Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Está Europa al borde de una guerra nuclear?

Europa guerra OTAN

Foto: Magdalena Andersson y Sanna Marin, primeras ministra de Suecia y Finlandia, respectivamente, celebran una rueda de prensa conjunta con los medios de comunicación finlandeses y suecos, sobre su adhesión a la OTAN. La reunión se celebró en Estocolmo, Suecia, 13/abr/22, justo una hora antes de que el gobierno finlandés presentara su nuevo informe sobre política de seguridad al parlamento del país. Foto de Ninni Andersson/Regeringskansliet/Stella Pictures/ABACAPRESS

Los tiempos que corren ponen de manifiesto la vulnerabilidad de Europa y el riesgo de una nueva escalada bélica que podría estallar en una fracción de segundo. Finlandia y Suecia solicitaron su ingreso en la OTAN. Por otro lado, Rusia ve la medida como una amenaza y advirtió de una respuesta militar que incluye el despliegue de armas nucleares e hipersónicas en la zona del Mar Báltico, si esas naciones se unen a la alianza. 

Finlandia y Suecia afirman que, según los sondeos de opinión, la guerra de Ucrania provocó un aumento del apoyo público para que formen parte de la alianza militar de 30 miembros. Ambos países nórdicos se abstuvieron de entrar en la OTAN durante décadas, intentando mantener la neutralidad, pero parece que esos cálculos cambiaron. 

¿Podrían las tensiones en Europa desarrollarse en forma de conflicto nuclear? En primer lugar, en cuanto termine la guerra en Ucrania, las perspectivas del futuro, de los países europeos y del mundo en general, cambiarán profundamente la valoración de la vida antes y después del conflicto -si es que puede llamarse conflicto, porque es más complejo- y determinarán lo que nos espera. Pero hasta que no entendamos que nuestro deseo humano innato de dominio, no contribuye a promover un cambio positivo en el mundo, seguirá siendo una amenaza global para todos y el peligro de una guerra nuclear persistirá en Europa y en el resto del mundo.

Los riesgos de la expansión nuclear surgen con un propósito: hacer comprender a la humanidad que ni la amenaza y ni el dominio son la forma correcta de resolver los problemas entre países. Dado que las armas nucleares tienen la capacidad de exterminar a poblaciones enteras, obligan al mundo y a cada uno a temer ese resultado y a pensar en cambiar la sociedad humana para que ese escenario desastroso no se materialice.

Deberíamos haber aprendido la lección de los acontecimientos dolorosos, a lo largo de la historia, pero, por desgracia, la humanidad no aprendió nada. Y, seguimos tropezando con la misma piedra una y otra vez. 

Podremos evitar nuestra total aniquilación, hasta que entendamos que gobernar con odio y separación, sólo allana el camino hacia la destrucción. Cualquier esperanza de un futuro mejor, depende de nuestro deseo de cambiar nuestro enfoque estrechamente egoísta, por uno más amplio e inclusivo, de relaciones positivas entre personas y países. 

Como lo explica el destacado cabalista Baal HaSulam, en su reveladora obra Escritos de la última generación, «Las bombas harán lo suyo y las reliquias que queden después de la ruina, no tendrán más remedio que tomar la tarea de que ni los individuos ni las naciones trabajen para sí mismos, más de lo necesario para su sustento y que lo demás lo hagan en beneficio de los demás». Esperemos no tener que llegar a un punto de desesperación para reaccionar y cambiar el curso de acción de interés propio a cooperación y cuidado mutuo. 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “¿Está Europa al borde de una guerra nuclear?
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Así me encuentro, en lo que a mi y a mi familia respecta, nada va a cambiar por la obstinación y terquedad que está intrínseca en nuestra naturaleza «mejor sería enfrentarnos a una isa rabiosa defendiendo a sus cachorros que un obstinado y terco» está escrito en proverbios y admite que yo sola no puedo con mi vida mucho menos con los hijos. Pero Dios sí puede. Ojalá aceptara la debilidad de mi naturaleza entonces caminaria bajo la voluntad de Dios y no la mía. Muchas gracias. DIOS los bendiga grandemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*