Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Seis días de junio que cambiaron a Israel para siempre

Israel guerra de los seis días junio

Moshe Dayan , ministro de Defensa de Israel, Yitzhak Rabin, jefe de Estado Mayor del ejército y Uzi Narkis comandante de Jerusalén, caminan por la Puerta del León hacia la Ciudad Vieja de Jerusalén, en junio de 1967, durante la Guerra de Oriente Medio, también conocida como la Guerra de los Seis Días, En esta imagen publicada el 4 de junio de 2007 por la Oficina de Prensa del Gobierno de Israel (GPO). Esta semana, hace cuarenta años, Israel logró la victoria en seis días en una guerra con Egipto, Siria y Jordania, capturó la península del Sinaí, los Altos del Golán, la Franja de Gaza y Cisjordania, incluida la Jerusalén Oriental Árabe. La Jerusalén oriental árabe sigue siendo objeto de profundas divisiones entre israelíes, palestinos y la comunidad internacional. REUTERS / Ilan Bruner

En el mes de junio, hace cincuenta y cuatro años, estalló la Guerra de los Seis Días. Lo que llevó a esa guerra, fue un período de semanas de estrés y ansiedad en Israel, sabiendo que una guerra estaba a punto de estallar y que la intención de los ejércitos enemigos era borrar al país del mapa, como la tuvieron en 1948, durante la Guerra de Independencia de Israel. Pero hace cincuenta y cuatro años, seis días después de que estalló la guerra, se declaró una tregua e Israel quedó varias veces más grande que seis días antes y en control de todo el Sinaí, los Altos del Golán, toda Jerusalén y el Banco del Oeste.

Al principio, los israelíes estaban extasiados y con alivio. Pero pronto, la arrogancia se instaló, la presunción comenzó a contaminar a la nación y la división plagó a la sociedad israelí. Desde entonces, Israel no ha sido el mismo. La Guerra de los Seis Días cambió a Israel para siempre, aunque para mal, para mucho peor. El premio por derrotar indiscutiblemente a los ejércitos enemigos en todos los frentes, nos intoxicó y nos convirtió en tontos arrogantes. En lugar de usar la victoria para mostrarle al mundo para qué es realmente Israel, nos jactamos de que los judíos también podemos ser fuertes.

El mundo no necesita judíos fuertes; necesita liderazgo espiritual, orientación hacia el amor por los demás, como enseña nuestra Torá. El mundo tiene muchas naciones fuertes, pero ninguna que pueda traer unidad a la familia de las naciones. Eso lo esperan de los judíos. Y dado que los judíos sólo se jactan de su poder militar y no de su solidaridad, en lugar de apoyar al Estado judío, el mundo cambió su apoyo a los palestinos.

Nuestros sabios siempre han conectado la prosperidad y el éxito de nuestra nación con la unidad y nuestros fracasos con la división. El libro Masejet Derej Eretz Zuta (capítulo 9), por ejemplo, escribe sobre el poder de la unidad: “Así diría el rabino Eleazar ha-Kappar, “Ama la paz y detesta la división. Grande es la paz, porque incluso cuando Israel adore ídolos, si hay paz entre ellos, el Creador dice: ‘No deseo tocarlos [dañarlos]’. Pero si hay división,¿qué se dice de ellos? ‘Su corazón está dividido; ahora cargarán con su culpa»’ (Oseas 10: 2).

Incluso antes del establecimiento del Estado de Israel, el gran pensador y cabalista Rav Yehuda Ashlag, también conocido como Baal HaSulam, escribió en un ensayo titulado La libertad: «La cuestión de la unidad social … puede ser la fuente de toda alegría …y la separación entre ellos es la fuente de toda calamidad y desgracia».

Seis años después de la Guerra de los Seis Días, estalló la Guerra de Yom Kippur [también conocida como Guerra de Octubre] y nos tomó totalmente desprevenidos. Logramos salir adelante y ahuyentar a los invasores, pero pagamos mucho por nuestra arrogancia y complacencia. Y ni así, aprendimos la lección. Desde entonces, cada vez que Israel se enfrenta a una campaña militar, nos unimos y ganamos. Pero cada vez, nuestra unidad disminuye. En la última campaña, Operación Guardián de los Muros, nuestra unidad se erosionó por completo.

Condenamos nuestra creciente división ante la intensificación del antisemitismo y del sentimiento antiisraelí, pero no entendemos que precisamente por nuestra división, se intensifica el antisemitismo y el sentimiento antiisraelí.

El dulce néctar de la sensación de omnipotencia es el veneno que destruye a nuestra sociedad. Tenemos que entender que nuestra fuerza militar nos da tiempo, pero no durará para siempre. Nuestra unidad es nuestra verdadera arma, pues convierte a nuestros enemigos en amigos y une al mundo a nuestro alrededor, en lugar de contra nosotros.

Henry Ford, antisemita rabioso y uno de los modelos a seguir de Hitler, escribió palabras sorprendentemente positivas y esperanzadoras sobre los judíos en su nefasto libro, El judío internacional: el problema más importante del mundo: “Todo el propósito profético, con referencia a Israel, parece haber sido la iluminación moral del mundo, con su organización». En otro lugar escribe, «Los reformadores modernos, que están construyendo modelos de sistemas sociales en el papel, harían bien en investigar el sistema social bajo el cual se organizaron los primeros judíos». De hecho, como escribe el libro Maor VaShemesh, “La principal defensa contra la calamidad es amor y unidad. Cuando hay amor, unidad y amistad entre ellos en Israel, ninguna calamidad puede sobrevenirlos «.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Judíos, News
Un comentario sobre “Seis días de junio que cambiaron a Israel para siempre
  1. la historia siempre se repite por décadas por cuanto ya está escrita y pienso que ya no sé puede hacer nada por que escrita està es mi humilde opinión el mundo cambia sólo cambiando el pensamiento en amor y perdon y eso es incierto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*