Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Festival belga rompe la pausa del antisemitismo

antisemitismo

Mientras el mundo está ocupado tratando la crisis de salud, los actos antisemitas momentáneamente se esfumaron de nuestra conciencia. De hecho, esperan para estallar en cualquier momento. Un recordatorio de este odio sin solución contra los judíos estalló recientemente en el festival anual en Aalst, Bélgica, donde los perturbadores temas y disfraces antisemitas representaban judíos como alimañas, igual que durante la era nazi.

¿Porque los enemigos del pueblo judío nunca descansan? ¿qué quieren de nosotros?

El festival de Aalst como parte de la “lista representativa del patrimonio cultural de la humanidad” fue anulado el año pasado por la UNESCO. Porque en su celebración representaban enormes figuras, feas y con ropas judías tradicionales, rodeadas de bolsas de dinero y ratas, insinuando que los judíos son explotadores y codiciosos. A pesar de la condena de la comunidad internacional y de los grupos judíos, las protestas fueron ignoradas este año y el motivo antisemita familiar resurgió. Figuras disfrazadas de judíos jasídicos, con grandes narices y patas de insecto unidas a su torso se exhibieron prominentemente durante el evento.

Nada parece calmar a nuestros enemigos. Dado que nuestra contribución en ciencia, cultura y economía son claramente ineficaces para contener este odio recurrente, debemos buscar el remedio en otro lugar.

Según la sabiduría de la Cábala, el antisemitismo es una ley de la naturaleza. Incluso si las naciones del mundo no lo saben, en el fondo de su corazón, los antisemitas sienten firmemente que los judíos, de algún modo, tienen la clave de un buen futuro que no logran compartir con el resto del mundo. Este resentimiento interno hacia los judíos se transforma en antisemitismo franco.

Ser culpados por cada adversidad es realmente una maldición, pero también podría ser una bendición si jugamos bien nuestras cartas. Ser el punto focal del mundo también nos coloca en la posición más favorable para afectar el cambio positivo. Actualmente modelamos la fragmentación social. Imagina lo que sucedería si nos convertimos en el principal modelo a seguir de cohesión social y unidad.

Los judíos somos un pueblo unido bajo el principio central de la Torá, “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Sólo nuestro regreso a ese estado de amor, un estado perdido debido a nuestra profunda división interna, puede aliviar el odio que el mundo nos tiene. 

¿Porque es imperativo que los judíos se unan primero?

La unidad judía es la condición previa para convertirnos en ejemplo a seguir por el resto de la humanidad. Como está escrito en el antiguo libro de Cabalá, El libro del Zóhar: “Israel es el corazón del mundo y así como los órganos del cuerpo no podrían existir, ni por un momento, sin el corazón, de igual manera, las naciones del mundo no pueden existir sin Israel”.

Cada vez que el pueblo judío enfrentó riesgo de ruina, nuestra unidad nos salvó. Ahora tenemos oportunidad de usar el odio perpetuo hacia nosotros como recordatorio de que nuestra conexión es lo suficientemente poderosa como para sacarnos de las peores situaciones.

Etiquetado con:
Publicado en: Antisemitismo, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*