Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

El futuro de los israelíes que viven en EUA

judíos futuro israelíes EUA

Manifestación en apoyo de Israel y contra el antisemitismo en Nueva York, EUA, 23/may/21.

Un estudiante israelí que vive en EUA se me acercó con algunas preguntas sobre el futuro de los judíos ahí y específicamente el de los israelíes que viven en la tierra de las oportunidades ilimitadas. Dijo que los judíos israelíes se sienten inseguros y describió la desconexión entre los israelíes emigrados y los judíos que nacieron allí. También describió el repentino estallido de apoyo al Estado de Israel entre los israelíes que viven en el extranjero, tras la Operación Guardián de los Muros.

De hecho, la situación de los judíos en EUA se está volviendo cada vez más incómoda. Lo mismo ocurre, incluso más, con los israelíes que viven allí. Como los israelíes aún se sienten conectados con Israel, por lazos familiares o porque fue donde crecieron, no pueden desconectarse por completo de su sistema. Sin embargo, en general, los israelíes que viven en EUA no quieren mucha conexión ni con Israel ni con el judaísmo. Puede ser un estado mental consciente o inconsciente, pero le sucede a la mayoría.

Está sucediendo un proceso muy interesante. Se está formando una nueva realidad y como siempre, los judíos están en el centro. El mundo se vuelve cada vez más interconectado e interdependiente. La pandemia de Covid-19 es sólo un ejemplo. Otro ejemplo es el reciente aumento global de los precios de transporte, alimentos básicos y servicios públicos. Es evidente que entramos en una fase en la evolución de la humanidad, donde lo que afecta a una parte de la humanidad afecta a todas sus partes.

Si queremos resolver las crisis actuales, tenemos que pensar en lo que es bueno para la humanidad, en lugar de lo que es bueno para mí, mi ciudad o mi país. Nos guste o no, la responsabilidad mutua es el llamado del momento y se espera que los judíos, que fueron los que concibieron esta noción, sean los guías, incluso si nadie lo expresa verbalmente. No se les pide a los judíos que dominen el mundo, sino que lo dirijan con su ejemplo: debemos demostrar que somos responsables unos de otros, el resto del mundo aprenderá de nuestro ejemplo, tal como se hizo en los días del segundo Templo, cuando no judíos llegaban a Jerusalén para presenciar la unidad de los judíos, durante las fiestas del peregrinaje.

De acuerdo con el libro Sifrey Devarim (artículo 354), “Las naciones y los reyes decían: ‘Ya que nos preocupamos y venimos, déjanos ver la mercadería de los judíos’. Iban a Jerusalén y veían a los judíos comiendo y orando juntos y como entre las naciones, el Dios de uno no es el Dios de otro ni el alimento de uno no es el alimento de otro, decían: ‘Es apropiado aferrarse sólo a esta nación’”.

En su ensayo Acerca de las leyes y sus detalles, el filósofo de Alejandría ofreció una hermosa descripción de la unidad de los judíos, que era tan atractiva para las naciones: «Miles de personas de miles de ciudades -algunas por tierra y otras por mar, desde el este y desde el oeste, desde el norte y desde el sur- venían a cada festival e iban al Templo, como a un refugio común, un refugio seguro protegido de las tormentas de la vida… Con el corazón lleno de buenas esperanzas… hacían amistad con gente que no habían conocido antes y en la fusión de los corazones… encontraban la prueba definitiva de la unidad».

Actualmente, los judíos israelíes se están levantando para defender a Israel, pero no creo que se haga por la razón correcta. La unidad no debe ser un paso que los judíos den en respuesta al antisemitismo; debería ser el paso que los judíos den para prevenir por completo el antisemitismo y también, porque así sirven como modelo a seguir, tal como lo hicieron nuestros antepasados en la antigüedad, antes de que cediéramos al odio infundado entre nosotros.

No tengo mucha esperanza de que los judíos israelíes en EUA acepten lo que escribo aquí, pero quizás en unos años, cuando la presión sobre ellos aumente, lo encontrarán pertinente. En el pasado, no nos unimos frente al antisemitismo o si lo hicimos, lo hicimos demasiado tarde. Espero que esta vez, estemos más atentos al mensaje y despertemos al llamado a la unidad, antes de que otra angustia llegue a nuestra nación.

No podemos derrotar a nuestros enemigos con armas, sólo con nuestro espíritu. Cuando elevamos nuestra conexión al nivel de responsabilidad mutua y solidaridad, disuadiremos a todas las fuerzas negativas, incluso nuestros enemigos se convertirán en amigos.

Para obtener una explicación más detallada, consulta mis libros: Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día y “La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos”.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Antisemitismo, Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*