Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La defensa de Israel contra el terrorismo

Israel terrorismoLos ataques terroristas no son solo otro titular en las noticias, es la destrucción de vidas humanas interrumpidas, y es el pánico y el caos que arrasan un área a su paso. El miedo se propaga y se instala en la psique de las personas que lo viven. Durante dos semanas, terroristas han tenido como objetivo una serie de ataques brutales en ciudades israelíes, y nuevamente anoche en un popular lugar de vida nocturna en Tel Aviv que cobró la vida de tres jóvenes.

La ansiedad prevalece. Todos caminan por la calle con cautela, recelo, vigilancia y buscan automáticamente un lugar por donde escapar si otro terrorista motivado por el fundamentalismo islámico ataca de nuevo. El sonido de cada ambulancia evoca pensamientos de desesperación y preocupación.

Como israelíes, no hay necesidad de fingir que no pasa nada y actuar como si todo fuera normal. Todos necesitamos cuidarnos entre todos y estar atentos. También necesitamos abrir nuestros ojos a lo que está sucediendo en un nivel más interno y abrir nuestros corazones a lo que escribieron los sabios de Israel: “La principal defensa contra la calamidad es el amor y la unidad. Cuando hay amor, unidad y amistad entre ellos en Israel, ninguna calamidad puede sobrevenirles” (Maor vaShemesh – Luz y Sol). Asimismo, “Se nos ordena en cada generación que fortalezcamos la unidad entre nosotros para que nuestros enemigos no gobiernen sobre nosotros”.

Todo Israel es una amalgama en la que todos están conectados entre sí, pero no lo vemos y ciertamente no lo sentimos. Pero la conexión espiritual es directa: la conexión de nuestros corazones irradia favorablemente a toda la sociedad. Por eso, junto al fenómeno de los terroristas que hay que desarraigar, debemos actuar con todas nuestras fuerzas para unirnos y ser garantes unos de otros.

Solo si podemos apoyarnos mutuamente de todo corazón lograremos obtener una sensación de seguridad en nuestras calles. Pero mientras prefiramos vivir en nuestra propia burbuja, preocupándonos solo de nuestro bienestar personal, entonces una fría bola de nieve de indiferencia se forma entre nosotros, la cual rueda cuesta abajo recogiendo más capas de frialdad y alienación, y envuelve a cada uno en un manto de hielo que nos mantiene separados, hasta que el próximo desastre nos obligue a protegernos brevemente del peligro.

Nuestra Torá tiene que ver con el amor. Incluye la regla más importante, «ama a tu prójimo como a ti mismo». Debemos aplicarlo en los momentos de paz, no solo en tiempos de atentados terroristas, sino siempre porque, como nos dice nuestra sabiduría milenaria, el despertar al amor entre nosotros despertará un poder supremo, y es Él quien nos protegerá de todo mal.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*