Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La historia judía no contada de Hollywood

hollywood judíos historia judía

Foto: Gente visitando el Museo de la Academia del Cine, en Los Ángeles, 30/sep/21, en su día de apertura

Después de una década de retrasos y con un costo de casi 500 millones de dólares, el Museo de la Academia del Cine en Los Ángeles, finalmente se abrió al público en general; se proyectarán películas clásicas y guiones e imágenes de los albores del cine.

Pero para sorpresa de muchos, no se menciona en el museo a los pioneros que construyeron la industria de Hollywood: los judíos. Un artículo titulado “Los judíos construyeron Hollywood ¿por qué se borró su historia en el nuevo museo de la Academia?”, publicado en The Forward, llamó la atención de la gente sobre este tema. El autor cita a Doris Berger, curadora principal del museo que explica así la razón para omitir la audaz contribución judía en Hollywood: “Queremos atraer a muchas audiencias diferentes. Queremos que la gente se vea a sí misma en nuestros programas y exposiciones con objetos y películas muy conocidos y también cineastas menos conocidos. Nuestro objetivo es crear un diálogo».

Los judíos de Europa del Este que emigraron a Estados Unidos fueron los primeros en construir Hollywood. Hasta finales del siglo XIX, incluso principios del siglo XX, los judíos fueron excluidos de diversas profesiones, instituciones educativas y círculos sociales. Como no tenían nada, por un lado tuvieron una oportunidad abierta, por el otro, los judíos tomaron con ambas manos y con gratitud, el terreno baldío del cine.

El lugar estaba desocupado, era muy fácil entrar, trabajar y triunfar y fueron ahí como a cualquier lugar sin disturbios ni restricciones. Así, con la ayuda del sentido comercial desarrollado, los judíos hicieron de la industria del cine un cómodo colchón de prosperidad.

Es probable que detrás de la filosofía pluralista moderna de la conservadora judía del museo, se esconda la simple necesidad de ocultar esto, reducir la prominencia de los judíos y dejarlos fuera del radar. La verdad es que no es una gran pérdida, porque el pueblo de Israel, bendecido con sus habilidades, no está destinado a entretener al mundo ni darle una hora y media para que escape de la realidad.

La misión del pueblo judío es crear un pensamiento agudo y un corazón sabio para difundir una explicación satisfactoria de la naturaleza del mundo a la sociedad humana, darle herramientas y el conocimiento para conectarse en esta vida difícil. Esta es la doctrina de la nación, estos son los aspectos arraigados en nuestro pueblo que se nos manda conocer e inculcar en los demás. En otras palabras, hasta que nosotros, el pueblo de Israel, demos el método para arreglar el mundo, vale la pena que no seamos vociferantes.

Aun así, los judíos en EUA no pueden permitirse mostrar el estado actual de las cosas ni presumir de su contribución. El odio a los judíos está aumentando y no hay necesidad de agregar prominencia trivial. Necesitamos ser pioneros en presentar la historia de la humanidad: dónde estamos hoy y hacia dónde podemos dirigirnos si trabajamos por el cambio.

El drama, la comedia, la risa y el llanto son herramientas que tocan directamente el corazón. Y con ellas se puede describir con sensibilidad y sabiduría la inmensa dificultad en la que nos encontramos hoy. Con su ayuda es posible ilustrar, por un lado los desastres naturales que nos afligen, las crueles batallas y luchas que estallan entre nosotros y por otro lado, trazar con líneas claras nuestra habilidad para vencer fuerzas y crear un mundo mejor.

El pueblo judío puede ser pionero en crear un nuevo guión, una nueva trama para revertir la tendencia negativa actual de la sociedad y redirigir nuestros lazos; de recibir a dar, de odio a amor.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*