Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Hay algún sustituto para el abuso de sustancias?

abuso drogas

Foto: Travis Hayes, de 65 años, se inyecta lo que él dice que es la droga sintética fentanilo, al otro lado de la calle donde London Breed, alcalde de San Francisco, acaba de dar una conferencia de prensa para presentar una legislación para frenar el aumento de sobredosis mortales en la ciudad, en la sección Tenderloin de San Francisco, California, EUA, 27/feb/20. REUTERS/Shannon Stapleton

El 26 de junio, la ONU conmemoró el Día Internacional contra el Abuso y Tráfico Ilícito de Drogas. El mensaje del secretario general fue: “En este día tan importante, no podemos permitir que el problema mundial de las drogas ensombrezca aún más la vida de las decenas de millones de personas que viven crisis humanitarias” -sugirió- “comprometámonos a levantar esta sombra de una vez por todas y a darle a este tema la atención y la acción que merece”. En mi opinión, mientras la gente quiera escapar de la vida y las drogas sean tan accesibles, el abuso y la adicción a las drogas seguirán plagando a la humanidad.

La vida siempre ha sido dura. En estos días, es aún más difícil para muchos o para la mayoría. Y las drogas son tan accesibles, que adolescentes y adultos jóvenes, que solían “alejarse” bebiendo o fumando, ahora lo hacen con drogas, incluso con drogas duras. Les da una buena sensación, desconecta sus pensamientos de las trampas de la vida y les permite sentirse aliviados y felices, incluso si es transitorio y aunque, posteriormente, les conduce a caídas más profundas.

Además, las drogas son un buen negocio. Muchos en los puestos más altos, ganan demasiado dinero para que la discusión sobre la eliminación del abuso de drogas sea relevante.

Por “puestos más altos”, no me refiero a los adictos ni a los traficantes. Me refiero a los legisladores en puestos que pagan mucho dinero, cuyo trabajo es denunciar la plaga del abuso de drogas y sustancias, pero lo único que hacen es mantener sus puestos.

Como muchos otros altos mandos, no ven la definición de su trabajo como una misión para ayudar a la humanidad, sino como aumento en su fuente de ingresos y ordeñan “la vaca” hasta que la dejan seca. En el caso de drogas, “la vaca” se alimenta de más adictos y la leche es el presupuesto abultado que reciben las organizaciones de “prevención del consumo de drogas”, que perpetúan el problema mientras fingen combatirlo.

Por eso, según las propias estadísticas de la ONU, las ventas de drogas en la “web oscura” casi se cuadruplicaron entre 2011 y 2020. Si hubiera la intención de eliminar el abuso de drogas, los que están en la cima del sistema habrían sido despedidos hace mucho tiempo. Pero como no tienen ese objetivo, son aclamadoos como héroes y su presupuesto se infla aún más, para hacer frente a la crisis “que se intensifica”.

Si realmente queremos resolver el tema del abuso de drogas, primero debemos decidir qué queremos hacer con los adictos. ¿Queremos que vivan o queremos que desaparezcan? Si es lo último, las autoridades deben darles condiciones adecuadas para que vivan hasta que desaparezcan. Si no podemos convencerlos de que hay más en la vida que escapar de ella, al menos debemos permitirles escapar con dignidad hasta que fallezcan.

Al mismo tiempo, debemos hacer que las drogas sean inaccesibles, así de simple. Es decir, si estamos dispuestos a sacrificar los trabajos bien remunerados de los encargados de “luchar” contra el consumo de drogas. Si realmente elegimos eliminar las drogas, debemos eliminar el acceso a ellas. Este es el primer paso.

Pero debemos ofrecer un sustituto. No todos lo querrán, pero debemos ofrecer uno que pueda satisfacer la necesidad que empuja, al menos a algunos, al abuso y a otras formas de escape.

El sustituto que debemos ofrecer son conexiones humanas de apoyo. Así como los veteranos de Vietnam, muchos grandes consumidores de drogas cuando estaban en servicio, dejaron de hacerlo cuando regresaron con su familia, ese sentimiento lo debemos dar a adictos actuales.

Este sentimiento de calidez familiar, de aceptación y de saber que otros se preocupan por ti, es el ingrediente que se está agotando en la sociedad, a un ritmo muy rápido. Y sin confianza y sentido de seguridad, la gente tiene miedo de enfrentar la vida y optará por escapar. La conexión humana es el único antídoto contra el abuso de drogas. No cuesta nada, no paga mucho y tiene muy malas relaciones públicas, pero funciona a las mil maravillas. Hacer que todos se sientan bienvenidos y seguros hará que se enamoren de la vida.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Hay algún sustituto para el abuso de sustancias?
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Gran verdad!!! Yo fui adicta y en AA he sentido el apoyo y la comprensión a este problema que muchos no comprenden. Llevar un programa espiritual, que me ha llevado a un nuevo estado de conciencia, a través de haber encontrado un contacto consciente con Dios. Muchas gracias. DIOS los bendiga grandemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*