe un analgésico. Se siente bien a pesar de que la enfermedad continúa propagándose. Mientras tanto, la persona yace en la cama, hablando y riendo con otros a su alrededor, todos piensan que todo está bien, mientras que el individuo simplemente está insensible a la enfermedad que se infecta bajo la superficie hasta convertirse en un brote irreversible.

Hoy tenemos un período de descanso donde necesitamos digerir el proceso que se desarrolla frente a nuestros ojos, nuestro papel en el proceso y actuar de acuerdo a eso. No debemos simplemente pensar que todo sigue como siempre, porque nada sanará de esa manera.

La enfermedad de la división es rampante en el cuerpo del pueblo de Israel, y la curación es exactamente en la dirección opuesta, en nuestra unidad. La cura se encuentra en el amor al otro, en la construcción de relaciones positivas basadas en la gran regla, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Publicado en: Antisemitismo, Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*