Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

La campaña de los gigantes de las redes sociales contra el antisemitismo es mera pretensión

antisemitismo redes sociales

Una historia del Times of Israel informó recientemente y de manera festiva: «YouTube elimina el canal Nation of Islam de Louis Farrakhan». Según la historia, YouTube anunció que tiene «políticas estrictas que prohíben el discurso de odio en YouTube y cancelará cualquier canal que viole repetida o gravemente esas políticas». Sin embargo, dos líneas después, se lee que «Algunas cuentas individuales de miembros de Nación of Islam siguen activas, con decenas de miles de seguidores». Sería interesante conocer la definición de YouTube de «políticas estrictas».

Otro titular festivo, esta vez en CNN Business, anunció que «Facebook prohibirá las publicaciones que nieguen el Holocausto, bajo la política de incitación al odio». Según el informe, Facebook decidió prohibirlo por «el aumento bien documentado del antisemitismo y el nivel alarmante de ignorancia sobre el Holocausto». Me pregunto qué desencadenó este cambio radical en la política, porque hace sólo dos meses, The Guardian informó que el Instituto para el Diálogo Estratégico (ISD) había descubierto que «el algoritmo de Facebook‘ promueve activamente’ contenidos que niegan el Holocausto«.

Está claro que esta melodía de «preocupación por el antisemitismo» no es creíble.

Tres semanas antes de las elecciones, la única razón que haría que las plataformas de redes sociales proclamen tomar medidas para frenar el antisemitismo es su deseo de ir a lo seguro. En mi opinión, sienten que el presidente Trump tiene posibilidades reales de ser reelegido y están ajustando sus políticas a ese escenario. En resumen, su campaña contra el antisemitismo no es más que palabrería.

Sin embargo, para los judíos, las políticas de las redes sociales no hacen ninguna diferencia. No reducen el antisemitismo en absoluto. El antisemitismo viene del núcleo de la naturaleza humana, de un sentimiento profundamente arraigado de los no judíos de que, los judíos son diferentes a cualquier otra nación. Sus acusaciones de que los judíos controlan medios de comunicación, bancos, gobierno y los manipulan en su beneficio y en contra de otras religiones dicen mucho sobre el poder que los no judíos atribuyen a los judíos. Su acusación de que los judíos causan todas las guerras y todos los problemas es admitir que creen que tienen el poder de poner fin a guerras y problemas del mundo.

Y aunque los judíos no lo saben, tienen la clave para acabar con todos los problemas.

Los judíos no necesitan prohibir las redes sociales para frenar el odio en su contra. Lo único que necesitan es dejar de odiarse entre ellos y el mundo dejará de odiarlos.

Los judíos siempre están en el centro de atención. El mundo envidia a Israel por su poder militar y avance tecnológico y envidia a los judíos de la diáspora por ser más ricos que otras comunidades. Ni dinero ni armas ni alta tecnología les dan a los judíos ningún punto a los ojos del mundo. Por el contrario, sólo aumentan su odio, pues no es lo que el mundo espera.

El mundo observa a los judíos con mucho cuidado porque necesita una forma de conectarse, poner fin a los conflictos, superar el odio, salvarse de la autodestrucción. Y sólo los judíos, que acuñaron el lema “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, pueden mostrar el camino con su ejemplo.

Este año hay tres judíos entre los premios Nobel. Nadie lo agradecerá. Pero si los judíos hicieran la paz entre ellos, entre judíos demócratas y republicanos, entre judíos asquenazíes y sefardíes, entre judíos ortodoxos y laicos, eso sí lo agradecería mundo.

A lo largo de los siglos, los líderes judíos han declarado que la unidad judía es nuestra única forma de escapar de la persecución. Hasta ahora, sus palabras no han sido escuchadas y el odio aumenta, tanto entre judíos, como hacia los judíos. Si nosotros, pueblo judío, queremos evitar otro Holocausto, deberíamos poner atención a nuestros sabios y al llamado mundial para la paz, primero entre nosotros y luego en el mundo.

* Para una explicación más elaborada sobre la raíz y la solución del antisemitismo, consulte mi libro, La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Antisemitismo, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*