Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Demasiado privilegiado para sentir vergüenza

vergüenza juventud valoresCuando éramos niños, los adultos a menudo nos regañaban diciendo: «¡Deberías avergonzarte de ti mismo!» o «¡Qué vergüenza!» No ayudó. Y ahora, los jóvenes se sienten tan privilegiados que ya nadie intenta usar esta «herramienta educativa». Hoy, si queremos que la gente cambie su comportamiento, tenemos que ir mucho más allá de avergonzarla; tenemos que cambiar la motivación de su trabajo.

La principal diferencia entre los jóvenes de hoy y de los de hace unas décadas, es que hoy se sienten más parecidos. En todo el mundo usan la misma ropa, se comunican en el mismo idioma (inglés) y tienen más o menos la misma cultura. Como se sienten más afines, sienten que lo que tiene en su interior no es nada especial, que todos tienen los mismos rasgos y que no hay nada de qué avergonzarse.

De hecho, ¿qué puede decir la gente sobre mí que sea tan singular y terrible que debería avergonzarme? No hay un solo rasgo en mí que millones de personas en el mundo no tengan, entonces, ¿por qué debería avergonzarme?

Incluso con los niños, usar el «¡Debería darte vergüenza!» debe ser mínimo o creará una inseguridad injustificada que perjudicará su desarrollo. Además, incluso si los avergüenzas, su vergüenza es como la nuestra: vergüenza de que los atraparan, no de haber hecho algo malo.

El respeto es algo que (aún) deseamos, así que puedes jugar con eso, pero no es vergüenza. Es simplemente que nadie quiere quedar mal.

Pero, si los valores de mi sociedad están torcidos, mi «vergüenza» también estará así. Si, por ejemplo, salgo con delincuentes, ser un delincuente con éxito me enorgullecerá. Si la policía me atrapa, no me avergonzaré por mi crimen, sino porque no cometí mi crimen lo suficientemente bien, como para que no me atrapen.

Por eso, si queremos que la gente cambie, no debemos trabajar avergonzándola, sino cambiando sus valores sociales.

Actualmente, el valor principal es que la gente se siente con derecho. Las superestrellas y los ídolos de las redes sociales se jactan de su sentido de derecho, hasta el punto de que los sociólogos lo llaman la cultura del “¡Yo! ¡Yo! ¡Yo!», «epidemia de narcisismo».

Si queremos una sociedad diferente, debemos cambiar los valores de la gente. En medios de comunicación, redes sociales y sistema educativo, se deben hacer esfuerzos concentrados y orquestados para cambiar nuestros valores sociales.

Si veneramos a gente que une a la gente, nuestra sociedad estará más conectada. Si hacemos que la gente tome conciencia de que la aldea global no es una pequeña ciudad en Iowa o en algún lugar, sino un término que significa que todos estamos conectados y dependemos unos de otros para nuestra vida, la gente comenzará a tratarse de forma diferente. Su interés propio la impulsará a ser considerada. A partir de ahí, comenzará a desarrollar un cuidado más genuino y nuestro mundo podrá volver a la cordura.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Demasiado privilegiado para sentir vergüenza
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Totalmente de acuerdo!!! Tengo 34 años en AA y siempre se utilizó el avergonzarnos de tal forma que se convirtió en venganza. Hoy ya no funciona esa manipulación-control para que comprendan que lo único que puede llevarnos a la libertad de todo tipo de dependencia. Es tener un contacto consciente con Dios. Todo lo demás son procesos-medios no fines. Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🙏🙏🙏🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*