Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Cuando los robots nos quiten nuestros trabajos

robots trabajo

Foto: Robots de servicio, en situaciones como. abastecimiento, se puede ver en el pabellón del fabricante Hyundai en Hannover Messe 2022.

¿Qué haremos cuando los robots tomen nuestro trabajo? En muchas áreas del mercado laboral ya sucede. Desde cajeros hasta abogados, las máquinas computarizadas están reemplazando a los humanos a un ritmo alarmante, que sólo se acelera. No pasará mucho tiempo antes de que los robots se hagan cargo del trabajo agrícola, de entrega de mercancía, de la mayoría de los trabajos de producción y de hoteles. Las máquinas también reemplazarán a los cajeros bancarios, al personal de los centros de llamadas, además de muchos otros trabajos que ya se han automatizado en gran medida.

Pero, hay un área donde cada vez se requerirá más gente y las computadoras nunca tomarán su lugar, es la educación. Por educación no me refiero a aprender. Los robots pueden enseñarnos todo, desde matemáticas hasta historia. Pero, los robots no pueden educarnos en el sentido más profundo de la palabra. Los robots no pueden convertir a un niño en un adulto seguro de sí mismo y socialmente positivo. Esto cae exclusivamente en el ámbito de los educadores.

En el mundo actual, todo está conectado. No es sólo internet lo que nos conecta. Todos los productos del planeta se fabrican en múltiples países; los alimentos se cultivan y fabrican en varios países; la energía que usamos para calentar, cocinar y conducir, se produce o bombea en países diferentes de aquellos en los que se usa. Si no fuera por nuestras conexiones, en todos los niveles, desde el más personal hasta el internacional, no sobreviviríamos.

Sin embargo, aunque estamos totalmente conectados y somos dependientes unos de otros, también nos hemos vuelto muy hostiles. Los recientes tiroteos masivos en EUA y la guerra entre Rusia y Ucrania, son ejemplos notables de la enemistad que gente y naciones sienten entre sí. Y no es sólo a nivel impersonal, también entre hermanos, cónyuges, amigos y compañeros de trabajo. La desconfianza está en todas partes y donde no hay confianza, no puede haber comunidades fuertes ni familias felices. Donde no hay comunidades fuertes ni familias felices, no hay gente feliz. Como resultado, la sociedad se está desmoronando y ninguna tecnología puede detenerlo.

Dado que las computadoras no pueden enseñar a la gente a confiar en los demás ni a cuidarse, el trabajo más requerido en el futuro será el de educadores: personas que enseñen a otros a ser solidarios, que se esfuercen por mantener una sociedad con base en responsabilidad mutua, en lugar de aislamiento y sospecha.

Una sociedad así no será menos vital ni enérgica que la sociedad híper competitiva de hoy. Pero no competirá para vencer, sino para aportar más a la unión y conexión.

Aún habrá elogios y honores, pero no serán para aquellos cuyos actos egoístas pisoteen a todos en su camino, sino para los que, con su trabajo, empoderen a otros. Los logros individuales no sólo se multiplicarán, la sociedad los alentará, pues la harán avanzar, sin lastimar a nadie. En una sociedad así, la gente sentirá que puede lograr su sueño y ser lo que quiere ser y al mismo tiempo, ser parte de una sociedad vibrante y solidaria.

La educación para llegar a una sociedad así, requiere sensibilidad y comprender la naturaleza humana. A medida que más y más gente adopte esta nueva mentalidad, habrá más y más educadores de este tipo, que revertirán la alienación que domina nuestras relaciones y ayudarán a crear una sociedad solidaria e inclusiva.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Cuando los robots nos quiten nuestros trabajos
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Muchas gracias por compartir. Ojalá estemos dispuestos a llevar a cabo esa gran responsabilidad de educar sabiamente no sólo a los niños sino en cualquiera de las comunidades existentes. Dios los bendiga grandemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*