Dr. Michael Laitman Para cambiar el mundo cambia al hombre

Nueva York, un campo de batalla para los judíos

«¿Por qué los judíos son asaltados de la misma manera que fueron asaltados en la Alemania previa al nazismo?», Pregunta el ex asambleísta del estado de Nueva York, Dov Hiking en un sincero tuit al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, instándolo a abordar el «antisemitismo fuera de control que hay en Nueva York». Y añade: «basta ya». De hecho, los tres ataques extremadamente violentos contra hombres ortodoxos en Brooklyn que ha habido en menos de una semana son muy reveladores del círculo vicioso de delitos de odio que la policía está investigando: 145 casos este año –en su mayoría incidentes antisemitas– casi el doble del número reportado en 2018. Esto requiere una intervención urgente pero, sobre todo, por parte de nosotros mismos, los judíos. Aquellos que nos odian, ¿qué quieren de nosotros? ¿Estamos realmente dispuestos a aceptar esto como la nueva normalidad? Vamos a necesitar un poco de pegamento consistente para hacer que nuestro fracturado colectivo judío vuelva a la completitud, no solo para poder prevalecer por encima el odio, sino incluso para poder sobrevivir.

Las víctimas de este atroz aumento en los delitos de odio han sido personas fácilmente identificables como judíos que viven en barrios judíos tradicionales, pero la historia nos ha demostrado que el odio no distingue entre denominaciones religiosas o áreas residenciales. Los judíos de todo el mundo están siendo atacados y señalados únicamente porque son judíos, así que nadie debería sentirse eximido. Y por consiguiente, debemos responder como un pueblo unido.

Entonces, ¿por qué esta alarmante situación no es un asunto importante para muchos judíos? El hecho de que el ataque a uno no se sienta como un ataque a todos, es el vivo ejemplo de cuán profundamente divididos estamos como pueblo judío. La falta de empatía y la ausencia de sensación de ser un pueblo, es la causa del odio contra nosotros. Nuestra disgregante separación debilita nuestros cimientos como pueblo, convirtiéndonos en una presa fácil.

En el más reciente de los ataques contra judíos en Nueva York, un hombre jasídico fue golpeado en la cara con un cinturón frente a una sinagoga en Brooklyn. Las autoridades están también investigando otros dos casos similares en los últimos días. En Crown Heights, según la policía de Nueva York, un asaltante golpeó a un rabino en la cara con un pesado adoquín, rompiéndole la nariz y algunos dientes. En otro incidente dentro del mismo vecindario, un hombre judío ortodoxo sufrió una lesión en un ojo después de ser atacado con hielo por un grupo de agresores.

Teniendo en cuenta que, por lo general, solo se denuncia un pequeño porcentaje de los delitos, los ya contabilizados revelan un preocupante aumento del número de delitos de odio. En otras palabras, esto es solo la punta del iceberg. Muchos en la comunidad judía han dejado de referirse a esto como «casos esporádicos», y ahora se refieren a ellos como «antisemitismo generalizado». ¿Cuánta sangre judía ha de ser derramada antes de que reaccionemos?

Los que nos odian, ¿qué quieren de nosotros?

A lo largo de la historia, el odio de las naciones hacia los judíos ha fluctuado aumentando y disminuyendo. Así, son muchos los que han investigado el fenómeno del antisemitismo, aunque nadie ha identificado su raíz fundamental ni cómo eliminarlo. Y su rápida intensificación en nuestros días atestigua una vez más el hecho de que el antídoto contra el antisemitismo todavía no está siendo suministrado.

Solo la sabiduría de la Cabalá explica la razón esencial del antisemitismo y su fluctuación a lo largo de la historia. La Cabalá afirma que frenar los sentimientos antisemitas depende únicamente del pueblo judío: en la medida en que los judíos se acerquen a su raíz espiritual –como un pueblo unido (bajo el lema de «ama al otro como a ti mismo») irradiando un luminoso ejemplo de unidad al mundo (como «una luz para las naciones»)–  el antisemitismo se atenuará. Esto es cierto porque cuando los judíos se unen como uno solo, se crea un campo magnético positivo que cubre el mundo entero. Por el contrario, cuanto más se distancian los judíos de su raíz, más aumenta el antisemitismo, sintiéndose obligados a unirse a través de la creciente presión del antisemitismo; y esto incluye desde frecuentes ataques violentos hasta amenazas extremas para la existencia como vimos con los pogromos y el Holocausto.

El pegamento que nos une contra el antisemitismo

En este punto, podrías estar preguntándote: ¿cómo podemos revertir esa división y repulsión que existe hoy entre nosotros si ya sabemos que, intrínsecamente, somos el pueblo más testarudo? Hay un dicho popular que dice: «dos judíos, tres opiniones». Conscientes de nuestra naturaleza como pueblo, desde el principio nuestros sabios ya establecieron el método para enfrentarnos al desafío de superar nuestros inevitables desacuerdos.

El libro Likutey Etzot (Miscelánea de consejos) detalla cómo debemos relacionarnos con aquellos con quienes no estamos de acuerdo:

«La esencia de la paz es conectar dos opuestos. Por lo tanto, no te alarmes si ves a una persona cuya opinión es completamente opuesta a la tuya y crees que nunca podrás hacer las paces con ella. Asimismo, cuando veas a dos personas completamente opuestas entre sí, no digas que es imposible que hagan las paces entre ellas. Por el contrario, la esencia de la paz es tratar de hacer las paces por encima de dos opuestos».

Likutey Etzot

Efectivamente, solo si le aportamos a la humanidad esto que nos hace tan singulares, aumentará nuestra unidad así como nuestra sensación de confianza y felicidad. Nuestras vidas tienen sentido únicamente cuando contribuimos a la sociedad. Con esta mentalidad de unidad por encima de nuestras diferencias y con la intención de aportar nuestras capacidades a la creación de una sociedad prometedora de la que todos puedan beneficiarse, todos podrán hallar un llenado y un sentido a sus vidas, a sus acciones. En esa coyuntura, cesarán todas las agresiones y la sociedad recobrará el equilibrio.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Judíos, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*