Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

En estos momentos de incertidumbre, ¿quién será el adulto responsable?

adulto responsable

El incendio del Complejo Agosto, quemó más tierra que todos los incendios registrados en California entre 1932 y 1999, ¡juntos!. Desde el cambio de siglo, ha habido más de 7,000 grandes desastres naturales que afectaron a 4,000 millones de personas.

En los veinte años anteriores al cambio de siglo, sólo hubo la mitad de esos desastres. Es claro que el planeta se acerca aceleradamente hacia un acantilado y nadie intenta ser el adulto responsable.

Inicialmente, el coronavirus nos desaceleró, pero ahora también se convirtió en un cataclismo global por derecho propio. Peor aún, ya conocemos la tendencia y sabemos que las cosas no mejorarán en el futuro. ¿No hay nada que podamos hacer?

De hecho, podemos hacer mucho. El mundo está como está porque todos piensan sólo en sí mismos. Si cada célula de nuestro cuerpo pensara sólo en sí misma, moriríamos en segundos. Es lo que le estamos haciendo a nuestro planeta, nuestro hogar. Lo estamos matando.

Tampoco podemos esperar nada de nuestros líderes, ellos reflejan nuestra sociedad. En una sociedad egoísta, los más egoístas, llegan a la cima. En una sociedad amable, los más amables estarán arriba. Si queremos tener un mundo diferente, tenemos que cambiarnos a nosotros mismos y ayudarnos unos a otros en el proceso.

No necesitamos buscar a nadie que nos diga qué hacer; simplemente debemos recordar que todos somos parte de un sistema. Si no actuamos en armonía con el bienestar del sistema, lastimamos a los demás y en última instancia, a nosotros mismos.

No se necesitan grandes transformaciones para cambiar el mundo; simplemente se necesita conciencia. Todos necesitamos comer, ir a lugares, trabajar y vivir nuestra vida. Pero no necesitamos definir nuestro éxito, siendo superiores a los demás. Tampoco tenemos que competir, en su lugar, podemos optar por cooperar. Somos gente libre; podemos decidir qué tipo de personas queremos ser y qué tipo de sociedad queremos construir.

Si elegimos solidaridad sobre alienación, nos desharemos del virus en poco tiempo. Mejor aún, nos desharemos de todos los problemas que asolan el mundo; de este a oeste y de norte a sur. Todo lo que hacemos que daña al mundo es resultado de nuestro deseo de ser superiores a los demás. Si tomáramos sólo lo que necesitamos para tener una buena vida, habría abundancia para todos y no estaríamos agotando ni contaminando la tierra. El consumo y la renovación estarían en equilibrio y tendríamos una vida segura y placentera.

Pero esas grandes cosas no sucederán a menos que seamos nuestros propios adultos responsables. Vivimos en una época en la que todos debemos cuidar a los demás. La responsabilidad es la diferencia entre el adulto y el niño. Crecimos y debemos hacer lo que nos corresponde.

No necesitamos ir demasiado lejos; podemos comenzar con nuestra familia y amigos, los círculos más cercanos a nosotros. El cuidado mutuo se pondrá al día. Todo el mundo lo necesita; es el producto básico más requerido en la actualidad. Y lo mejor es que no nos debe preocupar que se agote, porque se reabastece solo. Mientras más das, más recibes.

No hablo de sonrisas educadas ni de cortesía. Hablo de ser responsables, rendir cuentas. Me refiero a saber que, si no actuamos como un adulto responsable, simplemente mataremos a muchos de nuestros semejantes y posiblemente a nosotros mismos. Hay tantas formas de actuar responsablemente como personas. Cada uno necesita algo más, pero si pensamos en nosotros, como una comunidad, en lugar de como individuos aislados, todos estaremos mejor. De hecho, esto es todo lo que necesitamos para salvarnos a nosotros mismos, a nuestro planeta y al futuro de nuestros hijos.

Etiquetado con:
Publicado en: News
Un comentario sobre “En estos momentos de incertidumbre, ¿quién será el adulto responsable?
  1. Fabricio dice:

    pero no todos los conflictos se resuelven con amabilidad.
    La familia que no tiene cómo alimentar a sus hijos no puede conseguir que el supermercado de un multimillonario le regale algo para comer.
    Las familias que deambulan como zombies sin un techo debajo del cual asentar sus huesos enfermos, no consiguen que los gobiernos ni las corporaciones, ni nadie le brinde un lugar dónde abrigarse.
    Las personas que pierden clientes o son despedidas de sus trabajos no consiguen que los vuelvan a contratar por más amables que sean.
    Los enfermos que no pueden pagar un seguro social no son atendidos en los centros de salud aunque se mueran en amabilidad y palabras dulces.
    Todo esto es muy agradable, pero muy poco realista.
    Suponga usted que una familia indigente golpea su puerta y le pide amablemente instalarse en su casa y servirse de su heladera lo que necesitan. usted qué haría?
    Quiero decir que si hacen falta transformaciones profundas EN ESTE MUNDO y que al parecer no van a llegar rezando amablemente.
    En USA las madres negras piden llorando a los policías blancos que no maten a sus hijos, pero estos no escuchan esos clamores. y siguen abriendo fuego discriminadamente.
    Aunque las IDFs pidan amablemente a los disconformes y revoltosos que dejen de arrojarles piedras, estos no escucharán. Igualmente, si los palestinos piden amablemente a los colonos que no tiren abajo sus casas. No resultará.
    Por supuesto que todo socialismo eficiente debe empezar en el interior de la persona; pero, mientras tanto, qué hacemos para comer y mantenernos vivos hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*