Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Día Nacional de la Unidad. Coartada para una mayor división


unidadEl Día de la Unidad Nacional sugerido, está obteniendo apoyo de todos los lados del espectro político en Israel. El día, que comenzó como una iniciativa para conmemorar la memoria de tres adolescentes que fueron secuestrados y asesinados por terroristas, evolucionó para enfatizar el valor de la unidad, la entrega y la responsabilidad mutua en todo el país y con todos los judíos del mundo. Me alegra ver que la unidad está en la agenda, pero en mi opinión, dedicar un día a la unidad, no es más que un permiso para la división los otros 364 días. La unidad debe ser nuestro trabajo diario. Cada día que no intentamos fortalecer nuestra unidad, es un día en el que no somos el pueblo de Israel.

La unidad es nuestro lema. Forjamos nuestra nacionalidad acordando unirnos “como un hombre con un corazón” y todas nuestras luchas, desde el inicio de nuestro pueblo, hasta la ruina del Segundo Templo, fueron esfuerzos para unir al pueblo. Nuestra nación no surgió como lo hacen otras naciones. Comenzamos como un grupo de extraños que siguieron a Abraham, debido a su idea de que la bondad y el amor por los demás son la clave de una buena vida. Con el tiempo, al practicar estas cualidades entre nosotros, forjamos la unidad. Poco a poco, el grupo de extraños se convirtió en nación.

Pero fue una nación como ninguna otra: siempre que prevalecía la unidad entre nosotros, nos sentimos como nación y nuestra unidad brilló como un faro de esperanza, de que toda la humanidad, algún día podría estar unida, tal como lo logramos, a pesar de nuestro orígen diferente. Siempre que la división se apoderó de nosotros, nos convertimos en una multitud de extraños, juntos contra su voluntad y volvíamos al odio mutuo que ninguna otra nación tenía. En esos tiempos éramos el epítome del mal, las naciones nos aborrecían, despreciaban y querían acabar con nosotros. Al final, sucumbimos al odio, los romanos destruyeron el Segundo Templo y nos exiliaron durante los siguientes dos milenios.

Ahora que estamos de regreso en la tierra de Israel y establecimos el Estado judío, es nuestro deber trabajar en nuestra unidad todos los días. Es nuestra obligación con el mundo reavivar el faro de la esperanza, mostrar que los extraños pueden formar un vínculo más fuerte que cualquier otra conexión y que la paz no es un lema vacío sino una aspiración factible. Dedicar un día al año a esta tarea sagrada, a la misión de nuestro pueblo, es una burla a esa misión. ¿Qué haremos el resto del año, odiarnos como lo hacemos hoy?

Un Día de la Unidad Nacional es una coartada para más división; necesitamos el artículo genuino. No servirá de nada si no es la verdadera unidad de corazones. A menos que nos esforcemos por ser «como un hombre con un corazón», como manda nuestra misión, no seremos el auténtico pueblo de Israel, la nación que santificó el lema «Ama a tu prójimo como a ti mismo» y que el mundo entero ansía ver surgir.

Etiquetado con: ,
Publicado en: News
Un comentario sobre “Día Nacional de la Unidad. Coartada para una mayor división
  1. Rosa María Lomeli Delgado dice:

    Gran verdad!!! Me parece absurdo que celebrar días que yo no se quién invento.
    Empezando por el día de la mamá. Donde la familia está Fragmentada. Espero estar más despierta. Muchas gracias 🌹 Dios los bendiga grandemente 🙏🌹🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*