Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Ingeniería social, la verdad es cuestión de perspectiva

ingeniería social perspectiva verdadEn los últimos años, el tema de ingeniería social, que se puede definir como manipular a la gente, para que actúe y opine de manera que se ajuste a la voluntad del manipulador, se ha convertido en un tema candente de debate. Ha sido así durante mucho tiempo, pero ahora somos conscientes. Es terrible lo que nos hacemos unos a otros, pero una vez que lo sabemos, al menos sabemos la facilidad con la que pueden engañarnos, que la verdad es cuestión de perspectiva y que nuestra perspectiva depende de quién es mejor para manipular.

La ingeniería social está en todas partes: en las noticias que muestran sólo una perspectiva, en los periódicos que tergiversan las historias, para mostrar lo contrario de lo que realmente sucedió, en fotografías tomadas en un escenario y cuyo pie de foto dice algo completamente diferente, en estudios falsos financiados por corporaciones o accionistas que dictan su hallazgo “científico” en “citas” de fuentes anónimas, que no pueden ser verificadas, pero nos dan la “información” que el ingeniero social quiere transmitir y, de muchas otras formas.

Antes, líderes y gobiernos usaban soldados, servicios secretos y policía para fortalecer su control. Hoy gobiernan manipulando al público para que crea lo que quieren que crea.

Pero no podemos culpar ni a líderes ni a gobernantes por manipular. Nosotros mismos queremos ser manipulados. Nadie quiere saber la verdad y como en el mercado, no se vende un producto si no hay demanda. Además, si le dicen a la gente una mentira que le gusta escuchar y la etiqueta como «verdad», encontrará muchos compradores.

En la actualidad, lo que le gusta a nuestro ego, lo consideramos verdad. Es como si toda la realidad estuviera frente a mí, pero mi atención está sólo en una caja. No veo la realidad que me rodea, sólo veo la caja.

La caja es mi ego y únicamente me proyecta lo que le agrada. Como resultado, creo que esa es la realidad, pues sólo me concentro en la caja y no puedo ver la verdad real.

Mientras tanto, los que manipulan las cajas que representan nuestra realidad, hacen lo que quieren. No sienten necesidad de ocultar sus vicios, porque la corrupción les da fama y gracias a la ingeniería social, pueden salirse con la suya. No hay escape a menos que nos liberemos de las garras de la caja, nuestro ego, que determina nuestra percepción.

Sólo hay una forma de liberarnos de la caja: adoptar un modo de trabajo opuesto. En lugar de centrarnos en lo que podemos recibir de lo que nos rodea, debemos centrarnos en lo que podemos dar.

Hasta que nos enfoquemos en dar en lugar de recibir, podremos sentir la verdadera libertad, la libertad del ego. Cuando nos liberemos del ego, juzgaremos todo por su naturaleza verdadera. Si suficientes personas adoptan esta mentalidad, nuestra realidad cambiará y no tendremos que luchar constantemente para imponer nuestra opinión a nadie.

Cuando hay guerra, todos pierden. Pero cuando todos intentan apoyarse y ayudarse mutuamente, todos ganan. Nuestra tarea es hacer que tanta gente como sea posible, tome conciencia de esta simple verdad. Cuando suficiente gente lo entienda, trabajará unida para crear una nueva realidad en la que todos sean cuidados y nadie sea manipulado.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*