Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Cuando se trata de vacunas, no hay unidad en la Unión Europea

unidad unión europea vacunasEs difícil describir el fiasco de la Unión Europea en relación con las vacunas mejor que James McAuley lo hizo en su columna más reciente del Washington Post: «Imagínate estar en medio de la mayor crisis de salud pública del siglo», escribe «y finalmente, gracias al ingenio de la ciencia, obtienes las herramientas para terminar esa crisis, pero, de la nada, decides que no las usarás. Bienvenido a la Unión Europea, donde los líderes políticos, habitan en mansiones de incompetencia burocrática y arrogancia política, mientras una tercera ola de casos COVID-19, amenaza al continente y surgen nuevas variantes». Más adelante en la columna, McAuley pregunta “¿qué se necesita para que la UE vacune a sus ciudadanos, como si su vida estuviera en la línea?”

McAuley ofrece muchas razones que podrían resultar en ese fiasco, pero creo que la verdad es muy simple: es una lucha liderada por grandes egos que se preocupan sólo por su propio prestigio. ¿Cuándo ha habido unidad en la Unión Europea? ¡Nunca! Desde su inicio, ha habido luchas de poder, explotación y abandono de los Estados miembros (¿recuerdas a Grecia en la crisis financiera de 2008 o a Italia en la primera ola de la pandemia?). Cuando esto viene junto con las declaraciones elevadas de «construir una sociedad justa y funcional es la prioridad política de la Unión Europea», para citar la ciencia Hub de la UE o la página que la UE titula «Solidaridad europea en acción», para documentar (los pocos) ejemplos de solidaridad en Europa para enfrentar la crisis COVID-19, no se puede evitar sentir desconfianza profunda de la sinceridad de los líderes. de la UE.

Lo he dicho muchas veces: una organización con base en el ego, no puede durar y mientras más dura, más sufre la población bajo su influencia, hasta que la rompe. Lo único que los burócratas de la UE logran hacer y en esto sobresalen, es hacer que los ricos y poderosos sean aún más ricos y poderosos. «Siembra vientos y cosecharás tempestades», dijo el profeta Oseas (8: 7). De hecho, el espíritu de alienación y explotación que impregnó a la UE, desde su inicio, mató toda posibilidad de solidaridad y ahora está costando la vida de miles de europeos, mientras que otros países desarrollados ya están saliendo de la pandemia. Cuando no nutres la solidaridad, no puedes esperar que la tendrás en un momento de necesidad.

Covid-19 es el primer golpe y fue suave; hay muchos más en el camino. El primer golpe tomó millones de vidas. Los golpes siguientes tomarán muchas más. Mientras el ego sea nuestro rey, la vida nos castigará y el ego no nos permitirá recuperarnos. Golpe tras golpe, la humanidad se derrumbará por el dolor, hasta que entendamos que el verdadero enemigo no es la naturaleza que da golpes como Covid, sino nuestro propio ego, que no nos deja superarlos de manera fácil y rápida.

De hecho, si por cada golpe reforzáramos nuestra unidad, lograríamos una  sociedad humana que asegura una buena vida para todos en el planeta. Ya podemos hacerlo, pero no queremos, pues nadie obtendrá el crédito y sin un trofeo para el ego, no hay motivo. Al mismo tiempo, hay una fuerte motivación para evitar que se ayude a la humanidad, así, nadie tendrá el crédito.

Hasta que aprendamos a forjar solidaridad verdadera, no tendremos una buena vida en este planeta. Ya sea una cuarta ola de covid, clima extremo de intensidad sin precedentes o alguna otra estrategia que la naturaleza podría tener, sentiremos cada vez mayor molestia y dolor, hasta que nos rindamos y destronemos al ego.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Cuando se trata de vacunas, no hay unidad en la Unión Europea
  1. Rosa Maria Lomeli Delgado dice:

    Buen día, muchas gracias. Destronar al ego es mi tarea principal de cada día con este monstruo estúpido rabioso, que me ha boicoteado siempre. Dios los bendiga grandemente 🙏🙏🙏🌹🌹🌹

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*