Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

¿Dos centros para el pueblo judío? Tal vez, pero con una advertencia

No es ningún secreto que a lo largo de los años, la relación entre judíos estadounidenses y el Estado de Israel, ha tenido altibajos. En los últimos años ha tenido más bajos que altos. Hoy, están en un punto en el que muchos judíos estadounidenses que se preocupan por Israel, sienten que los alienan, no son aceptados como judíos y ciertamente, no como judíos con los mismos derechos.

Además, muchos judíos estadounidenses rechazan por completo la asociación del judaísmo con el Estado de Israel o tienen una afiliación especial con el estado judío, porque son judíos. Recientemente, Business Insider publicó una historia de judíos de EUA que condenan ferozmente al presidente Trump por declaraciones que consideraron «antisemitismo de libro de texto». Según el periódico, «Durante una conferencia telefónica anual en la Casa Blanca, para honrar las Fiestas Altas … Trump dijo a los líderes judíos: ‘Realmente los apreciamos, también amamos a su país y muchas gracias'», un líder judío dijo: “Es realmente importante que separemos a los judíos estadounidenses de Israel; no somos lo mismo. Es antisemita sugerir que lo somos». Otro líder enfatizó: «Trump parece incapaz de comprender el simple hecho de que los judíos de EUA, son estadounidenses, punto».

Evidentemente, el abismo entre algunos judíos estadounidenses y el Estado de Israel es tan amplio que hay distanciamiento total. Pero, aunque estos judíos no ven ninguna conexión entre ellos e Israel, sí se identifican como judíos y se sienten conectados con el judaísmo.

Naturalmente, me gustaría ver a todos los judíos del mundo, unidos. Pero hablando de manera realista, es imposible. Y, en verdad, no creo que sea una tragedia que no podamos superar. El punto importante a tener en cuenta, no es la conexión de los judíos con el Estado de Israel, sino la conexión de los judíos con sus compañeros judíos. Como explicaré a continuación, si los judíos estadounidenses lo logran, serán bienvenidos en cualquier lugar y en todas partes y se eliminaría el antisemitismo.

Aunque a la mayoría de los judíos les gustaría pensar que son iguales a los demás, no lo son y nadie los trata como tales.

Por muy incómodo que esto nos haga sentir, los judíos son diferentes y prácticamente todos, excepto los judíos, lo admiten.

Por eso, no tiene sentido declarar que «los judíos de EUA son estadounidenses, punto». La verdad es que, para una gran cantidad de estadounidenses, los judíos son, en primer lugar, judíos y luego, quizá, estadounidenses. Y dado que los judíos son señalados de todos modos, lo mejor para ellos es saber que pueden ser señalados con elogios en lugar de, con condenas.

Aquí es donde entra en juego la vocación judía. Los judíos acuñaron los términos «Ama a tu prójimo como a ti mismo» y «Lo que odias, no se lo hagas a tu amigo». Los judíos tenían la tarea de ser «luz para las naciones», de elevarse por encima de su ego y aprender a amarse a pesar de sus faltas. Fueron seleccionados para servir como sociedad modelo, basada en amor más que en odio y egoísmo.

Para ser una sociedad modelo, los judíos de EUA no necesitan la legitimidad del Estado de Israel. Si se unen entre sí, se convertirán en ejemplo para el resto de la sociedad estadounidense, pues, de todos modos, los judíos constantemente están en la mente de la gente (en Estados Unidos y en todas partes). Por eso, una vez que muestren unidad, naturalmente se convertirán en ejemplo positivo.

Uno de los valores fundamentales del judaísmo es Tikkun Olam (corrección del mundo).

Para muchos judíos estadounidenses, fomentar Tikkun Olam es parte esencial de su identidad judía. Sin embargo, no podemos hacer avanzar Tikkun Olam hasta que nosotros mismos seamos el buen ejemplo que la gente quiera emular. Mientras no lo hagamos, nuestro mensaje no será creíble. Por eso creo que Tikkun Olam debe empezar en casa, dentro de la comunidad judía de EUA. El rey Salomón escribió (Proverbios 10:12): «El odio provocará contiendas y el amor cubrirá todas las transgresiones». Una vez que sigan este enfoque entre ellos, serán el ejemplo envidiable que se esfuerzan por ser. Hasta entonces, los estadounidenses los considerarán parias.

Por esta razón, el primer objetivo que deben alcanzar los judíos estadounidenses es solidaridad y unidad interna. Si lo logran, brillarán en los fragmentos de la sociedad estadounidense y se convertirán en el modelo de sociedad justa y moral que todos tratarán de emular.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*