Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Causa y solución a las crecientes exenciones al servicio militar en Israel

Nuevos datos muestran que uno de cada tres israelitas designados para el servicio militar obligatorio, reciben exención, la mayoría por cuestiones de salud mental. Las alarmas sonaron cuando esta estadística prácticamente se duplicó en los últimos cuatro años. La explicación más probable es que jóvenes sanos, están haciendo hasta lo imposible para registrarse como mentalmente incapaces para servir en el ejército.

Este fenómeno no es nuevo, pero sí asienta una tendencia global a la baja en el reclutamiento del FDI (Fuerzas de Defensa de Israel). Por ejemplo, cuando me enrolé en la Fuerza Aérea de Israel, hace cerca de 40 años, la atmósfera que prevalecía era; “Pronto todo esto habrá terminado y podré viajar a Estados Unidos, India, Australia o a cualquier otro lugar, lo importante es que sea lejos de la guerra”. Este pensamiento dio a los soldados fuerza para llegar al día de su liberación del ejército.

Obviamente, la motivación actual para servir al país es menor. Sobretodo cuando el discurso despectivo y la crítica hacia el Estado de Israel, es una realidad que se siente, tanto dentro como fuera del país. En un clima así, ¿quién tiene fuerza y motivación suficiente para someterse a los duros entrenamientos y a luchar devotamente por Israel? Este ambiente general hace que los ciudadanos de Israel piensen que salir del país, es una opción mucho más deseable que el servicio nacional.

Yo creo que este no es el camino. No sólo me uní a la Fuerza Aérea cuando llegué a Israel, sino que eduqué a mis hijas con la idea de dedicar dos años completos al servicio de su país. El ejército es como una nación dentro de la nación, donde ciudadanos de todos los ámbitos se sienten unidos bajo una identidad común, dentro de un clima que niega esa unión. Tener la experiencia tan especial de proteger el hogar común, es algo que no se puede sentir en ningún otro entorno.

Me duele que hayamos desarrollado tal desprecio a la tierra de nuestros antepasados. Sin embargo, también me queda claro que el espíritu interior de Israel, la idea de amor fraterno, no debe ser eliminado. La Tierra de Israel siempre será el espíritu central que da vida al pueblo judío.

Los valores que unen al pueblo de Israel deben ser inculcados en las siguientes generaciones, si continuamos actuando como de costumbre y dejamos que el desprecio hacia el país llene nuestro corazón, la vida empeorará y no sólo para nosotros, sino para la humanidad en su conjunto. (Este punto lo he explicado extensamente en otros lugares, es la misión vital del pueblo de Israel.)

Por eso, debemos educar a nuestros jóvenes para que reconozcan la importancia de nuestro pueblo y Estado. Como parte integral de nuestra educación, debemos aprender la esencia de nuestra raíz espiritual, la razón por la que se nos concede la Tierra de Israel y nuestra misión de unirnos y transmitir el espíritu de unidad al mundo. Si lo entendemos, nos daremos cuenta de la importancia de protegernos, a nosotros mismos y a nuestra tierra, de las amenazas enemigas. Del mismo modo, cuando sintamos la importancia de la misión de este pueblo único y que el valor de nuestra patria llene a los ciudadanos israelíes y especialmente a los jóvenes, los porcentajes de reclutamiento para servir a Israel, aumentarán en consecuencia.

Etiquetado con:
Publicado en: News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*